• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Lorenzo Mendoza en desacuerdo con la captahuellas

Lorenzo Mendoza sostiene que con el sistema biométrico “se castiga a 28 millones de venezolanos por el contrabando que realizan unos pocos” | Foto Archivo El Nacional

Lorenzo Mendoza sostiene que con el sistema biométrico “se castiga a 28 millones de venezolanos por el contrabando que realizan unos pocos” | Foto Archivo El Nacional

Con la inauguración de la planta en Chivacoa la empresa amplió la capacidad de producción de harina de maíz 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El presidente de Empresas Polar, Lorenzo Mendoza, expresó ayer su desacuerdo con la aplicación del sistema biométrico para la compra de alimentos y bienes básicos que el gobierno piensa imponer gradualmente. “No puedo estar de acuerdo con una medida como esa, con la cual se castiga a 28 millones de venezolanos por el contrabando que realizan unos pocos”.  Agregó que hay distintas maneras de combatir ese delito, pero que “la captahuella no ayudará al consumidor final”.

Sostuvo, sin embargo, que sí apoyaría “cualquier otra medida que busque frenar el contrabando de extracción de productos”. Polar como empresa no está afectada por la medida porque no tiene puntos de venta, aclaró el empresario en la inauguración de la línea de producción de harina de maíz en su planta de Chivacoa, lo que le permitirá fabricar 21% más y colocar anualmente 41 millones de kilos adicionales en el mercado.

La compañía invirtió 220 millones de bolívares para ampliar su capacidad de producción de harina de maíz, que ahora suma 605 millones de kilos anuales entre sus tres plantas: Chivacoa, Cumaná y Turmero.

Mendoza destacó que la empresa está produciendo harina de maíz a 100% de su capacidad y que puede mantenerse así, siempre y cuando se garantice el suministro de materia prima y los precios de venta se correspondan con los costos de producción.

Confía en que el gobierno cumplirá su palabra de importar el maíz blanco que sea necesario y revisar los precios periódicamente para garantizar una rentabilidad justa a los productores.

El empresario indicó que Polar tiene inventario de materia prima para 30 días y que el Ejecutivo ha garantizado suministros hasta principios de noviembre. Precisó que 58% del maíz procesado durante esta cosecha es nacional y 42% es importado.

Al ser consultado sobre las fallas en el abastecimiento de harina de maíz, Mendoza recordó que Polar representa 49,6% de la capacidad instalada en el país. El otro 51,4% está en manos de otros competidores, privados y públicos.

La compañía propuso al gobierno el año pasado comprar o alquilar algunas de las plantas de propiedad estatal para aumentar la producción, pero todavía no ha recibido respuesta.

Por esa razón, Mendoza dijo que Polar optó por ampliar la capacidad de producción propia. Además de la línea inaugurada ayer en Chivacoa, hay un proyecto para agrandar la planta de Turmero y sumar 90 millones de kilos adicionales al mercado.

En cuanto al aceite de maíz, rubro en el que Polar estaba trabajando a 50% de su capacidad instalada por falta de materia prima, anunció que a partir del 1° de octubre trabajarán a 100% porque ya les aprobaron las divisas necesarias para importar. Eso implica que duplicarán la cantidad de aceite de maíz que la empresa coloca en el mercado.