• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Gobierno no garantiza recursos para los nuevos contratos colectivos

Las convenciones de Venalum, Alcasa, Carbonorca y Bauxilum tienen entre tres y cuatro años vencidos, denuncian sindicalistas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La designación de las comisiones negociadoras de la contratación colectiva de cinco empresas básicas se dio aceleradamente, luego de que el 20 de agosto un grupo de dirigentes sidoristas reclamó al presidente Hugo Chávez, en cadena de radio y televisión, la discusión de los contratos.

Las convenciones de Venalum, Alcasa, Carbonorca y Bauxilum, que tienen entre tres y cuatro años vencidos, han comenzado a discutirse sin un norte claro, aseguran dirigentes sindicales. Agregan que desconocen si se cuenta con el presupuesto para aprobar los nuevos contratos colectivos.

En el caso de CVG Carbonorca, el ministro de Planificación y Finanzas, Jorge Giordani, envió una comunicación a su homóloga del Ministerio del Trabajo y Seguridad Social, María Cristina Iglesias, para informarle que “no posee información actualizada para realizar los cálculos que precisen si existen o no los recursos necesarios para honrar la demanda del Sindicato Único de los Trabajadores de Carbonorca”.

Según el secretario general de Sutracarbonorca, Emilio Campos, esa misma comunicación fue enviada al resto de las empresas y reposa en los expedientes de la Inspectoría del Trabajo.

Además del costo que representa un nuevo acuerdo colectivo, la dirigencia sindical exige que se cancelen los pasivos laborales por las cláusulas incumplidas durante el último período. Sólo en el sector aluminio, superan 3 millardos de bolívares. Algunos presidentes de las fábricas han sugerido que la deuda será cancelada por el Ejecutivo, bien con Petrorinocos o con fondos de Pdvsa Social.

Los dirigentes sindicales saben que si no hay recursos para cancelar la nómina ni para cumplir con los contratos vigentes, será difícil que el Estado asuma una nueva deuda. “No vamos a discutir sino las cláusulas económicas que significan aumento de salario y pago de las deudas. Es decir, ¿cómo discuto yo la cláusula de las evaluaciones cuando la empresa me debe nueve?”, dijo el secretario general del Sindicato de Trabajadores de Alcasa, Henry Arias.

Empresas como Ferrominera Orinoco y Corpoelec firmaron en su momento contratos cuyas cláusulas aún no han sido canceladas y se convirtieron en un pasivo laboral.