• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Larga espera no compensa oferta de útiles del gobierno

En la cola, muchos usuarios pernoctan en el Sambil de Candelaria | Foto Williams Marrero

En la cola, muchos usuarios pernoctan en el Sambil de Candelaria | Foto Williams Marrero

En la muestra oficialista de Candelaria los cuadernos son los más demandados y venden solo seis por persona, dijeron usuarios

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Consumidores que acudieron ayer a la feria escolar del gobierno en el Sambil de la Candelaria dijeron que la muestra no llenó la expectativa de gastar mucho menos en los útiles del colegio. “Estuvimos en la cola desde las 2 de la mañana y no pudimos comprar toda la lista de los niños: muchos artículos están casi igual que en la calle”, expresó José Fernández.

Su esposa Marielis explicó que adentro la gente se agolpa, sobre todo en la papelería, por lo que hay que hacer otra cola; en menor grado en los uniformes, lo que impide ver si el producto tiene defecto. “Con esa empujadera preferí no comprar nada, a pesar de que los cuadernos son más baratos que en las librerías”, señaló Olga Contreras.

En Candelaria los cuadernos normales cuestan entre 80 y 130 bolívares, y 280 bolívares los de espiral, pero solo dejan llevar 6 unidades por persona. En las ferias de Altamira y Chacao la adquisición de cuadernos es ilimitada; sin embargo, sus precios están entre 380 y 550 bolívares los normales, y entre 650 y 915 bolívares los de espiral.

Rosa Gutiérrez, que hizo la cola en El Sambil a las 5:00 am para comprar el uniforme de su hija en edad preescolar, dijo que en un pantalón, cuatro franelas, un mono y un delantal gastó 5.000 bolívares y que esperaba gastar mucho menos.

En Chacao y Altamira el pantalón y el mono pequeños están a 1.800 bolívares y el delantal a 450, mientras que las franelas cuestan entre 1.500 y 2.000 bolívares frente a 400 bolívares que cuestan en la feria del gobierno. “Sabemos que no podemos competir con el gobierno porque no nos subsidian, pero la gente nos prefiere por una mejor calidad, no limitación de los artículos que se lleva y para evitarse la cola”, relató una vendedora en Chacao.