• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Gobierno construyó 215.700 casas menos que las prometidas

Las obras de la Misión vivienda se ejecutan sin los permisos municipales correspondientes / Antonio Rodríguez

Obras de Misión Vivienda / Antonio Rodríguez

El número de unidades entregadas este año fue 26% inferior al de 2012, pese a que la meta era más alta

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Desde 2011, el gobierno, a través de la Gran Misión Vivienda, prometió abatir el déficit de viviendas, que se calcula en 3 millones. Para este año, la meta de construcción pasó de 200.000 a 380.000; sin embargo, hasta el 26 de diciembre han edificado, según información oficial, 164.300 casas, 215.700 menos que las prometidas.

Este año no solo se incumplió el objetivo, sino que también se han entregado 26% menos unidades que en el período anterior. El programa no ha podido alcanzar la misma cantidad de viviendas que en 2012, cuando se adjudicaron 200.080 y logró 100% de la meta.

Desde principios de 2013, la Gran Misión Vivienda ha venido presentando una desaceleración en el ritmo de construcción. En los primeros dos meses el descenso había sido de 48% con respecto al año pasado: de un promedio de 11.500 unidades al mes pasaron a 5.600.

En mayo la situación continuó. La merma en la construcción pública con relación al año anterior fue de 32,7%, pues para entonces solo se había ejecutado 9% de la meta establecida. Cinco meses después, el porcentaje subió a 19%.

La caída en los resultados del programa fue registrada por el Banco Central de Venezuela en el balance del producto interno bruto de la primera mitad del año. "Hubo una menor ejecución de las obras demandadas por el sector público (-7,9%), (...) debido tanto a la culminación de un gran número de obras como a que los nuevos proyectos deben cumplir los procesos de contratación, aprobación y desembolsos financieros", dice el informe.

El instituto emisor también observó trabas en 2013 debido a la disminución en el suministro de insumos básicos de las empresas del Estado y problemas laborales en las obras. De acuerdo con las cifras correspondientes al tercer trimestre, la producción de cemento y la de productos de acero, en los que se incluyen las cabillas, cayeron entre 10% y 14%.

A partir de octubre fue cuando la misión tuvo un nuevo impulso. En los últimos tres meses de este año, el ejecutivo entregó 25% más viviendas de lo que asignó en los primeros 9 meses de 2013, según datos oficiales.

A pesar de las trabas, el Ejecutivo mantiene el compromiso de construir 3 millones de viviendas para el año 2019.

Hasta agosto, el Estado había invertido en la misión 197 millardos de bolívares, provenientes principalmente de Pdvsa y el Fonden.

Clase media. El año pasado, el presidente Hugo Chávez lanzó el plan 0800-mihogar, dirigido a las familias de la clase media.

Mediante el programa, los interesados pueden registrarse para optar por viviendas subsidiadas que cancelarán de acuerdo con su poder adquisitivo. Las primeras destinadas a este sector de la población fueron las de Ciudad Tiuna, un urbanismo que se edifica con la participación de empresas chinas y rusas.

En junio, el ministro de Vivienda y Hábitat, Ricardo Molina, declaró que 21.635 casas correspondientes a este plan estaban en construcción y que contaba con la colaboración de 283 constructores privados.

Sin embargo, la participación de este sector en la misión ha sido pequeña debido a que los costos de producción superan del precio de venta fijado.

Un estudio de la Cámara Venezolana de la Construcción indica que las unidades de interés social cuestan entre 700.000 y 800.000 bolívares, y el gobierno obliga a ofrecerlas a 500.000 bolívares.

Desde mediados de mes, el gobierno se ha venido reuniendo con los representantes de la Cámara Inmobiliaria de Venezuela y la Cámara Venezolana de la Construcción con el objetivo de solicitar propuestas para atender el problema.

Una de las ideas es la construcción de 80.000 viviendas para la clase media en 44 ciudades del país a través del plan 0800mihogar. Para poder alcanzarlo el gremio propone, además de analizar los costos, revisar la Ley contra la Estafa Inmobiliaria y estabilizar el suministro de materia prima, así como coordinar la importación de materiales.