• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

“Incertidumbre dificulta toma decisiones económicas"

El Credit Suisse advierte que hay compañías que llevan 300 días sin recibir divisas de Cadivi

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los analistas de la banca de inversión Credit Suisse estuvieron en Caracas para intentar aclarar la conducción de la política económica del país después de la devaluación. Luego de sostener varias reuniones a la conclusión que llegaron es que existe una parálisis en la adopción de medidas debido a la salud del presidente Hugo Chávez.

“La incertidumbre política actual dificulta seriamente la toma de decisiones en materia económica y las presiones asociadas al suministro de divisas son crecientes”, señala el más reciente informe de la institución financiera. “La reciente devaluación del tipo de cambio oficial fue tímida, no ha aliviado las presiones sobre la economía y es poco probable que sea acompañada por medidas necesarias y eficientes en materia fiscal y monetaria”, acota.

En el informe se advierte que uno de los errores de la variación del tipo de cambio que elevó la paridad de 4,30 a 6,30 bolívares por dólar fue que la medida no se acompañó de un mecanismo de mercado alternativo para la compra de divisas como el Sistema de Transacciones con Títulos en Moneda Extranjera, lo que ha incrementado la cotización en el mercado paralelo.

El Credit Suisse advierte sobre el precio máximo que ha llegado a registrar un dólar comprado en ese mercado. Señala una cotización que está 296,8% por encima de la tasa oficial. “Escuchamos que el volumen de operaciones del mercado paralelo actualmente es muy bajo y que su oferta general proviene de corporaciones internacionales que reciben pagos del Gobierno en dólares y necesitan bolívares para sus gastos locales”, expresa el reporte del Credit Suisse.

“Nos enteramos de multinacionales de productos de consumo masivo que han advertido sobre el riesgo que se paralice el suministro porque han pasado más de 300 días desde que recibieron la autorización de dólares por parte de Cadivi”, agrega el reporte.

Año duro

El Credit Suisse no vislumbra señales de contracción en la actividad productiva o de recesión en 2013 como augura el Bank of America-Merrill Lynch. “En un contexto estable de los precios y de la producción de petróleo, el Gobierno tiene opciones de medidas y la flexibilidad para evitar que la economía venezolana se deteriore o afronte una crisis más grave en el corto plazo”, indica.

Sin embargo, los pronósticos sí muestran una desaceleración, es decir, un menor crecimiento porque prevé que producto interno bruto del país sólo repunte una variación de 2%, porcentaje que contrasta con el que se tuvo en 2012 de 5,6%. En el Ministerio de Planificación y Finanzas se mantiene la meta de un crecimiento económico de 6% pese a que esa premisa se presentó el año pasado bajo el supuesto que no se modificaría el tiempo de cambio durante este año.

Igual ocurre con la meta de inflación, que el Gobierno se fijo como objetivo un rango entre 14% y 16%, lo que implicaba una reducción frente al resultado obtenido al cierre de 2012 de 19,5%, pero los técnicos del Credit Suisse pronostican que llegar a 30%.

En el informe se parte de que la salud de Chávez obligar a que se realicen elecciones presidenciales durante el segundo trimestre del año. “Independientemente de quién gane, el nuevo mandatario se enfrentará a dificultadas políticas y económicas, y tendrá que hacer ajustes dolorosos sin sacrificar la gobernabilidad”, indica.

Es un riesgo salir de Giordani

Los técnicos del Credit Suisse comparten el criterio de que será difícil que se imponga un mecanismo alternativo a Cadivi para la venta de dólares de manera legal mientras en el Gobierno mantenga como ministro de Planificación y Finanzas a Jorge Giordani.

Consideran probable que el funcionario permanezca en el cargo pese a rumores que aseguran que no quiere continuar como jefe de las finanzas públicas. Sin embargo, aclaran que todo dependerá si se declara la falta absoluta del presidente Hugo Chávez.

“Giordani permanecerá en su puesto y mantendrá su influencia sobre las principales decisiones de política económica, siempre y cuando
Chávez sea el presidente”, indica el reporte. No obstante agrega: “Anular o forzar la salida de Giordani representa un riesgo demasiado grande para el actual equilibrio del chavismo”.