• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

HSBC: Pago de deuda en 2016 es superior a las reservas

Venezuela debe pagar en servicio de deuda 6,2 millardos de dólares antes de las elecciones parlamentarias | Foto AFP / Archivo

Venezuela debe pagar en servicio de deuda 6,2 millardos de dólares antes de las elecciones parlamentarias | Foto AFP / Archivo

El banco británico considera que Venezuela tiene dos opciones para salir de la crisis: El rebote del precio del petróleo o duras medidas económicas  

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

HSBC señala en su más reciente informe que a pesar de que Venezuela cuenta con un impecable récord como acreedor extranjero, la severa merma en los activos externos y las fuertes deudas que mantiene en divisas son puntos que preocupan a los tenedores de bonos. “Si se excluye la deuda con China, Venezuela debe pagar 16,1 millardos de dólares en 2016, una cifra superior a sus reservas internacionales”, las cuales están en 15,4 millardos de dólares.   

El banco británico alerta a los inversionistas a estar pendientes sobre la “posibilidad” de que el pago del gobierno sea proporcional a su “voluntad” de pago. Indica que Venezuela enfrentará una cancelación por servicio de deuda (intereses) de 6,2 millardos de dólares antes de las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre.

Añade que más allá de la incertidumbre alrededor de este pago, cree que la gestión de Maduro ha calculado los pasos para asegurar que no se produzca un evento crediticio antes de esta fecha. Más importante, por tanto, es la amortización del bono de la República 2016 por 1,5 millardos de dólares, que vence el 26 de febrero de 2016. “Para tal fecha los recursos del gobierno estarán mermados y si la situación política del gobierno es precaria después del evento electoral un default no puede ser descartado”.

Señala que una recuperación de los precios de los bonos venezolanos solo sería posible “si el precio del petróleo rebota o si se lleva a cabo un duro ajuste económico”. Por ahora, indica, la dinámica de la oferta no parece apoyarse en un “inminente rebote de los precios del crudo, lo que coloca una carga mucho más grande en el gobierno para actuar y contener la agitación económica”.

El banco se refiere a la depresión de la economía marcada por la inflación de tres dígitos, la rápida erosión de las reservas internacionales y la “muy frágil” tasa cambiaria.