• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Gobierno se excede con uso de personal de confianza

Venezuela exporta 133.000 barriles diarios de crudo y derivados a los países de la Unión Suramericana de Naciones (Unasur) / EFE

Pdvsa / EFE

Pdvsa y CANTV tienen 35.000 y 5.000 contratados, señalan los dirigentes José Bodas e Igor Lira

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El Gobierno irrespeta la Ley Orgánica del Trabajo mediante la presencia excesiva de empleados de confianza en las nóminas de organismos y empresas del sector público en condiciones laborales precarias, aseguraron  sindicalistas. “El Estado se vale de esa figura para evadir la LOT”, sostuvo   José Bodas, directivo de la Federación Unitaria de Trabajadores Petroleros de Venezuela.

Indicó que 35.000 trabajadores de la nómina administrativa de Pdvsa son personal de confianza: casi la mitad del personal total que trabaja en la corporación estatal petrolera.

Agregó que estos empleados reciben un trato discriminatorio respecto a los amparados por la contratación colectiva porque, entre otros beneficios socioeconómicos, no les pagan las horas extras, ni la compensación por traslado de su centro de trabajo a otros lugares, además de no recibir la ayuda por educación para sus hijos.

El dirigente de la Futpv indicó que Pdvsa niega a esos trabajadores el derecho a la estabilidad laboral porque sus cargos son de libre remoción, es decir, pueden rescindirle el contrato sin explicaciones y botarlos. Asimismo, les prohíbe organizarse como sindicato o gremio y participar en una protesta o huelga por sus derechos consagrados en la Constitución y la LOT.

Igor Lira, directivo de la Federación Nacional de Trabajadores de Telecomunicaciones, refirió que de 18.000 personas que laboran en la Cantv, 5.000 son catalogados en la nómina como empleados de confianza. “La empresa los excluye de muchos beneficios de la convención colectiva, pese a que realizan funciones idénticas a los cargos del personal del contrato colectivo.

“Cuando el Gobierno nacionalizó la empresa, les prometieron regularizar su situación, pero a la fecha la directiva de CANTV no ha hecho nada”, sostuvo el presidente de Fetratel.

Betty Suárez, del sindicato del Ministerio de Finanzas-Seniat, insistió en que los trabajadores de confianza no son directores ni supervisores sino profesionales y técnicos, muchos de ellos recién graduados, que realizan las mismas tareas de la nómina contractual pero sus cargos son considerados por el patrono Estado de libre remoción como ocurrió en el Seniat, donde 182 funcionarios fueron despedidos.

Los sindicalistas anotaron que la LOT, vigente desde el 7 de mayo de 2012, no menciona el término de empleado de confianza sino los cargos de dirección y de supervisión, a los cuales la legislación considera corresponsables de aquellas decisiones de la empresa que perjudiquen al trabajador.

“Es imposible que el alto número de trabajadores registrado en las nóminas del sector público con la designación de personal de confianza sean jefes o supervisores”, aseveró Bodas. Betty Suárez aseguró que por informaciones de colegas sindicalistas de otros organismos “sabemos que está muy extendida en el sector público la práctica de contratar personal bajo la denominación de confianza y de libre remoción”.

Recomiendan régimen especial

El abogado laboral Pedro Ramos, profesor de pre y post grados en derecho del trabajo de la Universidad Católica Andrés Bello, afirmó que el personal de confianza no puede recibir un trato discriminatorio respecto a la convención colectiva u otras formas de contratación por parte de los empleadores.

El catedrático indicó que la Ley Orgánica del Trabajo actual omite en el texto el término personal de confianza, sin embargo, no indica que prohíbe la contratación de ese personal. A su juicio, el problema está en que sus condiciones laborales no pueden ser más desventajosas respecto a otros trabajadores amprados por la contratación colectiva.

Ramos considera que la igualación de beneficios socio económicos para los empleados de confianza puede hacerse mediante su inclusión en el contrato colectivo o la elaboración de un régimen especial que iguale sus condiciones laborales.

Sobre la libre remoción, refirió que los trabajadores de confianza que tengan responsabilidades y funciones iguales a los de la contratación colectiva, esto es no ocupan cargos ejecutivos, están amparados por la inamovilidad laboral que el Ejecutivo decretó en diciembre pasado, lo que significa que no pueden despedidos.