• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Gobierno no ha frenado escasez pese a control de la agroindustria

Hasta ocho locales recorren los consuidores para conseguir el producto | Foto: Alexandra Blanco / El Nacional

Hasta ocho locales recorren los consuidores para conseguir el producto | Foto: Alexandra Blanco / El Nacional

Expertos afirman que la presencia de productos elaborados por empresas públicas no es significativa

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La posición de dominio del Estado en la importación, procesamiento, distribución y comercialización de alimentos se incrementó en los últimos cinco años por las intervenciones y expropiaciones de empresas. Sin embargo, el índice de escasez se mantiene en un promedio de 20% y con algunos rubros llega a más de 40%, lo que lo coloca en un punto crítico.

Con las expropiaciones el Gobierno participa en 24 categorías de alimentos:  arroz, avena, adobo, atún, sardinas, azúcar, maní, harina de maíz, carne de res, frutas, café, salsa de tomate, cacao, leguminosas, pastas, harina de trigo, leche, yogur, jugos, aceites, mayonesa, margarina, helados y té. Además, suma más de 160 instalaciones productivas, 3 millones de hectáreas en fincas ganaderas, 23.095 establecimientos entre puntos de venta de Mercal, Pdval y abastos Bicentenario, carnicerías, plantas procesadoras, expendios de carne, depósitos, areperas, silos, empaquetadoras, entre otros de la Misión Alimentación.

Su presencia en el sector agroindustrial representa en el caso de los centrales azucareros 63% del total de los ingenios procesadores de caña; más de 42% de la producción de harina precocida de maíz, 80% de la producción y procesamiento de café molido, 45% del arroz, 25% del lácteo y 35% de la molienda de trigo.

Pese a esta expansión, el mercado de consumo masivo es abastecido en gran parte por el sector privado y sus marcas. “No hay presencia de productos del Gobierno de manera masiva en los supermercados”, afirmó Jean Marc Francois, de Retail Audit.

El Gobierno, sin embargo, espera ampliar su participación. Con las actuaciones del Órgano Superior para la Defensa y el Control de la Economía,  ordenó incrementar la presencia de Mercal y Pdval como comercializadores de productos básicos. El viceministro de Alimentación, Carlos Franklin Celis, aseguró que el Estado abarca 61% de las ventas y cobertura de alimentos con precios regulados, y la meta es subir a 30% entre 2013 y 2014 para llegar a más de 90% de participación en el mercado de rubros con precios controlados.

“Ya estamos en la red de supermercados privados con los pollos importados y la carne de res, además de pastas y aceites, eso es un gancho para los privados porque atrae a clientes debido a la calidad de los productos”, afirmó Franklin Celis en el noveno aniversario del Ministerio de Alimentación.

El viceministro señaló que se benefician más de 17 millones de personas con la venta de más de 19 millones de toneladas de alimentos.

Poco eficiente. Hay quienes critican el poder del Estado como oferente de alimentos. Con el nuevo órgano superior se demostró que los controles impuestos con las guías de movilización no son efectivos y se está revisando toda la logística por las fallas que se observan en el mercado. “El Estado es el que controla cuántas toneladas de productos se deben despachar a cada región, no es el sector privado el que controla el abastecimiento ni el suministro”, dijo un representante de Cavidea.

“Estamos frente a un Estado agroindustrial poderoso, pero poco efectivo para revertir la escasez. Es profundamente ineficiente y el mejor ejemplo es el sector lácteo”, añadió Rodrigo Agudo, experto en agronegocios. Indicó que la mayoría de las empresas que están bajo la administración del Estado tienen una productividad de entre 30% y 40% de su capacidad, por problemas de mala gerencia y porque la producción se orienta a programas de distribución social, donde el Estado pasa a ser altamente moroso y hace inviable económicamente la operatividad de las empresas. Igualmente por los casos de corrupción en plantas procesadoras, haciendas y empresas socialistas.

Recordó el caso del sector azúcar en el que hay 16 centrales y 10 están en manos estatales. “De los 10 del Estado, el Santa Clara en Yaracuy permanece paralizado y 9 producen 20% del azúcar refinada que se consume, mientras que el 80% restante lo producen los 6 centrales privados”, enumeró.

Refirió que cuando Lácteos Los Andes estaba en manos privadas tenia 33% del mercado de pasteurizados con 600.000 litros diarios de procesamiento, comercializaba 1,5 millones de cestas de productos al mes y contaba con 2.100 trabajadores. Hoy no procesa más de 100.000 litros diarios, genera  300.000 cestas, pero tiene 7.000 trabajadores.

“Otro ejemplo es que el Estado nacionalizó Demaseca, Nutricos, Proarepa, y aun con la participación en Monaca en la harina de maíz precocida no logra  abastecer el mercado y solucionar la escasez”, dijo Agudo, y agregó que sólo una empresa privada ha tenido que cubrir 50% de la demanda del rubro y hay ausencia de las marcas del Gobierno.

Importaciones centralizadas

En materia prima agrícola se calcula que el Gobierno controla la importación de 70% del arroz, 50% del maíz blanco, 40% del azúcar y 80% del café. A lo que se suma la compra de alimentos terminados como aceites, leche en polvo, pollo, pernil, con la que llega a 70% en importaciones.

La Corporación de Abastecimiento y Servicios  Agrícolas, estatal, compra en el exterior y revende a empresas locales granos y otros rubros agrícolas.

La Memoria y Cuenta del Ministerio de Alimentación de 2012 muestra que se importaron más de 2,83 millones de toneladas de alimentos, materias primas e insumos agrícolas que costaron 12,55 millardos de bolívares.

CASA adquirió en otros países 613.000 toneladas de arroz paddy (1,06 millardos de bolívares), 573.000 toneladas de maíz blanco (1,19 millardos de bolívares), 344.000 toneladas de pollo (2,12 millardos de bolívares), 294.060 toneladas de azúcar cruda (882,47 millones de bolívares), 180.000 toneladas de maíz amarillo para alimentos balanceados para animales (300 millones de bolívares) y 153.680 toneladas de carne de res que costaron 1,8 millardos de bolívares. También se facturaron 138.474 toneladas de leche en polvo por 2,07 millardos de bolívares, entre otros rubros como café, caraotas, pastas, aceites, atún, pernil, margarina y hasta palmito.

El Estado posee 14 plantas de arroz, 10 torrefactoras de café entre grandes y pequeñas, 2 empresas de lácteos, 5 procesadoras de aceite, 6 molinos de trigo (Monaca en proceso de expropiación), 18 plantas procesadoras y empacadoras de harina precocida de maíz, y una empresa procesadora de productos del mar con Fextum. También maneja flota atunera, y de pesca de jurel, carnicerías y panaderías, entre otras empresas.