• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Fitch: Hay incertidumbre por nuevo régimen cambiario

Dólares / Eleonora Delgado

Dólares / Eleonora Delgado

La agencia evaluadora de riesgos redujo la calificación de la deuda pública venezolana y la de Pdvsa de B+ a B debido a la inestabilidad fiscal y monetaria, y porque "las divisiones en el gobierno del presidente Maduro y su débil capital político" retrasan los ajustes para corregir desequilibrios

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La firma evaluadora de riesgos Fitch rebajó la calificación de la deuda pública emitida por el gobierno y Petróleos de Venezuela del nivel de B+ a B, y mantiene la perspectiva negativa.

En su reporte advierte que "las divisiones en el gobierno del presidente Maduro y su débil capital político han retrasado los ajustes de política necesarios para abordar los desequilibrios macroeconómicos".

Considera positivo el inicio de las operaciones del Sistema Cambiario Alternativo de Divisas, Sicad II, pero indica que se trata de una medida aislada que requiere de otras políticas.

"Este nuevo marco de política cambiaria podría potencialmente aumentar la flexibilidad del tipo de cambio y, por tanto, la depreciación promedio del bolívar", dice el informe. "La medida podría ayudar a facilitar el financiamiento del sector público, proporcionar mayor flujo de divisas a la economía y frenar la depreciación del bolívar con respecto al dólar en el mercado negro, pero permanece la incertidumbre con respecto a la eficiencia y credibilidad del régimen cambiario, así como la voluntad del gobierno para efectuar un ajuste en la políticas monetaria y fiscal", añade.

Al referirse a la decisión de disminuir la valoración de la deuda soberana, Fitch informa en su nomenclatura que la calificación B se refiere a los papeles sobre los cuales se percibe que hay riesgo de incumplimiento de pago, persiste un limitado margen de seguridad aunque en la práctica se cumplen los compromisos financieros como el pago de intereses a los tenedores de bonos.

"La capacidad de pago es vulnerable a un deterioro en el entorno económico y empresarial", advierte.

Al especificar las razones que justifican la decisión que perjudica los papeles venezolanos, Fitch señala que se debe a "la elevada inestabilidad macroeconómica, las demoras en la ejecución de política para afrontar la inflación, las distorsiones en el mercado de divisas y el deterioro en las cuentas externas del país".

Los técnicos de la calificadora refieren que el gobierno del presidente Nicolás Maduro no ha tomado medidas correctivas orientadas a corregir los problemas económicos que heredó de las políticas implantadas por el presidente Hugo Chávez y que en un año en el poder han empeorado.

"El deterioro de la estabilidad macroeconómica se refleja en el racionamiento de divisas, la creciente escasez de productos básicos, aumento de la intervención del Estado y el rápido crecimiento del financiamiento del Banco Central de Venezuela a empresas del sector público", agrega.

Fitch también menciona los riesgos que afronta el país por las manifestaciones y la polarización política. "La falta de políticas coherentes podrían conducir a exacerbar el riesgo de malestar social", apunta.