• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Tiendas limitan compra de ropa y juguetes

"Vine el lunes y al darme cuenta que las ventas son limitadas, preferí volver ayer con mi hermana para comprar lo que necesitamos entre las dos”, dijo una compradora | Foto: Omar Veliz

- "Vine el lunes y al darme cuenta que las ventas son limitadas, preferí volver ayer con mi hermana para comprar lo que necesitamos entre las dos”, dijo una compradora | Foto: Omar Veliz

Bajos inventarios e incertidumbre sobre fecha de reposición preocupan a los comerciantes

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Zara del centro comercial el Tolón exhibe en la caja un aviso que le advierte a los clientes que las compras están limitadas. “Se permite un máximo de tres prendas por persona, las cuales no pueden ser repetidas”. Una de las clientes en la fila se refirió al aviso y dijo: “Tampoco hay muchas opciones para escoger”.

La sección de niños tiene estantes totalmente vacíos. Una vendedora explicó que desde hace tres meses no importan ropa de España porque Cadivi no les ha otorgado divisas. “No sabemos si se van a reponer ni cuándo”, afirmó.

Similar escasez de prendas de vestir y calzado se observó en la sección de damas y caballeros. “Pareciera que limitan a tres productos la compra para que no vacíen tan rápido la tienda”, expresó otra clienta.

En la juguetería Hobby 2000,  en el Sambil, también restringieron a dos juguetes la compra y ofrecían 25% de descuento.

En El Tijerazo solo permitían adquirir tres artículos en la línea de dama, caballero, niño, hogar y decoración. De mueblería solo uno y de adornos de Navidad 10. Ofrecen  50% de descuento en el inventario en stock y la cola de gente se mudo a sus puertas, recorría gran parte de un pasillo.

Uno de los clientes, José Calvera, se quejó de que no permitieran realizar cambios en la mercancía con descuento. Ya tenía más de 40 minutos en la cola.

Uno de los empleados dijo que cada 10 minutos entraba un grupo de 30 clientes  y el número de compradores en el lugar se había triplicado con los descuentos.

En Margarita. En la isla de Margarita también se limitó el número de productos que podían adquirir los clientes. En Zara permitían tres de líneas de artículos diferentes y los inventarios eran muy bajos. Se podía visualizar estantes vacíos.  Uno de los cajeros indicó que no estaba previsto reponer el inventario hasta febrero, por ello le preocupaba su estabilidad laboral. “Si se acaba la mercancía ya no tendremos que vender”, afirmó.

En las tiendas de ropa y calzado deportivo aceptaban llevar un par de zapatos y otros dos artículos diferentes. Igual situación se observó en las jugueterías. Los descuentos en calzado y ropa oscilaban entre 15% y 50%.

En los bodegones exhibieron todo el whisky en stock. El paquete de 3 botellas de Something costaba 730 bolívares, de Ballatines 660 bolívares, Buchanans Master 1.645 bolívares y Old Par 1.380. También se conseguía el queso amarillo de bola que desapareció de los anaqueles hace tres meses.

En la tienda de electrodomésticos Samsung,  “Lo que queda es el cansancio”, decía un cartel. En el centro persistían las colas en las tiendas de electrodomésticos. Los comerciantes mantenían la santamaria abierta hasta la mitad para poder controlar el acceso de los clientes.

Valencia. Las colas y rebajas marcaron la jornada. En el centro comercial Sambil de Valencia, en Naguanagua, los clientes debieron hacer colas en distintas tiendas para entrar y comprar ropa, zapatos deportivos, juguetes, papelería y hasta adornos.

En la tienda Adidas los que esperaban sabían que solamente podían comprar dos artículos, bien sea de ropa o zapatos, por cada persona. La mayoría llegó a las 10:00 am, hora de apertura del centro comercial. “Vengo a comprar unos zapatos que antes costaban como 2.000 bolívares y que con 50% deben quedar en la mitad”, dijo un joven en la fila.

En Diáfano permiten solo 3 piezas de ropa por clientes y 10 artículos navideños. “Vine el lunes y al darme cuenta de que las ventas son limitadas, preferí volver ayer con mi hermana para comprar lo que necesitamos entre las dos”, refirió Solangel Marcano.

Lista de espera

En Mundo Samira, en San Diego, la gente se anotaba en listas para ir a comprar el viernes o sábado próximos. “Es una buena manera de planificarse. Ya sé que me toca el sábado y vendré ese día”, dijo Luis Pérez, que también indicó que en la sucursal de esta tienda en la avenida Bolívar de Valencia lo que vio fueron alfombras y otros artículos, pero no lavadoras ni secadoras que es lo que busca. 

“Lamentablemente nos hemos vuelto el país de las colas y del nerviosismo”, expresó Teresa Lugo en la fila de CompuMall, y agregó que no iba por la oferta del lugar sino para comprar unos marcadores para su hija.

Funcionarios de la Guardia del Pueblo hacían rondas frente a los establecimientos para constatar que todo estuviera bajo orden y se respetaran las filas.