• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Gobierno estudia extender Misión Vivienda a todos los sectores

El Gobierno calcula construir 400.000 unidades el año que viene | Foto: Ernesto Morgado

Los constructores deben pagar los insumos básicos al triple del precio regulado | Foto: Ernesto Morgado

El fondo de ahorro está en capacidad de aumentar el tope crediticio, pero opinan que hacerlo sería incentivar la especulación

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El gobierno estudia algunos mecanismos para contrarrestar los altos precios del mercado secundario de viviendas, y uno de ellos es generar mayor oferta a través de la Gran Misión Vivienda, informó una fuente oficial que prefirió no revelar su identidad.

“Primero tenemos que terminar de resolver el problema de los damnificados y luego ofrecer viviendas en el mercado en general, no sólo mediante el 0800-mihogar”, señaló. Cifras del Órgano Superior de Vivienda, recopiladas por AVN, indican que 4.200 familias continúan albergadas en refugios a la espera de una vivienda subsidiada.

La fuente aseguró que el Fondo de Ahorro Obligatorio de Vivienda tiene la capacidad para aumentar el tope de los créditos, cuyo monto máximo se fijó en 350.000 bolívares este año, pero que  han decidido no subirlo porque se le estaría haciendo “el juego a la especulación”. “La medida podría incentivar el incremento de los precios de venta de los inmuebles en el mercado secundario”, añadió.

Indicó que el gobierno es consciente de los precios actuales de las viviendas. “La propia banca otorga préstamos de acuerdo con la capacidad de pago de cada solicitante. Una persona que gane 12.000 bolívares puede acceder a un crédito máximo de 500.000 bolívares y con eso no se compra nada en Caracas con los precios actuales”, expresó. Insistió en que la manera de vencer los precios es aumentando la oferta.

Costos en alza. El ministro Ricardo Molina informó recientemente que el gobierno ajusta los costos de construcción para fomentar la participación del sector privado en proyectos residenciales. Los promotores aseguran que resulta imposible producir a un precio máximo de 500.000 bolívares por unidad, por lo que renuncian a la baja tasa de interés de la cartera hipotecaria.

“Los constructores piden préstamos a la tasa comercial. Esto, unido a que deben pagar los materiales básicos, como cabillas y cemento, al triple del precio regulado, aumenta los costos de las viviendas. El Ejecutivo debe flexibilizar sus políticas”, dijo una fuente del sector.

El presidente de la Cámara Venezolana de la Construcción, Gilbert Dao, informó el mes pasado que no se han presentado proyectos privados nuevos para el próximo año y que persiste la escasez de insumos, lo que impide incrementar la oferta de viviendas.