• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Fedecámaras prevé una contracción del PIB de 10% este año

Francisco Martínez, presidente del gremio, afirmó que obligar a los comerciantes de la frontera a abrir no mejorará la situación

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Este año el producto interno bruto se contraerá entre 9% y 10% como resultado del retraso en la entrega de divisas oficiales necesarias para importar insumos, así como por los controles de precios que han hecho que las industrias trabajen a 48% de su capacidad instalada, afirmó Francisco Martínez, presidente de Fedecámaras.

El directivo aseguró que para que la economía salga de la recesión en la que se encuentra es necesario que se eliminen los controles y se haga una modificación del marco regulatorio que incentive la producción.

Como aporte, el gremio empresarial presentó una serie de propuestas que expondrá alrededor del país y que esperan que sean discutidas por los candidatos a diputados de la Asamblea Nacional.

“En búsqueda de la prosperidad los países mejoran sus regulaciones. Solo el año pasado el Banco Mundial reportó que 123 países modificaron su marco regulatorio para que el entorno del desarrollo de las actividades económicas fuera más favorable. Es necesario que en el país haya un clima de confianza”, dijo Martínez.

Afirmó que es urgente eliminar la Ley de Precios Justos, así como las reformas del sistema judicial, del régimen de inversiones extranjeras, de la Ley Antimonopolio y de la Ley del Banco Central de Venezuela. Agregó que la Ley del Trabajo debe ser resultado de un debate entre gobierno, trabajadores y empresas privadas.

“Cada norma que integra el marco regulatorio debe resultar del diálogo social, debe promover la transparencia y la probidad en la administración pública; también debe aplicarse a todos por igual, reducir obstáculos, crear soluciones, orientar más no controlar”, insistió.

Frontera. Martínez recordó que el cierre fronterizo del Táchira con Colombia, decretado por el presidente Nicolás Maduro, deja cuantiosas pérdidas para el comercio bilateral; calcula que ronda un millón de dólares diarios.

“Esperamos que la medida sea solo por un tema de soberanía y que los cancilleres se pongan de acuerdo para garantizar la seguridad en la zona”.

Francisco Martínez rechazó las amenazas que se han hecho a los comerciantes de la zona en relación con obligarlos a abrir los comercios. “La solución no es hacer que abran; la solución es llegar a acuerdos con los empresarios que están siendo afectados”.

Reiteró que el problema de escasez en el mercado se soluciona produciendo y exhortó una vez más al BCV a publicar las cifras de los indicadores macroeconómicos.