• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Hacer negocios en Venezuela es peor que en Haití y Etiopia

Numerosas empresas han optado por sacar a Venezuela de sus balances financieros | Foto Archivo El Nacional

Numerosas empresas han optado por sacar a Venezuela de sus balances financieros | Foto Archivo El Nacional

El país apenas supera a Libia, Sudán del Sur y Eritrea en el ranking del Banco Mundial sobre las facilidades para establecer una empresa 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Las condiciones para hacer negocios en el país siguen empeorando y una muestra de ello son los resultados del informe Doing Business 2016 elaborado por el Banco Mundial. El reporte indica que el año pasado Venezuela se situó entre los peores países para establecer y desarrollar una empresa, incluso quedó por debajo de naciones que están en guerra o que han sido históricamente pobres y experimentado hambrunas severas.

El ranking reporta que Venezuela ocupó el puesto 186 de 189 países. Solo está por encima de Libia (188), Sudán del Sur (187) y Eritrea (189), y unos cuantos puestos por debajo de Haití (182), Afganistán (177), Siria (175), Etiopía (146), Uganda (122) y Ucrania (83). El año pasado estuvo en el escalón 182 o 184, dependiendo de los indicadores que utilice el organismo internacional.

De acuerdo con la información recogida hasta junio de 2015, Venezuela se colocó en el puesto 186 por las dificultades en el pago de impuestos, en abrir una empresa, en el comercio transfronterizo, en el registro de propiedades y en la obtención de electricidad.

Mientras en el país se necesitan hacer 79 transacciones para pagar impuestos y  792 horas en promedio, en Turquía (55) se requieren 11 transacciones y 226 horas. Además, las cargas ascienden a 65% de los ingresos de la empresa y 40,9%, respectivamente.

Abrir una empresa en Colombia (54) también es más sencillo. Se deben seguir 11 pasos y se lleva 11 días, a diferencia de Venezuela donde se realizan 17 procedimientos en 144 días.

En comercio transfronterizo la situación no es distinta. En promedio, importar toma 2.425 horas, 9 documentos y 3.525 dólares; mientras que la exportación demanda 1.349 horas, 9 documentos y cuesta 3.225 dólares. En Chile (48), por el contrario, la importación requiere 99 horas, 7 documentos y 685 dólares, y la exportación 93 horas, 5 documentos y 685 dólares.

Para registrar una propiedad se necesitan 62 días y 9 trámites, muy distante de los 21,5 días y 6 trámites de Canadá (14). Además, a un empresario en Venezuela le lleva 180 días completar los 6 pasos para obtener electricidad, mientras que en Perú (50) son 5 pasos en 80 días.

Menos inversión. Eduardo Porcarelli, director ejecutivo del Consejo Nacional de Promoción de Inversiones, Conapri, recordó que la posición que ocupa Venezuela en el Doing Business, sumado a las dificultades que hay en el entorno político y macroeconómico, dificulta que los inversionistas decidan hacer negocios en el país porque los costos y los riesgos son más altos que en otras latitudes.

Refirió que las condiciones ya le han pasado factura a Venezuela, pues según el Organismo de Naciones Unidas para el Comercio y el Desarrollo, el año pasado en los países de América Latina y el Caribe hubo una inversión extranjera de 151 millardos de dólares, de los cuales Venezuela solo captó 1,3 millardos de dólares; es decir menos de 1%.

“El país no capta suficientes inversiones y al mismo tiempo no tiene los ingresos petroleros de antes, que compensaban esa falta. Pero eso puede cambiar si se hacen las mejoras necesarias. Venezuela tiene potenciales enormes en todos los sectores”, agregó.

A su juicio los dos temas más sensibles para los inversionistas extranjeros son el respeto a los derechos de propiedad y la posibilidad de convertir sus utilidades en divisas.

La dificultad de repatriar los capitales por el control de cambio fue justamente lo que hizo que las aerolíneas Latam y Lufthansa anunciaran que suspenderán temporalmente las operaciones en el país. Gol tomó la misma decisión en febrero y antes lo hicieron Alitalia y Air Canada.

Las aerolíneas no son las únicas que han optado por irse. En marzo pasado General Mills informó la venta de sus marcas Underwood, Rico Jam y Frescarini en el país para “dar prioridad a otras oportunidades de crecimiento en América Latina”. Por un motivo similar el fabricante de cauchos Bridgestone también decidió vender.

Otras transnacionales han optado por sacar a Venezuela de sus balances financieros, para evitar que los resultados del país afecten el precio de sus acciones. Entre ellas, se encuentran la fabricante de artículos de higiene Kimberly Clark; la productora de galletas Oreo, Mondelez; la ensambladora Ford Motor; Colgate-Palmolive; Goodyear; Oracle; Mapfre Seguros y BBVA.

Las empresas prestadoras de servicios petroleros Halliburton Co y Schlumberger Ltd anunciaron que recortaron sus operaciones tras obtener pagos insuficientes de Petróleos de Venezuela.