• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Intercambian apartamentos de la Misión Vivienda

En el conjunto habitacional Santa Rosa no tienen gas directo y la tubería de aguas blancas está tapada | Foto William Dumont

En el conjunto habitacional Santa Rosa no tienen gas directo y la tubería de aguas blancas está tapada | Foto William Dumont

Los inmuebles carecen de gas directo, la lluvia se filtra por la azotea y el agua de los grifos sale contaminada 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En el conjunto habitacional Santa Rosa, torre II, en la avenida Libertador, exhiben en la entrada avisos que dicen: “Se cambia apartamento nuevo de la Gran Misión Vivienda Venezuela, ubicado en Santa Rosa Plaza IV, en Charallave, por uno en Caracas. 3 Habitaciones, 2 baños, enrejado y cocina empotrada”.

Keyla Martínez, una de las personas que pide el cambio en un aviso, dijo al ser consultada: “El procedimiento se llama permuta y se puede realizar siempre y cuando a las familias solicitantes del cambio de apartamento no les hayan entregado el título de propiedad”.

Agregó que se gestiona en la sede del Ministerio de Vivienda en Chacao y que los requisitos son sencillos: carta explicativa sobre por qué pide el cambio, dirigida a Egleé Rengifo, funcionaria adscrita al Viceministerio de Hábitat y Vivienda. Si es por motivos laborales, se debe incluir carta de trabajo; y si es por razones de salud, el informe del médico tratante. Además, acta de matrimonio o carta de soltería.

Martínez indicó que la búsqueda puede tardar hasta tres meses, pero hay mucha demanda. Sin embargo, Luz Ramírez, vecina de la torre II, aseguró que desconocía el procedimiento y  quienes promocionan el intercambio de inmuebles. “Esa gente no vive aquí”, dijo.

Ramírez proviene del refugio que instalaron en el Hotel Polo Norte. Habitaba allí con sus tres hijas y su esposo desde el 26 de abril de 2013, cuando entregaron un apartamento en el conjunto residencial.

Dijo que enfrentan varios problemas diariamente: “Bombillo que ponemos, bombillo que se quema”. A un año y 10 meses de habitado el inmueble, persisten graves problemas con la electricidad. “De 20 tomas de bombillo solo 2 funcionan”, agregó.

Contó que no tienen gas directo y la tubería de aguas blancas está tapada. En el ascensor nunca se ha podido subir porque no ha funcionado. Ramírez dijo que ningún apartamento tiene medidor de agua ni de luz y jamás han pagado por esos servicios.

Se observó que el estado de suciedad y deterioro de las áreas comunes no se corresponde con los casi dos años de antigüedad del conjunto habitacional.

Más adelante, en la misma avenida, en el Edificio Libertador II, los residentes denunciaron que la obra está inconclusa. Fran Jiménez, habitante del lugar, contó que el asfaltado de la azotea no fue el apropiado y cuando llueve el agua se filtra al techo de los apartamentos del piso 12. “Los techos y paredes están abombados”, indicó.

El 23 de diciembre de 2013 les entregaron el inmueble. En el pasillo de la entrada improvisaron paredes con drywall que todavía no han sido sustituidas por bloques. Destacó que lo más grave es que la bomba de agua la entregaron quemada y el tanque con filtraciones. El agua sale contaminada y no se puede beber. “Todos compramos botellones de agua potable para cocinar y tomar”, indicó.

En el conjunto Nelson Mandela, entre Santa Mónica y Cumbres de Curumo, los niños juegan entre cabillas, escombros, aguas negras y materiales de construcción, mientras terminan de levantar dos torres que faltan.

Déficit. Para 2015 el gobierno prevé entregar 400.000 inmuebles de la Misión Vivienda. Hasta la fecha solo ha terminado 4.085, según la Cámara Inmobiliaria de Venezuela. Esa cifra representa 1% de la meta anual y 6% de lo que debió construirse durante los 2 primeros meses del año.

“Al mes el programa debe culminar unas 33.333 unidades habitacionales, por lo que entre enero y febrero debió construirse 66.666. A este ritmo será imposible que el gobierno cumpla la promesa”, afirmó Aquiles  Martini, presidente del gremio.

En 2014 la misión también registró déficit. El Estado se comprometió a entregar 400.000 inmuebles, pero terminó 126.248, según estadísticas del Ministerio de Vivienda y Hábitat; es decir, 68,4% de lo previsto. Dejó de construir 273.752.

Sobre las denuncias de edificios del programa en mal estado, Martini indicó que el acelerado deterioro de las estructuras obedece principalmente a la mala calidad de los materiales que se usan en la construcción y a que “los inmuebles no son realmente propiedad de los habitantes, por lo que no les duele, ni se preocupan ni responsabilizan por mantenerlos”.

Martini agregó que la escasa supervisión del Estado también incide en los daños. Afirmó que mientras que organismos obligaban al sector privado a cumplir normar, al sector público no.

La poca disponibilidad de insumos también afecta la calidad, señaló Martini. “Ya Sidor informó que podía atender todos los requerimientos de este año de la misión”, afirmó.

La Cifra
6% de los inmuebles que se debió construir entre enero y febrero ha terminado la Gran Misión Vivienda, dijo el presidente de la Cámara Inmobiliaria