• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Inducción de 3 horas es insuficiente para formar avaluadores

Representantes de las redes de inquilinos aseguraron que los talleres brindan el conocimiento técnico medio necesario

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El presidente de la Asociación de Ingeniería de Tasación de Venezuela, José García Pereira, considera que cursos de tres horas son insuficientes para otorgar a una persona, independientemente de su capacidad, el criterio para valorar la calidad de un inmueble.

El domingo pasado 150 voluntarios recibieron un taller en la sede de la Superintendencia Nacional de Arrendamiento de Vivienda. Ricardo Medina, vocero de la Red Metropolitana de Inquilinos, explicó que mediante recursos audiovisuales mostraron a los asistentes cómo identificar los distintos tipos de construcción y aplicar la metodología para calcular el valor del metro cuadrado.

García Pereira opinó que de los elementos que deben tomar en cuenta los nuevos inspectores los más difíciles de puntuar serán los acabados, las fundaciones y las áreas exteriores si no se tiene mucha experiencia. “Conozco edificaciones con alfombrados que valen más que un piso de mármol”, ejemplificó.

Agregó que estas distinciones resultan muy complicadas, incluso para un tasador, que periódicamente debe tomar cursos de actualización sobre materiales constructivos y tarda un año en formarse. Además, los elementos como áreas exteriores son muy subjetivos y deben ser juzgados por una persona con cierto criterio.

Sin embargo, Rígel Serget, vocero de la Red de Inquilinos, afirmó que los talleres son suficientes para otorgar a cualquier persona conocimientos técnicos medios e identificar cosas básicas. “El inspector solo recoge información no aplica la metodología, eso lo hace la Superintendencia”, dijo. Tampoco estarán solos: los voluntarios irán acompañados de un fiscal de la Sunavi. Aseguró que mucho del conocimiento que puedan adquirir los nuevos inspectores lo tendrán a partir de la experiencia. “El conocimiento siempre se refuerza en la práctica”, expresó.

García Pereira indicó que puntuar la calidad de un inmueble no sólo depende de los elementos visibles. Criticó que la depreciación por antigüedad se considere como un elemento frío en la metodología aplicada por el ministerio. “Una casa en La Pastora pudo haber sido construida hace 100 años, pero si se le han hecho remodelaciones puede quedar como si tuviera 20 o 30 años”, afirmó.

Añadió que si se aplica la tabla, una vivienda construida recientemente pero que se encuentre en muy mal estado tendrá mayor puntuación que una antigua que esté en perfectas condiciones.

Asistencia masiva

Ricardo Medina informó que al taller acudieron propietarios e inquilinos, así como particulares que querían aprender sobre el proceso, el cual permite avaluar los inmuebles a través de 281 elementos incluidos en una tabla.

Los asistentes presentarán el fin de semana un examen y quienes obtengan más de 70 puntos serán autorizados por la Sunavi para emprender las inspecciones, las cuales esperan iniciar en el mes de diciembre. “Nos sorprendió la cantidad de gente que asistió. Tuvimos que hacer dos cursos para atender a los que quedaron por fuera”, dijo.

Voceros de sociedades de inquilinos consideran que el proceso agrega transparencia, porque el arrendatario y el propietario deben estar presentes durante el avalúo. Los inspectores tomarán fotografías de cada elemento como evidencia de sus observaciones.