• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Industria automotriz creció luego de cuatro años de caída

Entre enero y noviembre de este año se vendieron 12,5% más carros que en los 12 meses de 2011

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Después de cuatro años ininterrumpidos de caída, la industria automotriz venezolana crecerá por primera vez en 2012. Aunque falta por contar los vehículos que se vendan este mes, datos de la Cámara Automotriz de Venezuela revelan que entre enero y noviembre el sector comercializó 122.360 automóviles, 1.669 unidades más que las que colocó durante los 12 meses de 2011 (12,5% más) cuando vendió 120.691 autos.

“Ese resultado positivo obedece a continuas inversiones y adecuaciones de nuestras instalaciones industriales que comenzaron a hacerse incluso en años anteriores. Los lanzamientos a lo largo de este año confirman el esfuerzo”, señaló el presidente ejecutivo de Cavenez, Enrique González.

Los refrescamientos de los modelos Hilux y Fortuner, de Toyota, en mayo; la incorporación y remozamiento del Fiat Siena al portafolio de Chrysler de Venezuela, cuyo ensamblaje comenzó el mes pasado, y el lanzamiento en noviembre de la camioneta Orlando, de General Motors, respaldan las afirmaciones de González.

El presidente ejecutivo de Cavenez dijo que 2012 es el inicio de una tendencia de crecimiento. Sin embargo, reconoció que el sector enfrentó inconvenientes que le impidieron alcanzar la meta de producción de 150.000 unidades. Entre enero y noviembre de 2012 se armaron en el país 101.069 automóviles, lo que representa un aumento de 5,24% en relación a las 96.036 unidades que se fabricaron en igual período de 2011. Las proyecciones del sector apuntan a que el año cerrará con aproximadamente 110.000 vehículos ensamblados en el país.

“Si bien la industria en términos volumétricos creció, la planificación apuntaba a un compromiso mayor en términos productivos”, indicó.
González recordó que durante el primer trimestre del año la industria arrancó con buen pie, pero después comenzó a perder impulso.

Entre enero y marzo de 2012, según Cavenez, el sector produjo 29.261 vehículos, lo que representó un incremento de 20,8% en comparación con el mismo periodo de 2011, cuando se ensamblaron 24.222 carros. A partir de ahí, los datos evidencian que la actividad comenzó a retroceder. Mientras que en marzo de este año se armaron 12.567 automóviles, en abril se fabricaron 7.577, lo que refleja un retroceso de 3,58%.

Pese a que el presidente de la cámara destacó que las ensambladoras y el Gobierno “trabajaron mancomunadamente a lo largo de 2011 para consolidar las bases de 2012”, las liquidaciones de divisas no guardaron relación con las expectativas de crecimiento del sector, dijo.

“La deuda con los proveedores se ha incrementado y la capacidad de acceso al material productivo (CKD) determinó el período de desaceleración del ensamblaje de abril a octubre de 2012”, indicó.

A pesar de esto, la industria prevé para 2013 la meta de producción que no alcanzó este año. “Trabajando fuerte y mancomunadamente todos los actores que integran este sector industrial y controlando los elementos que nos han afectado en el pasado podría concretarse este número sin mayor contratiempo”, dijo.

Gobierno activo. La participación del Gobierno en la industria es cada vez más notoria. Además de Venirauto, empresa de capital venezolano-iraní fundada en 2006 y cuyos vehículos se destinan básicamente a militares, médicos y maestros, en 2012 el Gobierno tuvo protagonismo con la marca china Chery, también de capital mixto.

En agosto del año pasado se inauguró una planta de la marca en el estado Aragua, con el propósito de producir en el país y dejar de lado la importación. En febrero de 2012 la ministra de Comercio, Edmée Betancourt, declaró que se ensamblarían alrededor de 18.800 automóviles este año. Sin embargo, a inicios de este mes la funcionaria informó que estaba en camino a Venezuela un lote de 2.350 vehículos de Chery, el que se espera que llegara a finales de año o a comienzos de 2013.

Es con esta marca con la que el Gobierno venezolano prevé competir en la industria automotriz regional. Ya como miembro pleno de Mercosur, en noviembre pasado, China anunció que otorgaba la exclusividad al país de exportar los automóviles Chery a las demás naciones integrantes del bloque. Aunque no se ha definido el modelo de negocio, en noviembre el Gobierno anunció que establecería una empresa mixta de ensamblaje con la firma francesa Renault.

“Sólo hemos firmado una carta de intención. No es un proyecto. Todavía falta precisar varias cosas”, dijo a inicios de diciembre el director general de Renault Venezuela, Philippe Cornet.

Fortalecer relaciones
Para que la industria automotriz mantenga el impulso que experimentó este año y recupere el auge que tuvo hasta 2008, cuando entró en vigencia la política automotriz gubernamental, el presidente de la Cámara Automotriz de Venezuela, Enrique González, considera que el trabajo mancomunado entre el sector y el Gobierno debe fortalecerse.

“Hay que estar atentos a la dinámica de logística de esta industria porque características como la necesaria planificación y logística de cuando menos cuatro meses de despacho desde las casas matrices (para no mencionar períodos más extensos en inversiones, adecuación de líneas de ensamblaje e incorporación de nuevos modelos), requiere un apoyo de las instancias públicas y administrativas para evitar barreras legales excesivas o cuellos de botella”, dijo.

En lo que se refiere al Programa de Gas Natural Vehicular, González señaló que las empresas agremiadas en Cavenez superan “con creces” el porcentaje de 50% de la norma que establece que los automóviles ensamblados en el país deben tener el sistema dual de combustible.

El Dato
En octubre pasado MMC Automotriz informó que dejaría de producir los modelos Hyundai Getz y Elantra. Por decisión estratégica global de Hyundai Motor Corporation, a partir de entonces los vehículos de la marca serán fabricados en plantas manufactureras. La ensambladora evalúa nuevos proyectos. Se conoció que está en negociaciones con la firma francesa Renault y la india Tata para la incorporación de algunos modelos a la producción nacional.