• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Gobierno anuló orden de desviar alimentos hacia la red pública

El gobierno habría reducido 93,6% el número de establecimientos donde adquirir los bienes controlados, lo que provocaría más colas | Foto Alexandra Blanco / Archivo

El gobierno habría reducido 93,6% el número de establecimientos donde adquirir los bienes controlados, lo que provocaría más colas | Foto Alexandra Blanco / Archivo

Cifras de Datanálisis muestran que 78% de la población compra en los establecimientos privados y 14,2% en los del Estado 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La Superintendencia Nacional de Gestión Agroalimentaria dejó ayer sin efecto la orden de redireccionar entre 30% y 100% de la producción privada de alimentos prioritarios a los establecimientos de la red pública: Pdval, Mercal y abastos Bicentenario.

En el aviso publicado en el portal web, la Sunagro no ofrece explicaciones sobre la anulación de la medida. La agroindustria espera que se trate de una suspensión definitiva, ya que es la segunda vez que el gobierno revoca la medida esta semana después de que la Cámara Venezolana de la Industria de Alimentos denunció la disposición, indicó una fuente vinculada al sector.

Luis Vicente León, presidente de Datanálisis, afirmó que la medida era irracional operativamente hablando y constituía un error en términos económicos si no era acompañada de un plan integral: “Se buscaba resolver el problema del desabastecimiento por la vía equivocada”.

El gobierno, dijo, pretendía corregir una distorsión en la economía con más control y garantizar la presencia de los productos prioritarios en los anaqueles de los establecimientos públicos y a bajos precios.

El directivo indicó que el Ejecutivo corría el riesgo de que se incrementaran las colas de manera exponencial al pasar de 113.859 puntos de venta privados, donde se pueden adquirir los productos regulados, a 7.245 de la red pública, lo que equivale a una reducción de establecimientos de 93,6%. Advirtió que tendría un impacto negativo en la población, que asociaría las largas colas a una severa crisis económica frente a las próximas elecciones parlamentarias.

Una medición efectuada en abril por Datanálisis dice que 78% de los encuestados respondió que acude a las redes privadas para hacer mercado y 14,2% a la red pública. De estos, 9,4% compra en el Bicentenario, Mercal 3,0% y en  Pdval 1,8%.

Con relación al impacto en el consumidor, tomando como ejemplo el municipio Libertador de Caracas, el estudio encontró que existen 1.333 puntos de ventas privados, lo que equivale a un punto de venta por cada 1.458 habitantes. En la red del Estado hay 5 puntos de venta de Pdval y Bicentenario, lo que representa un punto de venta por cada 388.780 habitantes.

En el estudio se advierte que las consecuencias en el interior del país serían peor. En Carora, Lara, hay 943 puntos de venta privados: uno por cada 196 habitantes. Sin embargo, están operativos 2 puntos de venta de Pdval y Bicentenario, es decir, uno por cada 92.638 habitantes.

Más ventas. El director de Datanálisis aseguró que la orden del gobierno habría estimulado el “bachaqueo” porque los bachaqueros dispondrían de mayor cantidad de productos a precios regulados en los anaqueles públicos sin tener que ir a varios comercios. “La población que no dispone de tiempo libre para permanecer horas en una cola, acudiría a los bachaqueros para adquirir los productos”.

La presidente de Consecomercio, Cipriana Ramos, expresó: “Es positivo que hayan decidido revertir la medida, pero lo más importante que tenemos que esperar es que le liquiden los dólares a las agroindustrias“.

Coincidió con León en que el desvío de parte de la producción nacional a la red pública solo empeoraría las colas en los supermercados. Explicó que la medida se habría sumado a los controles en el proceso de distribución de bienes.

Fedecámaras pide unificar tasa de cambio
El presidente de Fedecámaras, Francisco Martínez, reconoció que el gobierno actuó con la celeridad que ameritaba el caso al anular la orden de desvió de la producción privada a la red estatal.

Indicó que la próxima medida para potenciar la producción  debería ser bajar el conflicto entre el sector publico y privado y generar una verdadera plataforma de diálogo con especialistas comprometidos con el país, en la que se trate a nivel técnico la solución al desabastecimiento.

Agregó que en ese diálogo el primer punto en agenda tendría que ser eliminar los cuellos de botellas a la producción. Es el caso del sistema cambiario. Señaló que se debe avanzar hacia la unificación de la tasa de cambio, donde la oferta y la demanda sean las que determinen el precio de la divisa.

Otro tema fundamental por discutir es el control de precios. “La Ley de Precios Justos debe ser anulada porque desestimula la producción y genera desabastecimiento debido a la desaparición de productos cuya manufactura genera ocasiona pérdidas al fabricante por los elevados costos”.