• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Jesús Meleán: “Sigo esperando que vengan a pagar”

El propietario de la finca el Peonío, intervenida en diciembre de 2010, aguarda a que el Gobierno pague por la propiedad

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Jesús Meleán, conocido como “Don Chucho Meleán”, propietario de la hacienda El Peonío, de 2.800 hectáreas, recibió a El Nacional, en la misma cocina donde el diciembre de 2010 se reunió con el ministro de Agricultura y Tierras, Juan Carlos Loyo, y el entonces vicepresidente de la República, Elías Jaua.

El productor de 95 años de edad recuerda que le pidió al Gobierno que realizara el avalúo y, como el Ejecutivo declaraba que la tierra era de la Nación, le pagarán lo que estaba encima del terreno, las bienhechurías. A dos años del proceso de intervención, asegura que no ha vuelto a saber nada del Ejecutivo. Mientras tanto, su finca sigue productiva.

“Aquí inventariaron y que venían a pagar, para entregarles, pero aquí no han llegado, es lo único que tengo que decir. Estoy esperando que vengan a pagar, pero no vienen”, afirma Meleán y agrega: “Quizás aparezcan en enero, digo yo, no sé”.

Sostiene que las inundaciones de 2010 acabaron con gran parte de los pastizales y la producción en la zona y ha sido una lucha recuperar la actividad.

“Cuando hay inundaciones en terrenos bajos, como aquí, se necesitan dos o tres años, por lo menos, para poder volver a encarrilar la producción y volver a trabajar”, dice.

Indica que aún hay una importante producción de carne y leche tanto en El Peonío como en el resto de las fincas. “El país necesita producir más alimentos. Estamos produciendo hoy la mitad de lo que producíamos hace 10 años. El producto del hacendado no vale nada, y todo lo que se va a buscar cuesta 5 veces más y los precios de la leche no dan”, indicó.

El Peonío tiene una producción de entre 6.000 y 7.000 litros de leche al día. Antes de las inundaciones y la intervención llegó a producir hasta 14.000 litros diarios de leche. Posee más de 5.000 reses y tiene entre 110 y 120 trabajadores. Cuenta con una escuela y áreas para los trabajadores, además de maquinarias y herramientas para la producción agropecuaria.