• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Impacto de permuta en dólar paralelo será temporal

Pdvsa se vio perjudicada en su plan de incrementar producción en 2013 por la tasa de 6,30 bolívares por dólar | Archivo

Analistas indicaron que vender divisas oficiales a una tasa más alta reducirá el déficit fiscal | Archivo

 Expertos señalan que el Sicad 2 podría implicar la devaluación más grande en la historia del país 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Si el mercado de permuta o Sicad 2 se aplica tal y como lo explicó Rafael Ramírez, vicepresidente para el Área Económica,  con una tasa libre fijada por el mercado, sin cupos ni topes, entonces el nuevo régimen implicaría una despenalización del dólar paralelo, dijo el economista Ronald Balza.

En un principio se observará un efecto de descenso en la tasa no oficial; sin embargo, los expertos dudan si esto podrá mantenerse en el tiempo. Balza opina que si la flexibilización del sistema cambiario no viene acompañada con medidas para frenar la liquidez, la presión sobre la tasa de cambio se mantendrá.

La cantidad de bolívares circulantes ha crecido a un ritmo muy rápido en los últimos años, mientras que la oferta legal de divisas ha venido cayendo. Esta es la principal razón por la que el tipo de cambio paralelo se ha disparado, sobre todo a partir del primer trimestre de 2013, expresó Balza.

Si la política fiscal y monetaria actual se mantiene con esta nueva flexibilización puede darse lo que el economista Luis Oliveros llama “una baja artificial” del precio del dólar negro.

El efecto sobre el tipo de cambio también es determinado por la oferta de divisas. Ramírez aseguró que Pdvsa y el BCV tienen divisas y bonos suficientes para alimentar el Sicad 2. Firmas como Econoanalítica calculan que la oferta diaria puede ser de 30 millones de dólares aproximadamente. Oliveros indica que puede llegar a 50 millones de dólares.

“El permuta reduce levemente la escasez de divisas, al encarecerlas y bajar su demanda, pero cuán levemente dependerá de cuántos dólares se vendan a través de este mecanismo”, señaló Ángel García Banchs, director de Econométrica.

García Banchs añadió que vender divisas oficiales a una tasa más alta reduce también el déficit fiscal al aumentar la cantidad de bolívares por dólar.

Con esta medida Oliveros considera que Pdvsa puede volver a ser una empresa viable y se reducirían los niveles de financiamiento del Banco Central de Venezuela a la estatal.

Efecto inflación. Para algunos expertos el impacto de la medida en la inflación no se verá en el corto plazo, debido a que en principio el Sicad 2 será usado para operaciones de cobertura, ahorro y repatriación de dividendos.

“Después de un tiempo sí va a tener un efecto inflacionario”, advirtió.

La devaluación que implicaría este nuevo sistema podría ser la más grande de la historia si supera los 35 bolívares por dólar, dijo García Banchs.

“El impacto sobre la tasa promedio de cambio en la economía y la inflación dependerá si se vende mucho o poco a esa tasa”, señaló. Sin embargo, el experto calcula que la oferta no será muy elevada.

“Máximo 5 millardos de dólares al año”, dijo.

Escepticismo

Tanto García Banchs como Oliveros dudan de que el gobierno efectivamente permita que el precio de la divisa fluctúe libremente en el Sicad 2. “No creo que funcione como el permuta de 2010; no veo que el gobierno deje que fluctúe tanto, eso no es popular y menos en la situación social que estamos viviendo”, señaló Oliveros.

García Banchs explica que de no ser así inmediatamente el dólar se equipararía al dólar paralelo, lo que produciría un gran efecto inflacionario. Considera que si el gobierno intenta controlar la tasa, el mercado negro se mantendrá.

El economista Ronald Balza dijo: "El régimen abre válvulas de escape, pero para que verdaderamente el sector privado participe en este sistema a ofertar dólares, tiene que ser como lo describió Ramírez, que no haya un precio más alto en otro mercado”.

El Dato

El economista Ronald Balza recordó que volver al mecanismo de permuta significa regresar al sistema de 2010, con la excepción de que el dólar negro actual es mucho más elevado. Indicó que si no se toman otras medidas se crearán las mismas distorsiones que llevaron a la eliminación de este sistema hace cuatro años.

“No basta que el mercado sea flexible para que sea estable. Esto puede lograrse solo si las políticas fiscales y monetarias no generan una presión permanente sobre el mercado cambiario”.