• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Giordani apoya el dólar permuta, pero hasta 40% sobre tasa oficial

Dólares / Eleonora Delgado

Dólares | Foto Eleonora Delgado / Archivo

En la actualidad la cotización del mercado paralelo está 7 veces por encima de la paridad del Sicad

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

A principios de 2010, el ministro de Planificación, Jorge Giordani, fue el promotor de eliminar las operaciones de permuta con títulos o bonos públicos que se convirtieron en el principal marcador del mercado paralelo para la obtención de divisas. Se les describía como una válvula de escape para obtener moneda extranjera dentro del control a la venta de divisas que se estableció a principios de 2003. Sin embargo, presentaba un problema: no tenía un marco legal que lo regulara.

“Desde el inicio del control de cambio se tenía una tasa de cambio dual: la primera oficial y la segunda que se cotejaba en un mercado poco transparente como el llamado dólar permuta”, escribió el ministro Giordani en su libro Impresiones de lo Cotidiano 2010, que forma parte de las publicaciones que desde hace cinco años presenta el funcionario anualmente.

Giordani persuadió al presidente fallecido Hugo Chávez de eliminar el permuta y sobre la conveniencia de suprimir la existencia de las casas de bolsa, y criminalizar a sus ejecutivos que actuaban como intermediarios para las operaciones de permuta.

El funcionario fue designado ese año como titular de Finanzas –sin abandonar su cartera de Planificación– y designó a uno de sus discípulos, Tomás Sánchez, como superintendente nacional de Valores, con el fin de emprender la reforma que prácticamente eliminó el mercado bursátil en Venezuela y acabó con las casas de bolsa.

“Los niveles de participación de este tipo de empresas en el mercado de permuta eran enormes: 80% del mercado estaba formado por sociedades de corretaje y casas de bolsa. Hay un alto componente de lavado”, comentó Sánchez después que se concretó el cierre de varias de esas compañías, siempre actuando con el aval del ministro.   

No obstante, Giordani tuvo momentos en los que avaló la existencia del dólar permuta, siempre y cuando la brecha con respecto a la tasa oficial se pudiera controlar o tuviera un tope. Menciona como durante un buen tiempo esa diferencia no excedió 40% al tipo de cambio oficial.

“Su variación a lo largo del tiempo tuvo fue de 3,33 bolívares por dólar (3.333 de los bolívares que circularon hasta 2007)”, escribió el ministro en sus impresiones.

“Desde finales del año 2006 tal valor del dólar permuta comenzó a crecer hasta elevarse a 3,92 bolívares por dólar a principios de 2007, aumentando a un primer pico de 6,34 a finales de ese año”, dijo.

Más adelante, el texto de Giordani sobre este tipo de cambio indica: “A mediados de 2008 bajó de nuevo hasta 3,40 para comenzar a crecer hasta un pico a mitad del año 2009 cuando alcanzó un valor de 6,95 bolívares por dólar”.

Si el Ejecutivo, en su plan por reestablecer las operaciones de permuta, opta por el porcentaje señalado por Giordani en su libro entonces el tipo de cambio en ese mercado no debería exceder los 17 bolívares por dólar con respecto a la tasa oficial de 11,80 bolívares por dólar, que se registró en la más reciente subasta del Sistema Complementario de Administración de Divisas.

En la actualidad la cotización del mercado paralelo está 7 veces por encima de la paridad del Sicad y casi 14 veces a la tasa de 6,30 bolívares por dólar que rige para importaciones de sectores prioritarios como alimentación y salud.

Al momento que el permuta fue eliminado hace cuatro años, el Ejecutivo había intentado reducir la brecha mediante la emisión de bonos por parte de la República y Petróleos de Venezuela. También optó por devaluar la tasa de 2,15 bolívares por dólar, que estuvo anclada por 5 años, y estableció 2 paridades: una, a 2,60 bolívares y otra a 4,30 bolívares.