• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Gobierno no pudo estabilizar  el mercado cambiario en 2013

 Para la Mesa de la Unidad, el gobierno no entiende que la caída de la actividad económica es una de las causas de la crisis | Foto: Raúl Romero

Divisas | Foto: Raúl Romero

La reducción en las reservas internacionales llevó al Ejecutivo a restringir los dólares al sector privado 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El gobierno decidió restringir la entrega de dólares en 2013 luego de que en 2012 las importaciones sumaron 56,3 millardos de dólares, pero los mecanismos anunciados para adecuar el sistema cambiario no pudieron estabilizar el mercado y, por el contrario, la brecha entre el dólar oficial y el paralelo superó 850%.

La primera semana de febrero el Ejecutivo devaluó 46,5% la moneda al llevarla de 4,30 por dólar a 6,30. Creó el Órgano Superior para la Optimización del sistema Cambiario, eliminó el Sistema de Transacciones con Títulos en Moneda Extranjera e informó sobre el nuevo Sistema Complementario de Administración de Divisas, que vio solo una subasta a finales de marzo por la complejidad surgida para el pago de los proveedores en el exterior.

El ministro de Finanzas, Nelson Merentes, tomó la batuta en el gabinete económico y mantuvo reuniones con los diferentes importadores para establecer las necesidades de cada sector de la economía. Se comienza a hablar de un presupuesto anual de divisas y de un sistema alternativo mediante un mercado de permuta.

La entrega de dólares, a través de la Comisión de Administración de Divisas, estuvo paralizada prácticamente en el primer semestre del año, lo que condujo a que los precios de la economía se movieran en función del dólar paralelo, que se alejaba cada vez más del tipo de cambio oficial.

Estas distorsiones dieron al traste con la meta del gobierno de mantener la inflación en 2013 entre 14% y 16%, y de acuerdo con el Banco Central de Venezuela, el año cerró con una variación de 56,2%.

Los altos precios llevaron a que se diluyera parte del aumento del salario mínimo de 40% –en tres partes– para llegar a 2.973 bolívares, pero el poder de compra para quienes perciben este ingresos cayó 9,03%, mientras que los trabajadores que ganan un salario promedio vieron erosionado su capacidad adquisitiva en 13,2%, según data de Ecoanalítica.


Se vació la botija

La tardanza en poner orden en el mercado cambiario estuvo signada por las diferencias en el gabinete económico sobre la necesidad de restringir dólares al sector privado. El gasto público aumentó en 2012 por las elecciones presidenciales, lo que condujo a una merma de las reservas internacionales operativas con las que se pagan las importaciones.

Pero, además, el financiamiento del BCV a Pdvsa, cuyo total suma 45 millardos de dólares, hizo que los ahorros se redujeran 800 millones de dólares por mes en 2013, según cálculos del economista José Guerra.

Ecoanalítica informó que 27,4% de las compras externas fueron ficticias y la mayor parte correspondía al sector público. Se eliminó el Sitme, que desde septiembre de 2012 había disminuido la entrega de dólares por la escasez de bonos de Pdvsa y de la República y por los costos que significaba para la nación.

En mayo, la entonces presidente del instituto emisor, Edmée Betancourt, reconoció que entre 15 millardos y 20 millardos de dólares se desviaban hacia el mercado negro.

En julio se retomó el Sicad, pero los montos resultaron insuficientes para cubrir la demanda del sector privado. Solo 3 subastas se efectuaron entre julio y agosto para luego regresar con una oferta semanal de 100 millones de dólares semanales a partir de octubre, cuando Rafael Ramírez fue designado vicepresidente del área económica en sustitución de Nelson Merentes.


Último trimestre

En los últimos meses del año se comenzó a hablar de un dólar para los turistas, para hacer más atractivo el cambio, y a finales de diciembre se conoció que sería a 11,30 bolívares por dólar, lo cual solo se puede hacer desde taquillas de la banca pública. Queda pendiente una segunda fase para que el canje se realice en hoteles cinco estrellas y banca privada.

La reforma iniciada en la política cambiaria incluyó a Pdvsa y sus empresas filiales para que puedan vender divisas a la tasa del Sicad al BCV, y así obtener más ingresos por cada dólar obtenido de la venta de petróleo.

Irregularidades

En febrero de 2013, luego de que el gobierno descubrió irregularidades en el Sitme, el ministro de Planificación, Jorge Giordani, declaró: "Cuando creas un sistema de administración de divisas, el otro polo, la gente que quiere burlarlo, nace automáticamente. Puedes perseguirlos, pero siempre le buscan la vuelta: la sobrefacturación, los containers llenos de piedra, trucos para lograr su meta: comprar barato y vender caro".

A principios de marzo, el presidente del Banco Central de Venezuela, Nelson Merentes, y el propio Giordani enviaron un punto de cuenta al presidente encargado, Nicolás Maduro, en el que alertaron sobre el “crecimiento inusual” de las importaciones de bienes a través del Sucre, Sistema Unitario de Compensación Regional de Pagos. El punto de cuenta señalaba que la solicitud de aumento de las asignaciones de dólares para cubrir el primer semestre fue rechazada por Ecuador hasta que se tomen las medidas para frenar las importaciones inusuales.