• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Guerra: No existen medidas para encarar la grave crisis económica

José Guerra, economista / Archivo

José Guerra, economista / Archivo

“La economía que se está contrayendo en su actividad económica y al mismo tiempo refleja una elevada inflación", explicó

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El economista José Guerra argumentó que la acumulación de la “deuda masiva de casi 14 mil millones de dólares” que sostiene el Estado con importadores venezolanos, y la demora en la solvencia de dicha deuda “ha venido trancando el crédito comercial en Venezuela”.

“De manera tal que para restablecer ese crédito y que fluyan las importaciones al país, es necesario que se solvente esa deuda”, aseveró.

Aunque calificó como “positiva” las medidas de pago anunciadas por el Ejecutivo, indicó que “no existen medidas de fondo para encarar la grave crisis económica que tiene el país”. “La economía que se está contrayendo en su actividad económica y al mismo tiempo refleja una elevada inflación que solo en el mes de abril alcanzó el 5,7%. A nivel anual, esa inflación es del 62%”, señaló.

“La inflación está destruyendo el salario de los venezolanos y la contracción de la economía está haciendo que aumente el desempleo. En adición, según cifras oficiales publicadas por el Instituto Nacional de Estadística, los indices de pobreza aumentaron en un 45% entre 2012 y 2013“, explicó.

“En un año 1.800.000 personas pasaron a ser pobres, y 800 mil personas pasaron a la estadística de pobreza crítica“, aseguró.

En relación al Sicad II, indicó que se trata de un mercado distorsionado que ha creado “una oportunidad inmensa para la corrupción”. Aunado a esto señaló que según las publicaciones hechas por el Banco Central de Venezuela, las reservas internacionales han disminuido sustancialmente.

Apuntó que los analistas han hecho el planteamiento de cinco medidas económicas que estiman ayudarían a aliviar la economía: un plan de reindustrialización, un plan para aumentar la producción de alimentos, un plan para bajar la inflación que implicaría que el Banco Central de Venezuela “pare en seco el financiamiento a Pdvsa y la emisión de dinero sin respaldo”, un plan para rehacer la infraestructura del país que a su vez es un plan de empleo y como quinto punto, un gran programa de educación pública y mejoramiento de la salud pública.