• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Gobierno cayó en cesación de pago 

El Estado debió cancelar a los tenedores del papel el sábado pasado y no lo hizo. El fideicomiso ya se agotó

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El bono 2016 de la Siderúrgica del Turbio no recibió la cancelación de la cuota de capital e intereses (cupón) que estaba estipulada para el sábado 20 de julio. De esta manera, por primera vez desde la crisis económica de 1988, el Gobierno venezolano dejó de honrar el compromiso de pago de su deuda externa.

Los dos últimos  -correspondientes a enero y abril- fueron cancelados con el fideicomiso de la empresa ante la decisión del Ministerio de Industrias de no asumir la deuda de la siderúrgica luego de que se decretó su expropiación. No obstante, el fideicomiso se agotó. Con esos recursos, la República había evitado caer en default (cesación de pagos) técnico, pues aún había fondos para cumplir con el pago de los cupones trimestrales a pesar de no ser colocados por el Gobierno. Sin embargo, al no responder con la cancelación del cupón correspondiente a julio se decreta oficialmente el incumplimiento.

El ministro de Industrias, Ricardo Menéndez, declaró en febrero pasado que la deuda de la Siderúrgica del Turbio no es responsabilidad del Gobierno sino de los dueños de la empresa y que no devolverían los fondos sustraídos de las reservas depositadas en un banco en el exterior. La firma fue expropiada en octubre de 2010 por decreto presidencial y hasta la fecha el Ejecutivo no ha pagado a los dueños por las instalaciones tomadas.

El comité de tenedores de Sidetur envió hace más de 30 días una carta al ministro de Finanzas, Nelson Merentes, en la que alertaba sobre la necesidad de que el Gobierno honrara su compromiso por el bono 2016, pero hasta la fecha no han recibido respuesta.

Analistas señalaron que la situación se presenta por la negativa del Ejecutivo de pagar 77 millones de dólares, que es la deuda total del bono, lo que significa una suma muy pequeña para el Estado venezolano. El problema afecta el récord de pago de deuda externa que es referencia para el valor de todos los títulos en el extranjero y para futuras emisiones.