• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Fedecámaras propone agenda parlamentaria

Jorge Roig dijo que es necesario reformar algunas leyes para fortalecer el aparato productivo | Foto Cortesía Prensa Fedecámaras

Jorge Roig dijo que es necesario reformar algunas leyes para fortalecer el aparato productivo | Foto Cortesía Prensa Fedecámaras

Crear confianza para la inversión y eliminar los obstáculos, pidió Jorge Roig, presidente saliente de la organización 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El presidente saliente de Fedecámaras, Jorge Roig, planteó, en nombre de los empresarios, una agenda legislativa para el desarrollo del país que se fundamenta en el diálogo y el reconocimiento de la realidad social. En la segunda jornada de la 71 Asamblea Anual del gremio, que se realiza en Barquisimeto, estado Lara, el directivo trazó lo que considera deben ser los  lineamientos para avanzar hacia el crecimiento: creación de confianza para la inversión y el emprendimiento, eliminación de  obstáculos para la producción nacional y el apoyo a la iniciativa de los venezolanos mediante el establecimiento de prioridades para la inversión pública y la promoción de la inversión privada.

Proponen a la Asamblea Nacional reformas de leyes que conducirán al fortalecimiento del aparato productivo y a la generación de bienestar. Aclaró que las modificaciones deben seguir dos principios fundamentales, una actuación balanceada, justa y predecible de la ley y la eliminación de obstáculos. Además, debe resultar del diálogo y abrir espacios para la cooperación.

Señaló que las leyes deben aplicarse a todos por igual. “Conceder un registro o un permiso debe depender exclusivamente del cumplimiento de condiciones técnicas y legales, no de la posición política de ninguna de las partes ni de los intereses personales de algún funcionario”, expresó.

En la agenda legislativa se debe priorizar la estabilidad macroeconómica: que el gasto público se ejecute de manera organizada, eficiente y transparente, que la Ley del Banco Central fortalezca su autonomía y sea garante de la estabilidad de precios. Que los convenios cambiarios para  obtener divisas no sean un proceso burocrático y arbitrario, sino una transacción fundamentada en las necesidades y la fortaleza de cada uno de los sectores de la economía, enumeró Roig.

Agregó que las regulaciones deben garantizar el desarrollo de la producción. “Las normas no deben atentar contra la sostenibilidad de la producción. Una de las que se debe modificar de manera urgente es la Ley de Costos y Precios Justos, que ocasiona retardo regulatorio e incertidumbre y, por ende, desestimula la producción, lo que se traduce en el empeoramiento de los problemas de inflación y escasez”.

Mencionó que también se debe reformar el régimen de inversiones extranjeras debido a que genera un trato discriminatorio frente a las inversiones nacionales. Añadió que la Ley Antimonopolio debería promocionar la competencia y la productividad, mientras que la regulación en mercado de capitales tiene que incentivar la financiación de empresas y proyectos de inversión.

El gremio empresarial sugirió modificar la Ley de Régimen Cambiario y sus Ilícitos, pues considera que la existencia de varios tipos de cambio genera serias distorsiones financieras, contables y fiscales.

Roig destacó que el sistema tributario tiene que ser eficiente. Es necesario que se revisen y ordenen los impuestos nacionales, estadales y municipales, a los que se suman las más de 20 contribuciones y aportes parafiscales, lo que, dijo, afecta la competitividad de las empresas. Refirió que deben revisar el Código Orgánico Tributario, la Ley del Impuesto Sobre La Renta, la Ley del Impuesto al Valor Agregado, la Ley Orgánica de Hacienda Pública Estadal, la Ley Orgánica del Poder Público Municipal, y las Contribuciones Parafiscales.

Igualmente propuso la generación de empleo digno. “Las regulaciones laborales deben proteger a los trabajadores sin sacrificar la productividad de las empresas y su posibilidad de crear nuevos puestos de trabajo”, afirmó.  Expresó que la Ley Orgánica del Trabajo, sus reglamentos, y las normas de seguridad social, deben ser el resultado del debate nacional.

Consenso. Felipe Pérez Martí, ex ministro de Planificación; Víctor Álvarez, ex ministro de Industrias Básicas y Minera, y Ronald Balza, economista y profesor de la Universidad Católica de Venezuela, presentaron sus visiones y sugerencias para el progreso del país. Alertaron sobre el acuerdo que debe establecerse entre el gobierno y los privados para salir adelante.

Pérez Martí aseguró que desde el punto de vista técnico el problema económico se arregla de manera sencilla, pero se deben tomar medidas de inmediato.

Los especialistas coincidieron en que se debe sincerar el precio de la gasolina, que es necesario ajustar los precios de los productos prioritarios regulados, flexibilizar los controles y  crear un mercado cambiario porque actualmente lo que hay es un sistema de asignación de divisas.

Pérez Martí propuso un régimen de libre flotación partiendo de una tasa a 65 bolívares por dólar. Álvarez apuntó a la tasa ponderada entre los tipos de cambio oficiales, y Balza aconsejó el cambio dual.

Álvarez lamentó que los empresarios centraran su discurso en el reclamo de divisas a tasa oficial para reactivar el aparato productivo y no en la sinceración del cambio. Pidió que hicieran cambios para obtener resultados distintos.

Martínez, abierto a todos los sectores
Francisco Martínez, nuevo presidente de Fedecámaras para el período 2015-2017, dijo en su discurso de juramentación que es maracucho y parte de una generación que se formó en democracia. Por ello, aseguró que está habituado al diálogo y al intercambio constructivo de ideas.

“Vengo con una abierta disposición al encuentro con todos los sectores del país y especialmente con el sector público porque entiendo que es la manera más eficaz de encarar, a cortísimo plazo, los agudos problemas que atraviesa la economía venezolana”.

Cree en la libre iniciativa empresarial, en el derecho a la propiedad, en la productividad, en el esfuerzo creativo, en el trabajo duro que rinde frutos, en la formación y desarrollo del capital humano venezolano, en la responsabilidad social empresarial y en la ética a la hora de hacer negocios. “Estos pueden ser poderosos motores para impulsar el crecimiento del país”, dijo, y agregó: “El sector empresarial puede ser un aliado de primer orden del gobierno en la tarea de generar crecimiento económico, reducir las tasas de inflación, la escasez y la pobreza”.