• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Gobierno catalán estima recorte de 4.000 millones de euros

El portavoz del ejecutivo de Cataluña, Francesc Homs, indicó que la única partida que crecerá en el presupuesto es la del gasto financiero, que será de unos 2.300 millones de euros

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El Gobierno catalán en funciones calculó este martes que el ajuste en el gasto que deberá hacer en el presupuesto de 2013 es de unos 4.000 millones de euros (5.174 millones de dólares), el equivalente a la suma de los recortes de los ejercicios 2011 y 2012.

Así lo informó el portavoz del ejecutivo de Cataluña en funciones, Francesc Homs, en la conferencia de prensa posterior a la reunión del Gobierno.

"De la propia lectura de los presupuestos generales del Estado, de los que dependemos, por mucho que nos pese, la situación va a ser que, por lo mínimo, deberemos asumir la suma de recortes de 2011 y de 2012", señaló Homs.

El portavoz del Ejecutivo catalán agregó que la única partida que crecerá en el presupuesto es la del gasto financiero, que será de unos 2.300 millones de euros.

El partido que gobierna Cataluña, el nacionalista Convergencia i Unió (CiU), liderado por el presidente Artur Mas, ganó las elecciones anticipadas del pasado domingo 25, pero perdió doce diputados, y ahora necesita de apoyos para seguir gobernando.

Mas, que tenía una holgada mayoría de 62 diputados en un parlamento de 135 escaños, se quedó tras los comicios con 50 parlamentarios tras adelantarlos dos años para iniciar un proceso que contempla la convocatoria de un referéndum sobre el estatus futuro de Cataluña con respecto a España.

La gran beneficiada fue ERC, una formación de izquierda, republicana e independentista, que pasó de 10 escaños a 21.

Pero el líder de ERC, Oriol Junqueras, ya ha adelantado que, entre sus condiciones para apoyar a Mas, figuran, no solo "una agenda nacional clara y explícita (en referencia a la celebración de un referéndum sobre la independencia) sino también "un cambio económico", centrado en "un reequilibrio de la presión fiscal" para centrarlo en los que tienen "más recursos", y menos recortes sociales.

El gobierno de CiU llevó a cabo drásticos recortes sociales para reducir el déficit, lo que causó malestar y movilizaciones en los meses anteriores a los comicios.