• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

“Imposible que el ingreso a Mercosur sea positivo”

Eduardo Gómez Sigala, diputado de la Asamblea Nacional / Alezandra Blanco/El Nacional

Eduardo Gómez Sigala, diputado de la Asamblea Nacional / Alezandra Blanco/El Nacional

El diputado Eduardo Gómez Sigala aseguró que la incorporación de Venezuela beneficia economías de otros países 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El diputado Eduardo Gómez Sigala lamentó que la incorporación de Venezuela al Mercado Común del Sur coloque a la industria nacional en una profunda desventaja competitiva en relación con las economías de Brasil y Argentina. Dijo  que Venezuela posee un aparato productivo mermado que no tiene capacidad para abastecer al mercado interno y mucho menos podrá exportar su producción.

En su intervención en el foro ¿Qué nos da y qué nos quita Mercosur?, organizado por el Instituto de Estudios Parlamentarios Fermín Toro, recordó que hasta la fecha se han expropiado 1.194 empresas, de las cuales 41,3% corresponde al sector de la construcción, 30,6% a la industria y 18,6% vinculadas al petróleo. En Venezuela, el enemigo del sector privado es el propio Gobierno. “El Ejecutivo se empeña en asfixiar a las empresas, lo que ha generado la destrucción de nuestro aparato productivo”, expresó, y agregó: "En este escenario es imposible que el ingreso de Venezuela al Mercosur sea positivo porque no tenemos nada que ofrecer, salvo petróleo”.

Afirmó  que Venezuela ingresa simplemente para beneficiar las economías de otros países en detrimento de la producción nacional. "Porque no tenemos una política de Estado ni estrategia de desarrollo nacional para establecer prioridades en nuestro crecimiento”.

El parlamentario aseguró que al no tener estrategias, Venezuela no sabe cuáles son sus prioridades económicas. “¿Es el campo? ¿La industria? ¿El turismo? o ¿solo somos un país que está en capacidad de vender petróleo?" se preguntó Gómez Sigala.

Citó como ejemplo que el escenario en el que ingresa Venezuela al Mercosur es negativo debido a las múltiples adversidades que tiene que superar el sector privado, como inamovilidad y conflictividad laboral permanente, amenaza de ser expropiado en cualquier momento, modificación inconsulta con el sector privado de leyes laborales y la adjudicación de obras y contratos sin licitaciones.