• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Intermediarios encarecen precios de las hortalizas y frutas

El tomate y el ocumo son los productos que más aumentaron de precio en un año | Foto AVN / Archivo

El tomate y el ocumo son los productos que más aumentaron de precio en un año | Foto AVN / Archivo

Comerciantes de mercados municipales se quejan de que el tomate y la cebolla suben cada semana

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Las verduras y hortalizas suben de precio cada semana. En los últimos 2 meses el kilo de tomate pasó de 20 bolívares a 45 bolívares, lo que representa un alza de 125% y la cebolla que se vendía a 20 bolívares ahora está en 56 bolívares, un aumento de 180%.

Los comerciantes al detal de los mercados municipales de Caracas se quejan de que todas las semanas los proveedores y en su mayoría intermediarios les proporcionan más caros estos productos.

“Los proveedores tradicionales son los que siguen suministrando las hortalizas al mercado. A los comerciantes nos fiscaliza el gobierno y nos presionan para que bajemos los precios. Sin embargo, yo pregunto: ¿Quién controla a los grandes mayoristas del mercado de Coche?”, señaló un vendedor del mercado de Guaicaipuro.

Afirmó que para lograr un mejor precio tienen que competir en el mercado mayorista de Coche con restaurantes, grandes cadenas y otros comercializadores que compran mayor cantidad de toneladas, y al ser clientes fijos les dejan un mejor precio. En el caso de las frutas, las nacionales más costosas son la piña,  que en agosto estaba en 20 bolívares y en octubre pasó a 50 bolívares, y las guayabas. En el caso de las manzanas, las peras y otras frutas importadas, comerciantes de mercados municipales dijeron que los proveedores no tienen muchos inventarios por falta de divisas para comprarlas y cuando llegan se venden 2 y 3 veces más caras que el año pasado. Una manzana grande en Quinta Crespo y Guaicaipuro cuesta entre 30 y 35 bolívares y las peras 40 bolívares.

En 2011 el ministro de Industria, Ricardo Menéndez, que se desempeñaba como vicepresidente del área productiva, anunció un plan de transporte para eliminar la intermediación y reducir el precio de las hortalizas y verduras. Dijo que disponían de 364 camiones para movilizar la cosecha de hortalizas directo del campo a las ciudades. En esa misma ocasión el entonces ministro de Agricultura, Juan Carlos Loyo, informó que crearían una red de comercialización para garantizar el precio justo de verduras y legumbres.

A dos años de ese plan, los agricultores, comerciantes y consumidores siguen padeciendo el alza de los costos de producción, unos, y otros el encarecimiento directo de los productos, lo que afecta el presupuesto.

 

Impacto inflacionario. El Banco Central de Venezuela ha advertido que en el renglón de alimentos los rubros que más incidencia tienen en la inflación son las verduras y hortalizas.

En la canasta alimentaria normativa, el gasto en hortalizas y frutas se lleva 27,5% del presupuesto mensual de un hogar promedio. En agosto fue de 802,17 bolívares mensuales y 393,38 bolívares los tubérculos. Rodolfo Machín, director de Hortalizas de Fedeagro, señaló que el alza del tomate y la cebolla es un problema estacional porque ya pasó la cosecha y están en actividades para comenzar la siembra de la producción que se recoge entre diciembre y hasta abril en los llanos centrales, occidente y luego en el oriente del país.

“Estamos tratando de ver cómo se rebajan los precios, se han hecho muchas casas-sombra (invernaderos), pero aún no producen lo suficiente”, expresó Machín.

En el caso de la papa, que este año la producción logró abastecer todo el consumo, Emmanuel Escalona, presidente de Fundaproandes, afirmó que la producción que queda se ha encarecido por los intermediarios y las mafias en los mercados mayoristas de Barquisimeto, Valera y Coche.

“En la papa el ciclo ya terminó y la siembra comienza a principios del año que viene y el gobierno garantizó entregar la semilla la primera semana de diciembre y, además, nos ofreció los insumos necesarios”, informó Escalona.

Añadió que los intermediarios y los fletes de transporte afectan también el costo de la papa y otras verduras y tubérculos. “No hay un mecanismo de control con una tabla para regular los fletes. Para llevar una gandola de abono de Morón, estado Carabobo, a Trujillo se llega a pagar hasta 30.000 bolívares y eso encarece la producción. El intermediario se aprovecha de la situación de precariedad de muchos pequeños agricultores de las zonas altas que no pueden sacar sus cosechas”.

Escalona explicó que al no contar con transporte, los agricultores terminan vendiendo la cosecha a precio de campo a intermediarios que multiplican el costo del producto hasta 200% en los centros mayoristas de las ciudades.

Recordó que entre 2011 y 2012 el gobierno pretendía colocar un precio techo a las hortalizas, legumbres y tubérculos, pero los productores recomendaron que en todo caso lo ideal sería un precio base al productor. “Ofrecieron camiones que iban a ir a los campos a comprar la cosecha y se iba a pagar al contado. Pero hasta ahora ni los camiones ni el precio base lo han dado”, apuntó el presidente de Fundaproandes.



Plan de producción en invernaderos


El ministro de Agricultura y Tierras, Yván Gil, aseguró que todo el consumo de hortalizas y verduras se cubre con producción nacional y que elevarán la producción con nuevos invernaderos. El gobierno aprobó este mes 459,83 millones de bolívares destinados a la importación de los equipos para instalar los centros de producción de hortalizas y más de 107,09 millones de bolívares para los insumos nacionales. Se crearán 3 centros de producción y procesamiento de hortalizas para minimizar el impacto que genera la falta de rubros cuando no hay cosecha a cielo abierto o hay condiciones climáticas adversas. Cada unidad tendrá 30 módulos de invernadero de 10.000 metros cuadrados equipados y automatizados, y tendrán la capacidad de producir entre 7.500 y 9.000 toneladas de tomate y 4.500 toneladas de pimentón al año cada centro.