• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Gobierno no fiscalizó comercios anunciados

Ni los establecimientos de Sabana Grande ni los de centros comerciales fueron visitados por los inspectores de la Sundde

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Las fiscalizaciones a los comercios que forman parte del Plan Navidades Felices 2014 no comenzaron ayer en los negocios de Caracas que había anunciado el superintendente nacional de Precios Justos, Andrés Eloy Méndez.

A pesar de que el funcionario indicó que sería en el bulevar de Sabana Grande donde iniciarían las inspecciones que buscan “proteger los aguinaldos de los trabajadores para que no sean víctimas de la especulación de los comerciantes en Navidad”, los negocios de la zona no han sido visitados por fiscales, ni por los inspectores populares que se han juramentado para tal fin.

En los centros comerciales de Caracas tampoco hubo inspecciones ayer. “Aquí no nos han visitado, pero estamos esperando que lo hagan. Tenemos todo preparado por si llegan”, señaló el encargado de una boutique en el centro comercial Sambil.

En el General Import de La Hoyada también esperaban a los funcionarios de la Sundde. Una larga cola de personas reclamaba la presencia de algún fiscal que obligara a los dueños de la tienda a subir la santamaría luego del anuncio de que rebajaron los precios de algunos juguetes.

Pero a pesar de la insistencia de las personas que estaban reunidas a las afueras del negocio desde el viernes en la noche, no fue sino hasta después del mediodía que una fiscal llegó para decirles que la mercancía con precios ajustados se empezaría a vender el lunes. 

Yasmeibis Ramos fue una de las primeras consumidoras que llegó al local luego de ver por televisión que bajaron los precios. Desde las 10:00 de la noche estaba ahí y se encargó de hacer una lista con las personas que iban llegando. Hasta las 10:00 de la mañana había anotado a más de 150 personas. “No seguí con la lista porque me dijeron que dejara de hacerla. Pero de aquí no nos vamos a mover porque perderíamos el puesto”.

En la zona el único negocio cerrado era General Import. Luis Salas, encargado de un local vecino, detalló que en la visita de los fiscales a su negocio les solicitaron las facturas de compra de los productos que están vendiendo y les exigieron que cada uno tuviera el precio marcado de acuerdo con la nueva ordenanza.