• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Importaciones con intervención del Estado han sido lentas e ineficientes

Los exportadores señalan que la disponibilidad de buques se ha reducido por la caída de las importaciones | Foto Raúl Romero / Archivo

Los exportadores señalan que la disponibilidad de buques se ha reducido por la caída de las importaciones | Foto Raúl Romero / Archivo

Tres meses después de la subasta de Sicad I, los despachos de los sectores químico y aéreo no han sido concretados. Calculan que compras públicas representarán 52% del total

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La intermediación de las empresas del Estado en el proceso de importación no ha sido positiva. Hasta ahora, los sectores involucrados reportan desde retrasos en los despachos y en la concreción de la formas de pago hasta recepción de productos errados.

En la subasta del 17 de marzo de 2014, a la que fueron convocadas las aerolíneas nacionales y la industria química, el Centro Nacional de Comercio Exterior condicionó la importación de insumos. Para las empresas aéreas estableció que las compras debían hacerse “exclusivamente” a través de Veximca, empresa estatal, y para el sector químico mediante la empresa Bariven, también pública.

En ambos casos la intermediación del Estado no ha sido eficiente. El presidente de la Cámara de Empresas Venezolanas de Transporte Aéreo, Jorge Álvarez, afirmó que ninguna aerolínea ha recibido los productos que se compraron a través de Veximca.

Una fuente del sector, sin embargo, informó que la estatal entregó mercancía a dos aerolíneas, pero errada y con retraso. “Pese a que las empresas señalaron qué piezas necesitaban y a quién comprarlas, se importaron unos productos que no cumplen las especificaciones técnicas de los aviones. Y lo peor es que algunos vendedores no aceptan devoluciones”, indicó. Esto significaría que quienes solicitaron las divisas perdieron su dinero.

Álvarez dijo que no tenía información sobre estos casos, no obstante, admitió que las compras a través de Veximca no han sido tan rápidas como lo requiere la industria.

Juan Pablo Olalquiaga, presidente de la Asociación Venezolana de la Industria Química y Petroquímica, coincidió con Álvarez. Indicó que desde que se realizó esa subasta los proveedores no han despachado la mercancía porque no aceptan ninguna de las dos formas de pago que les propone Bariven.

Explicó que una de las modalidades es que el proveedor les otorgue un crédito; la otra es pagar por anticipado, pero con un crédito temporal como garantía de que el proveedor cumplirá con lo prometido.

El proceso ha sido más expedito cuando el sector químico ha podido comprar de manera directa a través de Sicad I. Incluso, parte de la mercancía solicitada ya ha llegado al país. “Por la gravedad de la escasez de materias primas e insumos, pedimos que nos sigan convocando a subastas, pero que nos permitan comprar directamente, sin intermediarios”, agregó.

Más injerencia. La intervención del Estado en las compras no se limita al Sicad I. Juan Socías, director del Grupo Soluciones, señaló que a través de las subastas el gobierno ha sido más explícito, ya que en la misma convocatoria puntualizan que será la Corporación Nacional de Comercio Exterior la que reciba las órdenes de compra.

“El objetivo del Estado es monopolizar el proceso de importación. No tiene capacidad para hacerlo con todas las empresas, entonces va eligiendo. Cuando a esas empresas les aprueban una cantidad de divisas, bien sea vía Cencoex o Sicad I, Corpovex o alguno de sus asociados las contacta por teléfono y les notifica que son ellos los encargados de realizar las importaciones”, explicó.

Aseguró que el procedimiento es igual al anterior, con algunos requisitos adicionales. Los solicitantes nunca reciben dólares de forma directa. Presentan ante Corpovex las especificaciones de los productos que desean importar y los proveedores. Generalmente, no se presentan problemas. Sin embargo, Socías señaló que ha habido ocasiones en las que el Estado sugiere cambiar el proveedor. “En estos casos, la mayoría de las empresas desiste de la importación”, expresó.

La creación de Corpovex preocupa a los agentes aduanales y advierten que la monopolización de las importaciones los puede llevar a la quiebra. “En la subasta 9, cuando se dijo que la convocatoria era a través de Corporvex se disparó la alarma en las agencias de aduana. En reuniones, el gobierno ha argumentado que esa era la única, pero ya van cuatro subastas”, dijo Eduardo Quintana, presidente de la Cámara de Comercio del Estado Vargas.

Estas empresas ya se habían visto afectada por la caída de las importaciones. “La tendencia es que muchas agencias de aduana están desapareciendo. Desde septiembre y octubre del año pasado no tienen actividad, otras han ido cerrando”, refirió, y añadió que la industria emplea a más de 10.000 personas de manera directa a escala nacional.

Los riesgos. El economista y director de la firma Ecoanalítica, Asdrúbal Oliveros, calcula que las importaciones públicas representarán al cierre de este año 52% del total. Es decir, más de la mitad de las operaciones serán efectuadas por el Estado y sus organismos.

Las últimas cifras del Banco Central de Venezuela muestran que las compras públicas constituían para el tercer trimestre del año pasado 42,3% del total. Hace diez años, la cifra era de 17%, mientras que en 1999 era 11%.

El experto apuntó que la centralización de las importaciones, desde el punto de vista del gobierno, tiene un doble objetivo: “Por un lado, optimizar el flujo de divisas y disminuir la corrupción. Por otro, avanzar en el modelo de control, pues eso implica que el Estado entra en la cadena de comercialización de los privados”.

El problema, a su juicio, es que el Estado es ineficiente y esta centralización puede generar más retrasos en el envío de la mercancía, lo cual no ayudaría a aliviar la escasez.

También existe el riesgo de que ocurra otro caso como el de Pdval. “Las empresas privadas quedan como meras comercializadoras”, afirmó. Además, advirtió que esto traería más corrupción y posiciona a los grupos de poder detrás de las importaciones.

Quintana añadió que el gobierno no tiene la logística para hacer importaciones masivas. “Por el contrario, el sector privado venía trayendo mercancía de acuerdo con sus capacidades y stock”, dijo.

Contenedores podridos

Bariven fue encargada en 2008 de la importación de 597.000 toneladas de alimentos que serían distribuidos por la red Pdval. La compra fue realizada por recomendación del Centro Nacional de Balance Alimentario, organismo interministerial con asesoría cubana. Era una cantidad tres veces superior a lo que Pdval podía distribuir para ese momento. Resultado: el hallazgo de 123.725 toneladas de alimentos descompuestos –entre ellos pollo, leche en polvo y arroz–, de acuerdo con documentos oficiales.

En 2010 detuvieron al presidente de Pdval para ese entonces, Luis Enrique Pulido, y los directores de operaciones Ronald Flores y Vilyeska Betancourt. En 2012 fueron liberados porque transcurrió más de un año sin que se realizara el juicio.

Medicinas vencidas

A través del convenio Cuba-Venezuela el Estado importó lotes de medicamentos para dotar a la red pública y los centros de diagnóstico integral. En marzo de este año, trabajadores del Servicio de Elaboraciones Farmacéuticas del Ministerio de Salud revelaron a El Nacional la presencia de fármacos vencidos desde 2013 en los galpones del organismo en Las Adjuntas. Eran cerca de 50.000 kilos de medicamentos.

Se trataba de la tercera denuncia hecha sobre el tema. “Los productos que importa el Estado tienen la figura de medicamento de servicio. La ley permite traer lotes determinados por un año sin registro sanitario. Es solo para casos de emergencia”, señaló una fuente del sector. La medida está destinada a atender fallas específicas o epidemias.

Electrodomésticos con retraso

La Corporación Nacional de Comercio Exterior fue designada para administrar las compras del sector de electrodomésticos a través de una subasta del Sistema Complementario de Administración de Divisas, Sicad I, convocada en abril. A las empresas les asignaron 92 millardos de dólares, de acuerdo con Edgar Berríos, presidente de la Asociación Nacional de Fabricantes y Distribuidores de Electrodomésticos. Sin embargo, las asignaciones todavía se encuentran en trámites. Dada la espera, algunos optaron por acudir al Sistema Cambiario Alternativo de Divisas, Sicad II. 

Berríos afirmó que los acuerdos entre el gobierno y las distintas marcas de electrodomésticos tampoco se han concretado. No obstante, una vez que se materialicen los convenios, los productos tardarán entre 90 y 120 días para llegar al país.  

Conglomerado estatal

Cencoex

Corpovex

 *Bariven

 *Suvinca

 *Veximca

 *Agropatria

 *CASA

 * CVG Internacional

(Esquema de importación publicado en la Gaceta Oficial extraordinaria N° 6116)