• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Falta de agujas y anestesia limitan atención odontológica

Falta de agujas y anestesia limitan atención odontológica

Falta de agujas y anestesia limitan atención odontológica

Las extracciones y cirugías están restringidas por escasez de insumos, según informe de la Avedem

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La atención odontológica está comprometida por la escasez de insumos y equipos médicos. Los profesionales del área deben lidiar con la falta de agujas, anestesia, algodón, gasas, pinzas y sondas, entre otros, para prestar los servicios dentales básicos, según un informe de la Asociación Venezolana de Distribuidores de Equipos Médicos, Odontológicos de Laboratorios y Afines.

El documento,  entregado el 14 de mayo a los diputados Ricardo Sanguino y Henry Ventura, de la Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional, indica: “La falta de gasas y algodón limita cualquier tipo de procedimiento odontológico en tratamientos básicos y especializados”.  

Las fallas en las agujas y anestesia imposibilitan las extracciones, cirugías y limpiezas. Además de estos insumos, el informe dice que también hay carencias de material de obturación, lo que impide la restauración de una pieza dental después de eliminar una caries o de un tratamiento de conducto.

La elaboración de las prótesis dependerá del inventario. Según el informe de la Avedem, en el país hay escasez de resinas y acrílicos, materiales indispensables para hacer prótesis provisionales, parciales, intermediarias y removibles. Sin ellas, los pacientes no podrán reemplazar la pérdida de un diente.


Instrumentos y equipos. Pinzas, espejos, sondas, curetas y tartrectomos (instrumentos para eliminar el cálculo supragingival) presentan fallas. “La falta de estos equipos imposibilita cualquier tipo de procedimiento odontológico en todas las especialidades dentales”, señala el informe.

Igual a lo que ocurre con las otras ramas de la Medicina, los diagnósticos están en riesgo por las fallas en los siguientes aparatos y de algunos de sus componentes que amerite reemplazo: compresores, bombas de succión, turbinas, micromotores, microscopio dental, electrobisturí, entre otros. “Su falta disminuye considerablemente la posibilidad de diagnósticos acertados y precisos para tratamientos dentales adecuados y mínimamente invasivos con garantía de una asepsia adecuada”.


La solución. Los importadores de insumos y equipos médicos aseguran que en 2103 el gobierno no liquidó divisas al sector. La situación impidió hacer las compras de materiales necesarios y propició la severa escasez actual.

Pese a que en los últimos días algunos empresarios han recibido liquidaciones, el pago no es ni 10% de la deuda de aproximadamente 1,3 millardos de dólares, de acuerdo con una fuente del sector. “Con esta cancelación los vendedores internacionales no reanudaron las líneas de crédito ni los despachos a Venezuela”, aseguró.

El informe de la Avedem destaca que lo más importante e imprescindible es el pago de la deuda vieja, que son las correspondientes a las solicitudes de divisas entregadas a Cadivi (ahora Centro Nacional de Comercio Exterior) antes del 1° de octubre de 2013. “Por regulaciones internacionales de contabilidad y auditoría es lo que obliga a nuestros proveedores a cerrarnos las líneas de crédito y prohibir nuevos embarques”, dice el documento.

Con la cancelación de la deuda vieja, así como las aprobaciones de divisas para el pago de las importaciones de octubre del año pasado a las entregadas en 2014, el reporte de la asociación refiere que es posible negociar la apertura de las líneas de crédito y tramitar nuevos despachos “para solucionar todas las faltas y fallas (…), así como mantener inventarios a futuro con 90 días y responder a las demandas de servicio en lapsos de una semana”.

Aunque en el documento el gremio de importadores reconoce que lo más prioritario por resolver es la cancelación de la deuda, también agrega que hay que buscar agilizar de manera definitiva la entrega de los certificados de no producción, de las licencias de importación y la renovación de los registros sanitarios.


Persistirán

fallas de

medicinas

 

Enrique Fontana, gerente general de Nolver, afirmó que es posible que finalice 2014 y no ingresen todos los medicamentos (de la industria en general) que requiere el mercado nacional. 

Explicó que si un proveedor debe comprar la materia prima para cumplir con un pedido, el proceso desde allí hasta que entre al país puede pasar de seis meses. “Actualmente la falla de medicamento llega a 50%. Si el gobierno no toma las medidas necesarias a tiempo, la crisis podría incrementarse en lo que queda de año”.

Sobre la reciente importación de medicamento directa que hizo el gobierno, Fontana dijo que ese volumen no resuelve el desabastecimiento de medicinas. “Son pañitos calientes”, aseveró. A su juicio es imposible que el Ejecutivo solucione la escasez de esta manera. “La industria vende a las farmacias alrededor de 600 millones de unidades al año”.

No le parece correcto que el gobierno apele a las empresas y plantas del extranjero y no a las que operan en el país. “Primero deben consultarnos nuestra capacidad y lo que no podamos proveer sí comprarlos a través de estos convenios internacionales”, expresó.