• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Guías de movilización traban abastecimiento de alimentos

Afirman que el gobierno controla 100% la distribución a los supermercados públicos y privados y 60% de la salida de productos de comercio al consumidor

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Desde el traslado de la materia prima a la fábrica agroindustrial para ser procesada, hasta la colocación del alimento terminado en el supermercado, cada paso, es autorizado por la Superintendencia Nacional de Gestión Agroalimentaria a través de la emisión de una guía del Sistema Integral de Control Agroalimentario.

Al evaluar los resultados de la implementación del mecanismo el asesor económico y del abastecimiento de alimentos Tomás Socías aseguró: “Las guías de movilización son una de las principales dificultades para el abastecimiento de alimentos”.

Indicó que el gobierno controla 100% la distribución de los alimentos a los supermercados públicos y privados, y ahora con las captahuellas controla 60% de la salida de los productos de los comercio al consumidor.

El mecanismo que entró en vigor en el año 2008 con el fin de frenar el contrabando de extracción de los productos de la cesta básica en los estados fronterizos Táchira, Zulia y Apure se extendió al poco tiempo a todo el país. Seis años después el gobierno retomó el mismo argumento del contrabando para establecer el sistema de guías de movilización a todos los bienes prioritarios.

Actualmente la emisión de estas guías se utiliza también para controlar y vigilar inventarios, almacenaje, y despacho de materia prima y alimentos que circulan en el territorio nacional, dijo Socías. “El control estatal es absoluto”, indicó.

Recordó que en abril se agudizó el control con las guías de movilización personalizadas para cada cliente, lo que retrasa aún más la llegada de los alimentos a la mesa de los consumidores.

 

Demoras. “La exigencia de que la totalidad de los despachos se realice mediante guías personalizadas, impone la dedicación de un tiempo mayor para la emisión de cada documento, con la consecuente pérdida de efectividad en el despacho de productos por jornada”, señaló la Cámara Venezolana de la Industria de Alimentos en un comunicado.

Pablo Baraybar, presidente del organismo gremial, afirmó el jueves que el nuevo sistema personalizado significaría que el tiempo de emisión de cada guía pase aproximadamente de 3 minutos a 35 minutos, lo que “complicará, aún más, la logística de la distribución de alimentos en todo el país”.

Ante las acusaciones de que no atienden a los sectores populares, aseguró: “Resulta imposible dejar de distribuir o desviar un despacho sin que lo autorice el gobierno”.

Dijo que la primera industria de alimentos del país emite 1.250 guías diarias. “Hay guías para movilizar los productos desde los almacenes hacia los comercios, por cada camión y por cada supermercado o cliente. Al mes totalizan 56.000 guías. El gobierno sabe cuál producto se entrega y la cantidad, a quién, hasta el nombre del chofer que maneja el camión y la placa del camión”.

Socías señaló que el control de los centros de distribución traería más retraso y dificultades para el abastecimiento. “Ya el gobierno ha demostrado su ineficiencia para producir, aunque controla 30% de la producción de los rubros básicos los anaqueles están vacíos. No será distinto si ellos se encargan directamente de distribuirlos”.

 

 

Automatizar con criterio. Tomás Socías, asesor económico y del abastecimiento de alimentos, indicó que la verdadera solución para agilizar la distribución de alimentos y abastecer el país es la siguiente:

- Automatizar: el Sistema Integral de Control Agroalimentario debe emitir la guía según criterios establecidos para que no se rechacen las solicitudes. Actualmente hay poca claridad en la data.

- Planificar: Sincerar e integrar las cifras de consumo que maneja el gobierno con la de los diferentes sectores productivos para que se puedan dirigir los alimentos hacia la zona en la que realmente faltan.

- Ajuste de precios: hay pueblos a los que no llegan algunos productos porque los costos de los fletes, superan su precio de venta.