• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Giordani teme que la faja del Orinoco engrose fortunas de ciertos sectores

El ministro de Planificación y Finanzas, Jorge Giordani / AVN

Jorge Giordani figura como el ministro que más tiempo estuvo en los 14 años de gobierno de Chávez: la cuenta suma 12 años / AVN

Reitera las críticas contra el rentismo petrolero en el libro Impresiones de lo cotidiano 2012

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Pareciera impensable que una persona que cuenta con 23 libros en su haber afirme: “Para mi escribir no es cosa agradable” o “escribir es casi un sufrimiento”. Es el caso del ministro de Planificación y Finanzas, Jorge Giordani, quien presentó recientemente el tercer libro de la tercera trilogía titulado Impresiones de lo cotidiano 2012, que sigue la pauta de la tradicional publicación enciclopédica del Almanaque Mundial o de las memorias y cuentas de una institución pública.

Impresiones de lo cotidiano 2012, editado por Vadell Hermanos, tuvo por novedad que su bautizo en la Feria Internacional del Libro de Venezuela no se hizo con bebidas espirituosas ni con pétalos de rosa sino con el rito de un shamán del Amazonas, y fueron varias las veces que el ministro dijo que “ser ministro es efímero”. En uno de los comentarios recordó que ya una vez se fue del Gobierno.

“Comandante Chávez, de verdad que trabajar con usted es bien difícil, y él me respondió: ¿Y contigo? Nunca fui una persona fácil. Si tenía que decirle algo duro se lo decía”, contó Giordani al revelar detalles de la conversación que mantuvo con el mandatario antes de ser reemplazado en mayo de 2002 por el economista Felipe Pérez Martí, que duro un año en el puesto.

No obstante, Giordani figura como el ministro que más tiempo estuvo en los 14 años de gobierno de Chávez: la cuenta suma 12 años. Primero entre 1999 y 2003, como jefe de Planificación; luego repitió en el cargo entre 2004 y 2006. En 2008 regresó a la misma posición y en 2010 asumió la responsabilidad del Ministerio de Finanzas. De tal manera que ya iguala a Román Cárdenas, que acompañó al general Juan Vicente Gómez durante un tiempo similar, primero como ministro de Obras Públicas y luego de Hacienda entre 1910 y 1922.

Giordani también mencionó el tiempo que dedica a la escritura: “En las horas de la madrugada después de culminar las jornadas burocráticas”, dijo al referirse al momento en que hizo las anotaciones sobre asuntos que, como el título lo indica, lo impresionan, sean sobre temas políticos, económicos o más cotidianos como los juegos de la selección de fútbol Vinotinto, las carreras de automóviles de Pastor Maldonado o fechas curiosas como el 11, del mes 11, del año 2011.

Se refirió a las características de improvisador que tenía el presidente Chávez, cualidad que atribuyó a la condición llanera del mandatario y contó que en varias oportunidades pretendió ejecutar en tres días un proyecto que requería por lo menos seis meses. Después de hablar por algo más de media hora, el ministro expresó: “No voy a seguir hablando porque uno tiende a encadenarse y eso no fue una buena lección del comandante”.

Boligarchs ocultos

En Impresiones de la cotidianidad 2012 no hay textos investidos de polémica contra la revolución bolivariana como el célebre Boligarchs que apareció en la edición de 2009, en el que criticaba a empresarios que se acercaban al Gobierno como flamantes chavistas para enriquecerse con algún contrato del sector público; pero en materia económica sí reitera sus críticas al modelo de dependencia de la renta petrolera que ha tenido Venezuela en 100 años, y pese a sus críticas contra los economistas –a quienes calificó de “fantoches” y “mercachifles” en el bautizo del libro- hace su excepción a favor del profesor Asdrúbal Baptista, investigador del Centro de Políticas Públicas del IESA, a quien cita repetidas veces por las observaciones que hace el experto sobre la dependencia que existe en el sector de hidrocarburos.

El ministro no omite confesar su temor de que los errores cometidos en otras zonas petroleras del país a lo largo de una centuria ahora se repitan con los proyectos planteados o que se ejecutan en la faja del Orinoco.

“La inmensidad del territorio ocupado por esos subyacentes de hidrocarburos debe tener una definición adecuada para evitar parte de las consecuencias de que se implante en la zona un desarrollo desequilibrado, digámoslo caótico, propio del metabolismo capitalista en el que la especulación financiera crearía economías externas que pudieran engrosar las fortunas de ciertos sectores a la caza de grandes beneficios particulares”, expresó Giordani.

El ministro acuña el concepto de “doble efecto rentístico” por el hecho de que la economía venezolana recibiría ingresos de un territorio, de 55.000 kilómetros cuadrados, que provienen de un recurso natural que no lo produce nadie sino que está en el suelo, y por el propio desarrollo  proyectado en la zona.

“No puedo repetir lo que han sido las experiencias pasadas de explotación de los hidrocarburos en el país, sobre la base de las grandes empresas transnacionales que construyeron enclaves y cinturones de miseria en sus alrededores”, indicó. “No queda esta posibilidad exenta de nuevas y profundas contradicciones en el uso de los territorios de la actual faja del Orinoco, así como el evidente impacto que tendrá su desarrollo para las zonas adyacentes de Guayana, por debajo del río Orinoco, y para el oriente del país sin dejar de lado la disminución relativa de los pozos súper explotados en la región occidental”, agregó.

En sus consideraciones sobre el rentismo dijo que dentro de las tendencias liberales de la economía hay conceptos que en su opinión son paradójicos y escribe que “la propiedad privada de la tierra resulta contradictorio con el desarrollo del capitalismo”, y basa su afirmación en las trabas que impuso el sector industrial a la renta de los terrenos.