• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Gobiernos de Brasil mantuvieron políticas industriales

José Tavares Araujo / Archivo

José Tavares Araujo / Archivo

Las políticas aplicadas fueron adoptadas por el Estado y se mantuvieron durante años, independientemente de los cambios de gobierno

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Las políticas de industrialización aplicadas en Brasil en casi 20 años han sido exitosas. Eso está claro para todo el mundo. Lo que quizá no es tan evidente es cuál fue el camino para lograr la meta. Y esa fue la misión de José Tavares de Araujo, quien explicó como se concretó este propósito, durante su  participación en el Congreso Conindustria 2014.

Tavares, quien actualmente es director del Centro de Estudios de Integración y Desarrollo Económico (Cindes), de Brasil, y jugó un rol destacado en el proceso de transformar la industria de su país, vino a Caracas para disertar sobre cómo se diseñó y ejecutó la estrategia.

Lo importante a destacar, en un principio, es que las políticas aplicadas fueron adoptadas por el Estado y se mantuvieron durante años, independientemente de los cambios de gobierno. Por supuesto, que los diferentes gobernantes de turno hicieron algunas modificaciones pero sin afectar el objetivo principal. Resaltó que la preocupación mayor de los últimos cuatro gobiernos fue proveer estabilidad a la economía y mantener condiciones atractivas para que las inversiones locales se multiplicaran. Los esquemas macroeconómicos se combinaron con temas cambiarios y política comercial.

Sin embargo, existen diferencias en los enfoques que adoptaron los diferentes en las políticas específicas. En algunos casos, se dio prioridad a grandes empresas en sectores claves, las cuales gozaron de importantes incentivos. En otros períodos, se dio énfasis al desarrollo de sectores que diferenciaran a la economía brasilera como pudo ser el caso de la industria aeronáutica, de las cadenas industriales desarrolladas a partir de materiales no tradicionales; o la agroindustria, incentivada además por razones de localización y sus encadenamientos con la actividad agrícola.

Lo cierto, apuntó Tavares, es que en Brasil se logró en alguna medida incrementar la producción manufacturera y diversificarla, de manera que se consolidó una base de exportación, más allá de las materias primas, en sectores de cierta sofisticación.

No obstante, a pesar de todas las protecciones, incentivos y esfuerzos de largo plazo que se han aplicado, en Brasil están preocupados porque el ritmo de expansión industrial se ha desacelerado. Y por esa razón, en estos momentos  se está discutiendo sobre cuáles son las políticas públicas que deben aplicarse.

Tavares de Araujo se refirió a un trabajo desarrollado sobre la base de la experiencia con la Zona Franca de Manaos. Planteó que es importante reflexionar si debe plantearse ese esquema de incentivos que le cuesta al Estado unos 15.000 millones de dólares anuales.