• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Fedecámaras: “La integración es una oportunidad para presionar al Gobierno”

Jorge Botti, presidente de Fedecámaras / Nelson Castro/El Nacional

Jorge Botti, presidente de Fedecámaras / Nelson Castro/El Nacional

El presidente del gremio empresarial, Jorge Botti, informó que enviarán sus propuestas al Ejecutivo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La integración de Venezuela al Mercado Común del Sur debe incluir el diálogo entre todos los actores involucrados, dijo el presidente de Fedecámaras, Jorge Botti. “Se deben hacer mesas de diálogo social no sólo entre el Gobierno y empresas, sino también con los sindicatos, expertos académicos, etcétera”, agregó.
Indicó que el Mercosur “es una gran oportunidad” siempre y cuando se articulen las políticas económicas con las de los demás miembros, especialmente Brasil, para ser igualmente competitivos. Señaló que esta es una buena ocasión para presionar al Gobierno y aplicar las correcciones necesarias en la economía y competir en igualdad de condiciones. Apuntó, no obstante, que existen muchos problemas estructurales. “Estamos en medio de una crisis cambiaria muy severa, no hay insumos para transformar la materia prima. Pero no es imposible”, aseveró.
Opinó que el Gobierno ha tomado conciencia de que el Mercosur va más allá del tema político. “Las empresas de Brasil son muy poderosas y vamos a tener que pedir protección para ciertos rubros”. Las áreas que considera más susceptibles son la manufacturera, la de alimentos, el sector metalmecánico y algunos ramos industriales como el plástico. “Hay que tener muchísimo cuidado para no poner en riesgo el empleo”, advirtió.
Añadió que hay que discutir con el Gobierno la integración del área de los servicios, por ejemplo las telecomunicaciones. “Hace falta que el sector privado ayude”, dijo.
Fedecámaras y Conindustria afinan sus propuestas para enviárselas al Ejecutivo. “Conindustria va un poco más adelantado”, afirmó. La expectativa del gremio es que el Gobierno los incluya en las mesas de trabajo que se llevan a cabo con empresarios para tratar de resolver el problema.

Preferencias. Ismael Pérez Vigil, vicepresidente de Conindustria, expresó que las empresas venezolanas deben ser competitivas por sí solas, sin la intervención del Estado.
Sin embargo, existen problemas como la falta de insumos, acceso a las divisas e inseguridad jurídica que generan desequilibrios con los gigantes del Mercosur. El esquema mixto que plantea el Gobierno como alternativa para crecer y facilitar el proceso de integración no debería ser condicionante de la competitividad. Botti coincide: “No son solamente las empresas que se asocien con el Gobierno las que son competitivas”, dijo.