• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Locatel trabaja las emociones de los niños con cáncer

Rincón de la esperanza, espacio recuperado en el Instituto Oncológico Luis Razzetti, en Caracas | Cortesía Fundailusión

Rincón de la esperanza, espacio recuperado en el Instituto Oncológico Luis Razzetti, en Caracas | Cortesía Fundailusión

Fundailusión se creó en 2003 y tiene capítulos en siete estados del país y Distrito Capital

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Cuando un niño padece cáncer se debe cuidar su apego al tratamiento, alimentación y la reacción de las defensas, pero también las emociones. Encontrar una personalidad, un objeto o una celebración que les permita a los niños enfermos superar los sentimientos de tristeza, angustia o miedo es la meta final de Fundailusión, el brazo de responsabilidad social del Grupo Locatel.

“Desde el inicio quisimos que nuestro programa no fuese otra entrega más de regalos a niños con problemas de salud o discapacidades. Decidimos trabajar el aspecto psicoemocional porque todos los estudios muestran que las personas mientras mejor condición emocional tienen, mejor les va con el tratamiento”, explicó Rubén Bretto, director de Relaciones Institucionales de Locatel y vocero de Fundailusión.

En la década de existencia de Fundailusión se cuentan más de 1.200 ilusiones cumplidas a niños y adolescentes de todo el país. Desde un encuentro con los beisbolistas Bob Abreu y Andrés Galarraga, la oportunidad de compartir con presentadoras como Viviana Gibelli o Mariángel Ruiz, hasta la celebración de fiestas de 15 años. El objetivo siempre es mantener la esperanza de los pacientes, en especial de los que empiezan el tratamiento oncológico.

“Son los propios padres de los niños quienes nos refieren y les cuentan las experiencias a otros pacientes que llegan para sus primeras sesiones. Otras veces los médicos son los que ayudan. No tenemos ninguna exclusión, más allá de que tienen que ser menores de 17 años de edad. Hemos cumplido toda clase de sueños”, agregó Bretto.

Apoyo integral. Fundailusión ahora tiene capítulos en siete estados del país: Aragua, Lara, Zulia, Falcón, Anzoátegui, Monagas, Bolívar y, por supuesto, Distrito Capital. Su acción se extendió de manera progresiva por todo el país y también creó nuevas líneas de trabajo. En abril de 2005 inauguraron el primer “rincón de la esperanza” como parte del programa para el mejoramiento de los espacios de descanso en las salas de tratamiento de los niños.

Hasta ahora las reparaciones se concretaron en el Hospital de Niños J.M. de los Ríos, el Hospital Universitario de Caracas, el Hospital Central de Maracay, el Hospital Central de Barquisimeto. En octubre de 2012 estrenaron, además, el rincón en el Hospital de Niños de Judibana Jesús García Coello, estado Falcón, y en diciembre en el Instituto Oncológico Luis Razetti en Caracas.

“Las reparaciones varían entre un centro y otro, pero hablamos desde arreglar goteras y grietas, hasta cambiar los pisos, las cerraduras y el sistema de luz. Tratamos siempre de ofrecerles mejores sillones de descanso para los padres que acompañan a los niños en el tratamiento y también de crear sitios de esparcimiento con pantallas planas o consolas de videojuegos para los más grandes”, dijo el director de Relaciones Institucionales.

Sueños colectivos

Dentro de las inversiones más amplias que hizo Locatel se cuenta el aporte para la instalación de la Unidad de Retinoblastoma del Centro de Oncología Ocular Pediátrica, que está en Cotiza. El equipo permite el diagnóstico del cáncer en el globo ocular, que se detecta siempre en fases muy avanzadas, pero que aun así tiene una alta tasa de curación. La compra del equipo y el acondicionamiento de todo el área se logró con el trabajo de Fundailusión y la Fundación de Amigos del Niño con Cáncer.