• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Largas colas de fin de año por temor a la escasez en enero

En un recorrido por establecimientos de Caracas, los consumidores contaron que luego de permanecer durante horas frente a los locales regresaron a sus casas con las manos vacías o con pocos artículos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La celebración del fin de año no detuvo las largas colas en los supermercados, farmacias y perfumerías de Caracas para adquirir los productos a precio regulado y donde los consumidores manifestaron su temor de que la escasez se acentuará en enero de 2016.

“Llevo días recorriendo, sin éxito, varias colas para encontrar alimentos y artículos de limpieza del hogar y aseo personal con la angustia de que tendré la alacena vacía en enero, hasta tanto las fábricas terminen las vacaciones y reinicien la producción”, contó Joselyn Castro en un supermercado de Los Ruices.

Sus compañeros de la fila compartieron la misma preocupación. “Estoy aquí desde las 6:00 am y los encargados del local no nos informan nada, ni siquiera los guardias nacionales. No sabemos qué productos han llegado para vender, esto es una burla”, dijo Ada Catento.

Reveló que a estas alturas de 2015 en su hogar falta casi todo, por lo que esperaba hallar harina de maíz precocida y de trigo, café, avena, pasta, arroz, pollo, huevos, azúcar, champú, jabón de tocador y de lavar la ropa, entre otros rubros.

En una farmacia en la parroquia Candelaria la cola comenzó a las 5:00 am, pero a las 10:00 am la mercancía se agotó. María Rivas fue una de las afortunadas en ingresar al local donde consiguió pañales para el bebé, leche maternizada y toallas sanitarias; sin embargo, aclaró, “solo vendían uno por persona”.

“Aquí les insistimos a diario a las personas que no tenemos los productos regulados, pero ellas se empeñan en hacer la cola para ver si llega algo”, expresó el encargado de un establecimiento en el centro de la ciudad que solicitó el anonimato. Agregó que hace más de una semana no les llegan alimentos y otros productos de perfumería porque los proveedores y fabricantes salieron de vacaciones hasta mediados de enero.

Otro dueño de un local manifestó que junto con el personal están hartos de las colas. “La gente te mira feo y no te cree cuando le dices que no hay productos para despachar”, expresó.

En otro establecimiento de una cadena nacional de supermercados en la Candelaria, Orlando Acevedo narró que esta semana le ha resultado muy difícil conseguir las cosas. "Estás seis y siete horas de pie por un frasco de aceite, un pote de mayonesa y dos paquetes de harina de maíz; eso si tienes suerte, porque muchas veces regresas a casa con las manos vacías”.

Marilyn Gamarra señaló que después de seis horas de espera lo que encontró fue salsas de ajo y de tomate ketchup, y solo le dieron un frasco de cada una porque también están escasas. El día anterior fue más afortunada: compró carne y harina de maíz.

“Me llamaron por teléfono y me dijeron que había papel tualé y jabón en la perfumería, pero se acabó cuando llegué”, indicó Rosa Gutiérrez en el centro de Caracas. Ella a la final cargó con un frasco de lavaplatos y otro de champú de marcas desconocidas y a precio no regulado para reponer en su casa los productos a punto de acabarse.

En las afueras de un supermercado del este caraqueño, un consumidor, que pidió no publicar su nombre, confesó que las dos bolsas con productos se las compró a un bachaquero que lo contactó en plena cola. “Cada paquete de harina de maíz me costó 120 bolívares, pero no puedo dejar a mi familia sin comida”, destacó.

A las 10:00 am, en la Candelaria y a pocos metros de un supermercado, se observó a una vendedora ambulante ofreciendo el medio cartón de huevos a 600 bolívares. Contó que su proveedor le vendió una caja, de la que había vendido la mitad en solo dos horas que llevaba en el sitio.

En la acera del Paseo Anauco que está aledaña al supermercado Bicentenario de San Bernardino, consumidores que pidieron el anonimato se quejaron que hace dos meses, por órdenes de la gerencia, los obligan a hacer la cola en ese lugar en un intento de disimular la escasez.

Indicaron que diariamente los guardias nacionales les hacen cruzar la calle de diez en diez para ingresar al establecimiento. Antes de la medida, el público hacía la fila en los alrededores del centro comercial donde está ubicado el Bicentenario.

Uno de los afectados denunció que cada vez dan menos productos por persona. "Antes comprabas cuatro paquetes de arroz, ahora te permiten uno solo”.

Los consumidores consultados manifestaron que hace tiempo no se consigue en el supermercado estatal la leche en polvo y líquida ni granos como las caraotas. “Compras lo que hay. Afuera nunca te dicen lo que están vendiendo”, expresó una ama de casa.


El Dato. En las licorerías y otros centros de despacho se observaron largas colas de consumidores arrimando cajas de botellas vacías para comprar cerveza con motivo de la fiesta de fin de año. “Esta vez solo compré cerveza porque el ponche, el ron, el whisky, el vino y la sidra están muy caros”, dijo José Pérez.

En las calles más transitadas de la ciudad, los buhoneros ofrecían los productos navideños como el panetone y la torta de navidad entre 1.500 y 2.800 bolívares la unidad y las uvas a 1.500 bolívares la bolsita de medio kilo. El turrón fue el gran ausente de la Navidad 2015.