• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

"El Gobierno está complicado en su afán de preservar el control de cambio"

Noris Aguirre

Noris Aguirre | William Dumont

La eliminación del Sitme puede provocar una incapacidad de maniobra en la economía, lo que podría costarle muy caro al Ejecutivo, dice la abogada. El mercado ilegal de dólares será más escaso y los precios de los bienes y servicios se incrementarán y afectará a la gente común, agrega

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Noris Aguirre es tajante al afirmar que el Gobierno continúa pagando las consecuencias de haber eliminado el mercado de permuta. Añade que esto se hace evidente por la sequía de dólares, situación que parece empeorar ante la negativa del Ministerio de Planificación y Finanzas de emitir más deuda para alimentar el Sistema de Transacciones con Títulos en Moneda Extranjera. "Las importaciones están en riesgo y la escasez amenaza con profundizarse". Con respuestas claras y precisas, Aguirre sostiene que antes de someter la economía a la debacle que significó haber eliminado el mercado de permuta, se ha debido hacer un estudio y determinar las distorsiones. Pero el barrido total lo que ha traído es que ahora el Ejecutivo esté entrampado en un control de cambio que muestra las luchas entre los representantes ideológicos y los pragmáticos del Gobierno, agrega.

--¿Por qué hay una crisis de divisas? --La razón está en que Cadivi se venía ocupando prácticamente de salud y alimentos y el resto se lo dejó al Sitme, donde se subastaban aproximadamente 42 millones de dólares diarios hasta septiembre, pero ahora tales subastas apenas llegan a 10 millones de dólares diarios. No hay cómo satisfacer las necesidades de una economía que se volvió importadora desde hace muchos años. Antes teníamos un mercado de permuta organizado a través de la venta de títulos valores de manera legal que le daba oxígeno a la economía, pero ya no.

--El Gobierno está dejando morir al Sitme ¿Cuál puede ser la consecuencia de esta decisión? --Desde que se eliminó el permuta en mayo de 2010, la entrada del Sitme provee al mercado cierta organización mediante las transacciones con bonos ­aun cuando el precio que se le coloca a los papeles sea real o no- subastados por un personal técnico que brinda confianza a las transacciones. La desaparición del Sitme le va a ocasionar un problema serio a la economía venezolana y eso no lo quiere entender el ministro Jorge Giordani.

--El ministro Giordani está negado a aumentar el endeudamiento externo y ese es uno de sus argumentos contra el sistema. --El Sitme toma títulos valores que están en manos de la banca pública o de un tercero y los vende en el exterior.

Allí no hay alteración de la deuda pública externa. Otra cosa son los pagarés que está emitiendo Pdvsa que son adquiridos por el Banco Central, que le da bolívares a cambio para satisfacer las necesidades de la petrolera. Son dos cosas diferentes. El Sitme no agrega endeudamiento porque son ventas en el mercado secundario.

--¿Quiere decir que el argumento del ministro no es válido? --Es que otra cosa es que para alimentar el Sitme se requiera tener títulos. En este momento ni el BCV ni la banca pública parecieran tener títulos valores y por eso es que se requiere una nueva emisión para abastecerlo.

--¿Por qué no le alcanzan los dólares al Gobierno si el precio del barril de petróleo está tan alto? --Mi opinión es que además de la gran ineficiencia de los factores fundamentales económicos y financieros del Gobierno, nosotros nos hemos vuelto un país que para satisfacer sus necesidades mínimas de alimentación, vestido y materias primas tenemos que importar todo. Más de 80% de las necesidades del país se están importando a pesar de todos los anuncios de los ministros que afirman que se ha incrementado la producción de alimentos, pero no se ve y de allí la cantidad de contenedores que llegan a Venezuela.

--¿Qué pasaría de tomarse la decisión de aplicar un tipo de cambio dual y eliminar el Sitme? --Volveríamos a los inicios de Cadivi con un cambio dual, lo que llevará a que el Gobierno tendrá menos capacidad de maniobrar porque el resto de la economía continuará sin divisas. El mercado ilegal será más escaso y los precios de los bienes y servicios se incrementarán. Todo indica que tendremos una altísima inflación y eso afecta de manera muy fuerte a la gente.

--Es vox populi que el Gobierno alimentaba el mercado paralelo entregando notas estructuradas a dedo, que violaba su propia ley, para mantener la cotización baja.

--Pasadas las elecciones del 7 de octubre, el Presidente debería sentarse y repensar lo que se quiere hacer en Venezuela. Tenemos la obligación de regularizar el sistema económico financiero y de poner ética en el manejo del poder público.

--¿La entrega de notas estructuradas no va en contra de los principios del socialismo del siglo XXI? --No sólo con las notas estructuradas, mientras el Gobierno pregona un socialismo del siglo XXI y el ministro Giordani anuncia que gratis se acabó y regalado se acabará, es importante que el Ejecutivo se dé cuenta de que hay una población que está esperando que le sigan entregando dádivas sin que haya esfuerzo por el trabajo, y esto traerá consecuencias

--No hubo un balance oficial de lo que fue el cierre del mercado de valores ¿Por qué? --Porque no lo pueden tener.

Aquí no hubo análisis previo para la intervención de las casas de bolsa. Si había alguna institución u operador que estuviese incumpliendo la normativa legal lo propio era investigar, procesar, juzgar y dictaminar si había pena o castigo administrativo.

Pero no tomar la decisión de desaparecer un mercado.

--La Superintendencia Nacional se Valores no emitió ninguna comunicación de cómo cerraron los procesos de intervención o liquidación. --No puede haber esa información porque la práctica del Gobierno es no brindarla. Cada día hay menos transparencia a pesar de que tenemos una ley que nos ampara, pues el Gobierno está obligado a informar lo que hace. La Superintendencia no es ajena a esa política de ocultamiento.

--¿Qué restricciones puede haber para las divisas en el Estado comunal? --Lo primero que va a tener que estudiar el Ejecutivo es cómo poner en manos de los consejos comunales asuntos tan difíciles de administrar como pueden ser la política cambiaria y monetaria de una nación, que por naturaleza está en manos de un banco central.

--En el pasado el Gobierno implementó un sistema dual y nunca anunció una devaluación. Esta estrategia le ahorró el costo político. ¿Tendrá el mismo éxito ahora? --Creo que el Gobierno tiene de alguna manera que hacer una resolución cambiando o modificando el Convenio Cambiario que establece el tipo de cambio en 4,30 bolívares por dólar. Ahora bien, dejar un tipo de cambio anclado significa que el propio Ejecutivo se está infringiendo un daño porque cada día necesitará una mayor cantidad de bolívares para satisfacer sus necesidades.

--Después de casi 10 años de control ¿Qué evaluación hace? --Es un dolor de cabeza. El Gobierno está muy complicado en su afán de preservar el control de cambio. Con la eliminación de vías alternas lo ha enredado mucho. Eliminarlo es difícil, pero la realidad es que este modelo se agotó y existen otras vías que pueden tomarse. Entiendo que hay técnicos en el Gobierno que proponían volver a una alternativa tipo mercado de permuta, pero para eso hay que hacer una modificación de la Ley contra Ilícitos Cambiarios. La propuesta es mantener el control de cambio y un mercado alternativo que dé salida y respiro a la economía. Eso sería lo más preciso para mejorar y cambiar esta situación, mientras no se haga va a continuar la gran desconfianza en este país y en su moneda.

Preguntas a Giordani

"Para el Gobierno nunca habrá transcurrido suficiente tiempo para pagar con arrepentimiento el haber eliminado el mercado de permuta", dice Noris Aguirre al referirse a la debacle ocurrida con el cierre del mercado de valores. Añade que el ministro Jorge Giordani "con su pensamiento socialista-comunista no acepta la existencia del mercado de capitales".

Antes había una salida para el financiamiento privado con un régimen de cambio controlado para que los productos que no eran abastecidos a través de Cadivi, pudieran tener esa salida, pero ya no existe, afirma.

Agrega que en los últimos 3 meses la Superintendencia Nacional de Valores ha aprobado 200 millones de bolívares en papeles. "Eso es nada". Mientras en la Bolsa Pública Bicentenaria prácticamente no hay operaciones. "Yo me he preguntado qué hace el personal que está allí y para qué quedaron esos despachos.

En contraste, los directores de Econoinvest están presos sin un juicio justo. "Se justificaba todo eso en este país sólo para eliminar el mercado de valores. Aquí hay muchas preguntas que el ministro Jorge Giordani debería contestar".