• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Luis Vicente León: “Gobierno intentará estrategias agresivas de distribución”

Luis Vicente Leon, presidente de Datanálisis | Foto: Referencia

Luis Vicente Leon, presidente de Datanálisis | Foto: Referencia

El director de Datanálisis sostiene que el gobierno tiene interés en tratar de levantar la caída de la popularidad debido a la crisis económica

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Para el economista y presidente de Datanálisis, Luis Vicente León, la contracción de más de 100 puntos en el dólar paralelo solo obedece a que existe una “manipulación brutal” en ese mercado.

En una entrevista con Panorama, León aseguró que el tope de 829 bolívares de la divisa en el mercado negro “era un intento de manipulación, pero rebotó porque no había quien estuviera dispuesto a pagarlo”. 

—¿A un mes de la campaña cómo ve ambos bandos?
—Está marcada fundamentalmente por la caída en la evaluación del presidente (Nicolás) Maduro y afecta la intención de voto del chavismo, eso hace que la disposición a votar en quienes están ya dispuestos a votar, esté claramente favorable a la oposición. En términos de votos, no podemos proyectar con las encuestas nacionales la proyección de número de diputados, porque éstos se eligen por circuitos y existen diferencias entre número de votos totales y  diputados en la Asamblea a elegir. Es obvio que la oposición tiene una posición importante en términos de votos totales que lo hace ser el favorito. 

—El Gobierno enciende motores para las elecciones, con acciones sociales ¿esto le traerá efectos positivos?
—Hay que ver cómo reacciona el mercado, en efecto el Gobierno tiene un interés importante en tratar de levantar la imagen terriblemente negativa de la crisis económica que le afecta desde el punto de vista de popularidad, pero no es tan simple levantarla, ellos lo han intentado, se ve en el mercado leche por doquier, azúcar o café, productos que se compran regulados de precio y existen restricciones importantes y siguen habiendo colas muy importantes, eso no se ha resuelto ni se va a resolver a corto plazo, por lo tanto no es tan simple, puede tener toda la buena intención, pero no lo es. Los problemas de desabastecimiento no han mejorado. Posiblemente el Gobierno lo mejore en los próximos meses, que veamos un poco más de importaciones, pero el problema es muy severo, no solo de importación sino de producción (...) 

—En el área económica ¿qué se espera para el último trimestre?
—Puede haber algunas estrategias políticas que intenten maquillar la crisis. Yo sí creo que proveerán un poco más de productos, el Gobierno intentará hacer algunas estrategia muy agresivas de distribución, sobre todo en productos esenciales en la población más pobre, esos eventos pueden marcar el último trimestre del año, pero la verdad no estamos esperando nada distinto a más inflación, que se mantengan problemas importantes de abastecimiento y de producción, no hay divisas suficientes en el Estado para poder retomar procesos de importación severo; las importaciones públicas son claramente ineficientes y por lo tanto no van a sustituir el impacto negativo sobre el sector privado, es un año malo, más allá de mejoras aparentes de campaña, no se está resolviendo problemas de fondo. 

—¿Qué problemas de fondo hay que resolver?
—Un modelo de control y el Estado cree que puede resolver problemas controlando más, y lo que indica la experiencia es que el problema precisamente es el control, entonces está acelerando aquello que genera el problema. Lo segundo es que hay una caída muy importante en los ingresos petroleros de la nación por la caída en el precio del petróleo y no importa que estés en campaña, tienes problemas importantes en la generación de divisas y hay que pagar deuda externa que es muy importante pagar para evitar los costos de default, por mucho que veamos sacrificios e intentos para mejorar hay una situación muy complicada que en mi opinión no tiende a mejorar. 

—Cifras macroeconómicas siguen sin conocerse ¿tiene estimaciones?
—La inflación no es un fenómeno que ocurra en un reporte del Banco Central, la inflación ocurre en la vida de la población que va todos los días a comprar bienes y servicios y los consigue en lo que pudiéramos llamar una economía dual, porque Venezuela se ha dualizado, si hay algunos productos baratos como los productos regulados si haces la cola y los consigues son absurdamente baratos, el café, el azúcar; tan baratos que termina ocurriendo es que hay bachaqueo, al final para la población más pobre sirve como un generador de ingreso adicional, para la clase media y alta es un costo de cinco y diez veces más que tiene que pagar; la inflación ocurre también en los bienes esenciales donde los crecimientos de precios han sido brutales que se tienen que comprar en el mercado negro, la tasa de inflación de este año va a ser la más alta en la historia del país y el año que viene va a ser más alta todavía. 

—¿Es posible que el Gobierno tome algún tipo de medidas económicas? 
—Antes de las elecciones lo veo muy poco probable. Después de las elecciones obviamente tendrán que tomar medidas, es imposible sostener el país  permanentemente así. 

—¿Qué medidas pudieran tomarse que no traigan costo político?
—Antes de las elecciones es difícil, creo que lo que van a hacer es más populismo. Gastarse lo último que les quede, es tratar de incrementar el gasto público, tratar de generar algunos sistema de distribución que vayan a los barrios más pobres para crear la apariencia de abastecimiento. Son cosas que pueden hacer pero no se resuelve el problema con eso, al final de cuenta todas las medidas de fondo tienen costo, no se sale ileso de un error como el que has cometido durante tanto tiempo, se paga con inflación, con contracción; lo otro es buscar mecanismos de compensación a la población más pobre. Puede hacer algunas cosas positivas, como por ejemplo abrir la inversión petrolera, tratar de fomentar algunas inversiones junto con el sector privado, pero no de peso, tienes que enseriarte y hacerlo exige costos a corto plazo. 

—El paralelo ha retrocedido en su marcador más de 100 puntos ¿qué está generando este efecto?
—Lo más importante no es que el dólar bajó, sino que había subido de una manera complemente absurda y refleja las manipulaciones brutales en ese mercado, en verdad el dólar nunca estuvo en 800, porque no se hacían operaciones, era un intento de manipulación, pero rebotó porque no había quien estuviera dispuesto a pagarlo, lo raro no es que baje lo raro es que había llegado a ese nivel absurdo al que lo trataron de poner artificialmente. 

—¿Propuestas para reactivar la economía después del 6D?
—De entrada hay que entender que las elecciones son un proceso muy importante en Venezuela para rescatar el equilibrio democrático, pero la clave aquí es que eso no se convierta en una guerra entre excluyentes. Si la oposición gana numéricamente, eso se puede traducir también en un triunfo numérico de diputados, no estoy diciendo que esto no puede pasar, pero es probable, la oposición tiene que contribuir a la búsqueda de soluciones económicas y eso exige estar dispuesto a presionar al Gobierno a tomar decisiones y también a firmar un acuerdo de rescate nacional porque estamos en una crisis de altísima dimensión (...).

Lea la nota en Panorama