• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Padres reciclan libros para estirar el presupuesto

El desabastecimiento de útiles escolares, dependiendo del producto, estará entre 40% y 60% | Foto: William Dumont/El Nacional

El desabastecimiento de útiles escolares, dependiendo del producto, estará entre 40% y 60% | Foto: William Dumont/El Nacional

Los proveedores reanudaron hace dos semanas el despacho después de seis meses casi paralizados por falta de productos. La cantidad es insuficiente y la venden en pocas horas. Informaron que los textos llegarán en septiembre

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Este año conseguir los útiles y libros para el periodo escolar 2014-2015 está resultando cuesta arriba. Los representantes recorren las librerías pidiendo presupuestos y preguntando sobre la disponibilidad de los materiales de la lista. No los adquieren porque no hay en inventario o porque su precio se duplicó o triplicó con respecto al año pasado, y no pueden hacer la compra de una sola vez.

Una lista de útiles y textos de primaria pasó de un promedio de 3.000 bolívares a aproximadamente 7.000 bolívares. La de secundaria subió de 3.700 a 8.000 bolívares, dijeron algunas madres que pudieron adquirir los materiales con descuento en las proveedurías de los colegios de sus hijos, pero el monto no incluía los uniformes.

En varias librerías que están ubicadas en Chacao, Los Ruices y El Cafetal vendedoras y encargados señalaron que el precio de la mayoría de los útiles se ha duplicado o triplicado dependiendo del artículo. Una caja de 24 colores varió de 130 bolívares a 380 bolívares, lo que representa un incremento de casi 3 veces su precio. Un cuaderno empastado de 60 bolívares subió a 140 bolívares, un alza de más del doble. Un block de dibujo costaba 22 bolívares y ahora está en 50 bolívares.

El presidente de la Cámara Venezolana de la Industria Educativa y Materiales de Oficina, Luis Scarcioffo, informó que el incremento en los precios de los útiles resulta de la suma de varios factores: inflación acumulada, devaluación del bolívar, el aumento de los impuestos arancelarios calculados ahora en 50 bolívares por dólar, tasa de cambio del Sicad II. También agregan el aumento salarial.

Este año, dijo,  los alumnos no contaron con todos los materiales en julio, fecha en la que usualmente los tenían. El abastecimiento, dependiendo del producto, está entre 40% y 80% porque las divisas las aprobaron tarde y en algunos casos todavía no han sido liquidadas y no han podido importar los insumos para finalizar los procesos de producción.

Aunque los proveedores reanudaron el despacho de útiles hace dos semanas, después de seis meses de casi paralización de las entregas por falta de inventario, las cantidades son insuficientes para esta temporada de alta demanda. “Reparten un bulto de cuadernos para cada tienda, eso se acaba en horas”, aseguró una vendedora de una librería en Los Ruices.


Hábitos que se adaptan

Encargados de varios establecimientos coincidieron en que han recibido infinidad de quejas de las madres por los altos precios y la escasez, pero al día siguiente regresan al establecimiento resignadas. Indicaron que este año cambiaron los hábitos de compra. Los representantes están adquiriendo por parte la lista de útiles o primero la de un hijo y después la del otro. Algunos dicen que reciclarán los textos del hermano o que solo comprarán lo indispensable.

La mayoría de los textos de primaria y secundaria siguen ausentes de los anaqueles de las librerías. De seis editoriales solo dos están despachando las enciclopedias y las que traen se acaban en un día, dijo una vendedora.

La presidente de la Cámara de Editores, Yolanda Cajide, declaró que a pesar de que a principio de año las editoriales presentaron retrasos por falta de papel y tinta, a la fecha se ha subsanado el problema por lo que esperan que el 15 de septiembre las librerías cuenten con todos los textos de preescolar, básica y bachillerato.


TESTIMONIOS

Alejandra Castillo optó por hacer algunos sacrificios en el tipo de artículo que adquiere. "Antes complacía a mi hijo con cuadernos con los súperheroes de moda, pero ahora compro el más barato".

Fabiana Martínez contó que está reciclando libros para estirar el presupuesto familiar.”Los útiles están muy caros. Estoy pidiendo los libros usados a los primos para que mis hijos los utilicen”. 

Pedro Acosta, padre de 2 niños de 10 y 13 años de edad, dijo que aunque en las ferias escolares le salen más económicos los útiles, prefiere comprar en comercios formales porque puede pagar con tarjeta de crédito