• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Glencore otorga auxilio financiero a Bauxilum de $ 31 millones

CVG Bauxilum

CVG Bauxilum

Pese a los continuos auxilios de Glencore, la producción de Bauxilum ha caído desde 2007

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La productora de alúmina CVG Bauxilum recurrió, una vez más, a la transnacional Glencore para un auxilio financiero. La semana pasada la directiva decidió modificar el contrato suscrito en el año 2011 a cambio de 31 millones de dólares, que permitirán a la fábrica sostener por 3 meses más las operaciones ante la crisis que atraviesa, advirtieron sindicalistas de la empresa.
La modificación del contrato implica la entrega de alúmina calcinada de 1.400.000 toneladas entre 2011 y 2018, como fue suscrito el año pasado, pero con la diferencia de que aumentarán el deducible por tonelada de 80 a 120 dólares.
La disposición está prevista en el apéndice C de los últimos contratos firmados entre las partes, que indican que por cada tonelada métrica embarcada se hará un deducible con el que Bauxilum irá cancelando la compensación por anticipo y, en consecuencia, si la empresa estatal no recupera su ritmo de producción quedará hipotecada.
No es la primera vez que las empresas del aluminio recurren al consorcio suizo para cubrir un hueco financiero. Esta sería la quinta vez, en los últimos cinco años, que Bauxilum requiere del auxilio de la transnacional, con el argumento de que necesita “disponibilidad financiera para aumentar la capacidad de producción y llevar a cabo varios proyectos en sus instalaciones”, según el contrato CJB-GC-002-2010 del 12 de enero de 2010.
En marzo de ese año, la empresa importó de Glencore 200.000 toneladas de bauxita –dice el punto de cuenta de una reunión realizada en esa fecha- a cambio de “375.000 toneladas de alúmina adicionales en condición FOB -en el muelle sin carga al buque- a partir del 2010”. La condición sería incluida en el addendum del contrato CJB-GC001-2008, y entre 2010 y 2012 el monto del deducible ha aumentado en 50%.
El lunes pasado Bauxilum no tenía ni para cancelar el salario de los trabajadores, tampoco para pagar a contratistas y cooperativistas, pero fue a raíz de un anticipo en la carga de un buque al exterior con el que se logró cancelar los sueldos, informó el secretario general del Sindicato Único de Profesionales de Bauxilum, Antonio Rivas.
De acuerdo con el director laboral Wilfredo Flores, Glencore apoyará, por ejemplo, tramitando la compra de repuestos que previamente la estatal licite.

En deterioro. La dirigencia sindical considera que la medida es necesaria, pese a las implicaciones que tiene para la fábrica. El secretario general del Sindicato de Trabajadores de la Alúmina, Joel Alcalá, señaló que aunque no está de acuerdo con la estrategia financiera. “No podemos quedarnos sin una alternativa”.
Criticó que el Ejecutivo, que predica el socialismo y la solidaridad, no asuma la responsabilidad. “Yo no diría que nos dejan sin salida, pero sí que los recursos llegan bastante tarde, los monopolios económicos, el Fonden, todo llega muy gota a gota, es muy lento”, señaló.
A pesar de los continuos auxilios de Glencore, la producción de Bauxilum ha caído desde 2007. Para este año dudan que puedan producir más de 50% de la capacidad instalada, retrotrayendo la producción a casi 20 años, cuando la operadora funcionaba con una sola etapa.
El secretario de organización, José Luis Morocoima, dijo que incluso queriendo colocar en funcionamiento la segunda etapa será imposible a corto plazo, pues han estado utilizando los repuestos de la planta que está fuera de operaciones para “medio mantenerla activa”.
Alcalá exhortó al vicepresidente ejecutivo de la República, Nicolás Maduro, y al presidente de la Corporación Venezolana de Guayana a atender la contingencia. “Si fallece Bauxilum, fallecerá toda la cadena del aluminio. De una vez por todas deben poner sus ojos en estas empresas”, dijo el dirigente oficialista.

Una empresa polémica

Glencore es el intermediario de materias primas más grande del mundo, entre las que destaca papel, trigo y petróleo.
En 2008 recibió el premio Public Eye Award, condecoración que se otorga a las compañías “con el comportamiento ecológico y social más nefasto”.
Sus negocios en Latinoamérica se han caracterizado por la controversia, menos en Venezuela, donde el gobierno del presidente Hugo Chávez no parece escandalizarse.
El ex presidente de Alcasa Carlos Lanz público en 2005 el Informe Confidencial sobre la Compañía Glencore y sus Actividades en Venezuela, en el que señala algunas negociaciones del Estado con la transnacional.
De acuerdo con el documento, “no hay negocio importante en Ferrominera, Bauxilum y Venalum en las que el señor Wellisch (representante de Glencore en Venezuela) no esté involucrado y del cual no saque provecho”.
Actualmente Glencore negocia una fusión con Xtrata, otra gigante de las materias primas, con las que pasarían a dominar el mercado mundial de commodities.