• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Ford Motors en Valencia se paralizó por segunda vez en el año

La ensambladora espera las divisas para cancelar materia prima importada. Trabajadores temen quedar cesantes 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Como los jefes anunciaron a los trabajadores de la planta de Ford Motors de Valencia la semana pasada, este lunes 4 de mayo las operaciones se paralizaron en la ensambladora y regresarán el próximo 18 de este mes. En el lugar solamente quedaron activos los empleados que cumplen funciones en el Departamento de Mantenimiento, que irían en pequeños grupos a la planta.

Aunque representantes del sindicato de la empresa, que lidera el secretario general Gilberto Troya, declinaron hablar sobre lo que sucede, muchos trabajadores expresaron su inquietud por lo que ocurre debido a que esta es la segunda paralización en lo que va de 2015. La primera fue entre el 2 y el 13 de abril, luego de un receso decembrino que se prolongó hasta el mes de marzo.

Empleados informaron que la empresa hace todos los esfuerzos para conseguir las divisas que permitan cancelar a sus proveedores y adquirir materia prima. Confían que en junio y julio puedan ensamblar entre 400 y 600 unidades al mes, siempre que llegue al país el material requerido para sus operaciones.

El temor que expresaron es que si no llega la materia prima podrían verse en una situación más complicada que pudiera dejarlos incluso sin empleo. En la Inspectoría del Trabajo de Valencia continúa su curso un laudo arbitral que representaría el despido de 256 trabajadores de la ensambladora.

Damiano Del Vescovo, presidente de Fedecámaras-Carabobo, afirmó que esta crisis anunciada desde el año pasado ha hecho metástasis. “El asunto es saber hasta qué punto la empresa puede seguir soportando la situación”, agregó el dirigente empresarial. Recordó que en 2014 la industria automotriz recibió 78% menos de lo que le asignaron en 2013.

“No hay una política de estímulo a la producción nacional”, afirmó y  aseveró que no solo la crisis afecta a las ensambladoras sino a las empresas de autopartes y conexos, lo que significa un efecto cascada en la industria en Carabobo.