• Caracas (Venezuela)

Al instante

Gobierno afirma que desprendimiento de conductor de transmisión ocasionó apagón

El ministro de Energía Eléctrica, Jesse Chacón ofrece declaraciones | Captura VTV

El ministro Jesse Chacón volvió a San Gerónimo a inspeccionar la línea de transmisión donde se produjo la falla | Captura VTV

El ministro Jesse Chacón  afirmó que es imposible custodiar las 24 horas del día la línea eléctrica

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El ministro de Energía Eléctrica, Jesse Chacón, se fue ayer en la mañana a San Gerónimo –en el estado Guárico- a inspeccionar la subestación y la línea de transmisión donde se produjo la falla que ocasionó el corte del servicio en el centro y occidente del país el pasado lunes en la noche. En ese mismo lugar se produjo una falla similar en septiembre de este año y, en esa oportunidad, se dijo que una malla se cayó.

En esta ocasión la causa –de  acuerdo con el funcionario- es el desprendimiento de un conductor, que es el dispositivo encargado de transportar la electricidad, en este caso, por la línea de transmisión 765 del sistema eléctrico nacional.

“Hubo una acción directa sobre ese conductor sabiendo la importancia de esas líneas y  sus  dependencias para soportar la carga del Guri”, dijo el ministro Chacón. “Es la primera vez, en más de 30 años, que se evidencia el desprendimiento de un conductor en la línea 765. La Fiscalía se llevó muestras del conductor para determinar por qué se produjo el corto," acotó.

El ministro en sus primeras declaraciones coincidió con la de los funcionarios que avalan la tesis del presidente Nicolás Maduro de atribuir la falla a una acción de sabotaje. “Fue dirigido y puntual. Los que conocen el sistema saben que entre las líneas 6 y 7 no se generan fallas en el oriente del país sino en el occidente y centro”, dijo ayer antes de irse a la subestación.

Horas más tarde, ya en lugar de la falla, optó por no ser tajante en cuanto a una acción deliberada ni hablar de la derecha, la oposición o la trilogía del mal. Prefirió delegar en la Fiscalía General de la República cualquier acusación. Por lo tanto, corresponderá al Ministerio Pública analizar qué pasó con el conductor y sí ciertamente el hecho fue inducido como sostiene el primer mandatario o más bien ocurrió por un exceso de carga de transmisión, falla de mantenimiento e inversión o un poco de todos los anteriores factores.

Chacó, sin embargo, rechazó que se estuvieran violando los límites de transmisión, como prácticamente es el consenso de ingenieros que laboraron para alguna de las empresas eléctricas del país. También negó que la interrupción se deba a un déficit en generación . Aseguró que el sistema genera 21.000 megavatios y para el momento del corte la demanda estaba en 17.000 megavatios. “Había una disponibilidad de 3.000 megavatios”, aseguró.

Misión imposible. El tema la vigilancia de efectivos militares –como ordenó Maduro en septiembre y nuevamente ahora- también fue comentado por Chacón, quien reconoció que prácticamente se trata de una tarea casi imposible de ejecutar.

“La realidad es que resulta difícil que veamos gente en esta zona, porque no puede haber nadie alrededor de los 2.500 kilómetros de las líneas de alta tensión, que van desde el Guri, en estado Bolívar, hasta Yaracuy", indicó. "Cualquiera puede actuar sobre la línea, teniendo conocimientos del sistema eléctrico".

Aclaró que tantos kilómetros de línea eléctrica en el país es imposible custodiarla las 24 horas del día "torre por torre". "Imagínense habría que traer a todo el Ejército de Estados Unidos para colocar un soldado bajo cada torre".

El blindaje de Caracas

En la alta gerencia de Corpoelec se asegura que el apagón ocurrido el lunes evidenció que funcionó el llamado blindaje eléctrico de Caracas porque el servicio pudo reestablecerse en un lapso que en promedio estuvo entre 30 y 50 minutos, según fuentes de la empresa.

“Se hizo el cambio apenas ocurrió la falla y comenzaron a operar las plantas que se han instalaron alrededor de Caracas entre 2010 y 2012”, aseguró la fuente.

La mayor parte de estas instalaciones (Picure, Guarenas I y II y La Raisa Iy II) formaron parte de la adjudicación que hizo Corpoelec a la compañía Derwick Associates.

En Corpoelec se señala que estas plantas afrontan el problema de que no se ha resuelto el suministro de gas natural por parte de Pdvsa y su operatividad no es continua debido a que requieren de combustibles líquidos principalmente diesel, situación que también ocurre con las barcazas Rufina y Margarita, la Plana El Sitio.