• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Importadores reportan escasez en todos los reactivos

Exigen que se efectúe una revisión exhaustiva de las operaciones de Puerto Cabello | Foto: Raúl Romero

Exigen que se efectúe una revisión exhaustiva de las operaciones de Puerto Cabello | Foto: Raúl Romero

La liquidación de divisas de Cadivi puede tardar hasta 220 días. Reconversión arancelaria atrasa compras de insumos 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Las causas de la ausencia de los reactivos en los laboratorios se resumen en las dificultades que tienen las casas comerciales para importar. Carlos Canelón, presidente de la Asociación Venezolana de Distribuidores de Equipos de Laboratorio y Afines, afirmó que los problemas de disponibilidad se presentan en todos los productos que comercializan.

Explicó que Cadivi demora entre 180 y 220 días para liquidar divisas y que sus afiliados suman una deuda de 90 millones de dólares. Añadió que la reclasificación arancelaria para adecuar las normas de importación al Mercosur han generado que se deba renovar el registro sanitario para la importación de reactivos comunes, los cuales no necesitaban presentar el documento en las aduanas.

“El proceso no es expedito. Son los mismos pasos si vas a renovar o a solicitar uno nuevo”, señaló Canelón. Agregó que también hay retrasos en las aduanas, lo cual afecta la vida útil de los reactivos y que el certificado de no producción, el cual se requiere para importar entre 75% y 80% de los reactivos de laboratorio, no es aprobado por la totalidad de la cantidad solicitada.

Dijo que muchos productos se importan a través del convenio con la Asociación Latinoamericana de Integración, que requiere la tramitación de una carta de crédito. “Esto representa un costo financiero para las empresas no sólo por las comisiones que debe pagar para emitir la carta, sino también porque el código de reembolso se demora entre 4 y 6 meses. Esto implica que durante ese tiempo la empresa tiene el capital congelado”, indicó.

Recordó que los problemas que existen para importar reactivos tienen entre dos y tres años, sin embargo, la situación se ha agravado en los últimos meses. Añadió que con las mesas técnicas llevadas por el ministro de Finanzas, Nelson Merentes, se agilizó el pago por algunos meses. “La deuda vieja sigue allí. Parte de ella estaba calculada sobre la base de 4,30 bolívares por dólar, pero no ha sido cancelada a esa tasa”, dijo.

Compras dudosas. Algunos laboratorios han recurrido a la compra de reactivos a través de las páginas web, debido a que sus proveedores regulares no tienen disponibilidad. Canelón admitió que esta puede ser una práctica recurrente para los reactivos que se conocen en el país y que ya poseen registro sanitario. El problema es el precio. “Pueden llegar por los caminos verdes, pero infinitamente más caros”.

Afirmó, sin embargo, que adquirirlos por esta vía significa que no hay garantía de que no se rompa la cadena de frío, necesaria para conservar la vida útil del producto. “El laboratorio no conoce con certeza donde estaban almacenados o cómo los envían”, señaló.

Por la vía oficial, tampoco hay garantías para conseguir un reactivo que cumpla con los parámetros de vida útil porque en la aduana se interrumpe la cadena de frío.

Canelón reconoció que el gobierno ha emprendido una campaña para agilizar las solvencias y trámites necesarios para las importaciones, pero insiste en que el problema real reside en los niveles de deuda.