• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Gobierno descuida inversión en líneas de transmisión para atender generación

Jesse Chacón, ministro de energía eléctrica/ AFP

Jesse Chacón, ministro de energía eléctrica/ AFP

“No se planifica en mantenimiento preventivo”, afirmó el Comité Eléctrico del Colegio de Ingenieros

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La tesis del sabotaje como causa del apagón ocurrido el martes por una falla en la línea 765 en San Jerónimo-La arenosa no encuentra resonancia entre expertos del sector, y más bien critican al Ministerio de Energía Eléctrica por focalizar las inversiones en el área de generación y no darle prioridad a la transmisión.
“Dicen que están incrementado la generación de electricidad, pero esa energía no se puede transportar ni se puede distribuir por la falta de inversión y porque no se planifica en el mantenimiento preventivo”, afirmó Winston Cabas, director ejecutivo del Comité Eléctrico del Colegio de Ingenieros de Venezuela. “A las empresas que han contratado no les pagan, al ministerio no le llegan a tiempo los recursos y lo que ocurrió el martes es una muestra de que fue un fracaso el Plan de 100 Días del ministro Jesse Chacón”, agregó.
Cabas critica la negativa del funcionario y de los técnicos de esa cartera o de la Corporación Eléctrica Nacional a reunirse con el grupo de expertos del CIV, con el fin de ofrecerle opciones para afrontar la emergencia decretada en el sector.
Las datos del ministerio en la Memoria y Cuenta 2012 señalan que el año pasado se asignaron recursos equivalentes a 1,3 millardos de dólares para atender trabajos de mejoras y expansión en el área de transmisión, pero 64% del monto no se ejecutó, lo que implica que hubo proyectos por 871 millones de dólares que estaban en el presupuesto de inversión y no se utilizaron.
Las inversiones entre 2010 y 2012 han estado entre 6 millardos y 7 millardos de dólares al año, de los cuales entre 75% y 85% se ha destinado exclusivamente a generación, incluidos equipos hidroeléctricos, plantas térmicas y unidades de la llamada generación distribuida.
El área de transmisión no estuvo como prioridad en los proyectos de Chacón cuando asumió el cargo en abril, salvo porque emprendió las tareas de pica y poda de monte para evitar incendios forestales y los planes de expansión para este sector –junto con distribución- forman parte del Plan de Mediano y Largo Plazo que el ministro esbozó a mediados de agosto.
El consultor internacional José Aguilar reiteró su denuncia referida a que la interrupción ocurrió porque se violaron límites de transmisión. “Colocaron el sistema eléctrico nacional en una posición inestable”, puntualizó. También aseguró que la demanda del centro y occidente del país no se podrá cubrir mientras 82% de los megavatios de Planta Centro estén indisponibles.  
 
La columna. El ministro Chacón consideró la línea 765 kv como “la columna vertebral” del sistema de transmisión del país. “Ciertamente es la columna vertebral y por eso debería cuidarse, pero eso no ha pasado. Opera por encima de su límite y debemos recordar que no es la primera vez que se presenta una falla en alguna de sus líneas o tramos como ha ocurrido en San Jerónimo o en La Arenosa”, dijo el ingeniero Manuel Guevara.
“Preocupa la falta de información, la ausencia de criterios técnicos para explicar lo ocurrido y sobre todo que se muestre la vulnerabilidad del sistema a tan sólo 15 días de que comience el período de mayor demanda de electricidad”, añadió.
Guevara advierte que la interrupción del servicio también afectó a buena parte de la capital del país. “¿Qué pasó con el blindaje eléctrico que se le garantizó a Caracas? ¿No se supone que las plantas que se instalaron en los últimos tres años eran suficientes para atender la demanda?”, se preguntó el experto.     
 
Plantas sin funcionar
El ingeniero José Aguilar se refirió al hecho de que varias de las plantas térmicas inauguradas en los últimos años no pudieron compensar la caída en la línea de transmisión. Señaló el caso de Termo Carabobo en la que se invirtió 1,2 millardos de dólares para incorporar 772 megavatios.
Otro caso se presentó en el estado Táchira, donde se suspendió la importación de alrededor de 100 megavatios de Colombia porque se anunció la entrada de nueva potencia con la puesta en funcionamiento de la planta de La Vueltosa, pero persisten los retrasos en la incorporación de las primeras unidades del complejo.
A la situación se suma que varias plantas que deberían funcionar no lo hacen por el déficit en gas natural en el occidente del país.