• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Inversiones millonarias y más integración, retos energéticos de América Latina

El documento, titulado "Energía: una visión sobre los retos y oportunidades en América Latina y el Caribe", fue presentado este jueves en Montevideo, en la sede de la Asociación Latinoamericana de Integración (Aladi), a cargo de la secretaría técnico del estudio

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Inversiones de hasta 2 billones de dólares en los próximos 20 años y una mayor integración tanto física como jurídica son los grandes retos de América Latina en materia de energía, según se desprende de un informe sobre el sector lanzado por varios organismos regionales.

El documento, titulado "Energía: una visión sobre los retos y oportunidades en América Latina y el Caribe", fue presentado este jueves en Montevideo, en la sede de la Asociación Latinoamericana de Integración (Aladi), a cargo de la secretaría técnico del estudio.

El Banco de Desarrollo de América Latina (CAF) financió el trabajo, en el que participaron también la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), la Organización de Estados Americanos (OEA) y la Organización Latinoamericana de Energía (Olade).

Además, intervinieron la Asociación Regional de Empresas del Sector Petróleo, Gas y Biocombustibles en Latinoamérica y el Caribe (Arpel) y la Comisión de Integración Energética Regional (CIER).

En la presentación el secretario general de la Aladi, Carlos "Chacho" Álvarez, se congratuló porque América Latina "tiene una de sus fortalezas en ese sector" y consideró el informe "de importancia estratégica para la región".

En el acto, el especialista senior de Energía de CAF, Mauricio Garrón, ubicó entre los retos regionales la "eficiencia energética", en la que existe un "gran potencial subutilizado", la innovación tecnológica, en la que Latinoamérica "está muy rezagada", o el "desarrollo de todas las fuentes energéticas", en especial las "renovables".

La integración de estas últimos con del petróleo y el gas, que todavía acaparan la matriz energética con el 41 % y el 28 %, respectivamente, y el cuidado del medio ambiente son otros de los objetivos para la CAF, que hizo hincapié asimismo en la necesidad de captar capitales para mantener el ritmo de desarrollo.

"En los próximos 20 años necesitaremos de uno a dos billones de dólares para el sector en recursos internacionales" con ese fin, afirmó el vicepresidente de Energía de ese entidad, Hamilton Moss.

Según Moss, para lograr reunir esos fondos "no será suficiente" con llamar a la puerta de "todos los bancos multilaterales" que existen, por lo que va a ser importante la implicación de los gobiernos de los países y del sector privado.

La directora de Asuntos Estratégicos de Arpel, Amanda Pereira, remarcó por su lado que "la región ocupa el segundo lugar en reservas de petróleo y gas", antes de revelar que en ese terreno "la inversión de 2010 a 2035" deberá de ser de "77.000 millones de dólares por año".

El secretaria ejecutivo de CIER, Juan Carrasco, pidió mejorar la "accesibiidad a la energía" eléctrica, que hoy llega apenas a un tercio de la población rural y tiene un grado de cobertura en general del 94 %.

Según el estudio, la región sufre "pérdidas eléctricas, tanto técnicas como no técnicas, del orden del 13 o el 14 %", lo que representa en dinero 500 millones de dólares anuales.

El secretario ejecutivo de la Olade, Victorio Oxilia, consideró que "el gran reto para la región es como atender de una manera sostenible" el futuro incremento de energía y conseguir que sea respetuoso del medio ambiente y "asequible" para los ciudadanos y para que el sector productivo siga siendo "competitivo".

Oxilia destacó que en la región existe "un proceso de articulación política muy importante" mediante el Consejo Energético Sudamericano, de la Unión Sudamericana de Naciones (Unasur) y la Reunión de Ministros de Energía de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (Celac).

El informe debe ser tomado "como una orientación no un pauteo de prioridades" para las políticas públicas de los países porque "los gobiernos tienen la soberanía suficiente, la potestad suficiente para administrar sus recursos energéticos y naturales en general en beneficio de sus pueblos", manifestó.

Asimismo, el representante en Montevideo de la OEA, John Biehl, fue el único que se refirió, aunque de forma indirecta, a la seguridad jurídica, muy en boga en los últimos años por enfrentamientos entre multinacionales y gobiernos, sobre todo suramericanos.

"Tiene que haber una voluntad política y una robustez democrática entre nosotros que nos lleve a ser totalmente respetuosos de los Estados de derecho internacionales para crear esa nueva América Latina que todos deseamos", apuntó Biehl.