• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Exigen al Gobierno decretar la emergencia portuaria

Se necesitan aproximadamente 2.000 gandolas adicionales para Puerto Cabello | Foto Tibisay Romero

Se necesitan aproximadamente 2.000 gandolas adicionales para Puerto Cabello | Foto Tibisay Romero

Neidy Rosal, diputada de Proyecto Venezuela, dijo que Puerto Cabello opera a 60% de su capacidad

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La diputada del Consejo Legislativo de Carabobo Neidy Rosal exigió al Gobierno decretar la emergencia portuaria para agilizar los procedimientos e impedir que se presente una situación que coloque en riesgo el buen estado de las cargas alimenticias que están llegando a Puerto cabello, así como a otros terminales marítimos.

“Puerto Cabello, según informes de Bolipuertos, está operando a 60% de su capacidad en cuanto al almacenamiento de los muelles graneleros”, dijo.

La jefe de la fracción de Proyecto Venezuela afirmó que de no aplicarse un mecanismo de emergencia, descargar un buque podría llevar hasta 42 días continuos, lo que causaría más congestión. Recordó que en mayo pasado requirió a la Comisión de Contraloría de la Asamblea Nacional que inspeccionara las instalaciones del puerto carabobeño porque su logística dificultaba recibir la cantidad de alimentos que importaba el Ejecutivo.

Recomendó que el Ministerio de Salud habilite los suficientes fiscales sanitarios para el control de lo que está llegando.

Esta es la época de las importaciones de cosechas como el maíz y el incremento de las cargas graneleras que arriban a Puerto Cabello causa demoras, básicamente porque no hay suficiente transporte.

Jorge Aroca, director de Finanzas de la Cámara de Comercio de Puerto Cabello, indicó que para cada consignatario debería haber una rotación de por lo menos 80 unidades, al costado del buque, para sacar la carga. Dijo que en caso de que no se logre hay altas posibilidades de que se presente una parada de operaciones.

En su mayoría, las cargas graneleras son llevadas a silos agroindustriales localizados en Guárico y Portuguesa. A esa distancia entre Puerto Cabello y ambas entidades también hay que contarla en los tiempos de descarga del buque, sobre todo porque las gandolas deben ir y regresar.

El presidente de la Cámara de Transporte del Centro, Tareck Bahsas, señaló que necesitan aproximadamente 2.000 gandolas más para la aduana de Puerto Cabello.

El 19 de septiembre, el presidente Nicolás Maduro aprobó 50 millones de dólares destinados a la adquisición de repuestos para las unidades de transporte. Los involucrados en los procesos del puerto carabobeño reconocen que la falta de logística adecuada y de unidades de transporte pesado se han convertido en el cuello de botella. “Cuando se planifica una compra hay que pensar en el espacio para almacenarla y luego distribuirla. Sin embargo, el Gobierno sigue comprando en grandes cantidades y continuamos teniendo el mismo puerto”, afirmó una fuente portuaria.

Reconocen las mejoras en los procesos del Seniat y la disposición de Bolipuertos para dar ciertas facilidades a las embarcaciones, pero aún no es suficiente, pues mantener 30 buques en la bahía, como llegó a contarse la semana pasada, es un reflejo de que todavía falta eficiencia en los procesos.

El puerto opera en un horario que va de 8:00 de la mañana a 12:00 del mediodía y luego de 1:00 a 4:30 de la tarde. Después los importadores deben solicitar una habilitación para poder continuar el despacho que en el caso de los contenedores nunca es permitido las 24 horas, sino que la gerencia de la aduana autoriza prolongarlo básicamente hasta las 12:00 de la noche.


Presión. En el sector de las navieras hay preocupación debido a las demoras que existen en Puerto Cabello, por ello presionan para atracar sus buques lo más pronto posible y evitar los altos costos. Esa es una de las razones por la cual los fletes a Venezuela son más altos que los de puertos cercanos. Cuando se trata de barcos con contenedores hay ocasiones en que prefieren dejar las cargas en otros puertos fuera de Venezuela, como trasbordos.

El presidente de la Cámara de Comercio de Puerto Cabello, José Manuel Rodríguez, refirió que en el contrato de fletes las tardanzas en el atraque de los buques generan costos que oscilan entre 10.000 y 25.000 dólares por día, dependiendo del tipo de embarcación, que deben cancelar los consignatarios de la carga.

Agentes de aduanas que operan en el terminal marítimo explicaron que en lo que va de 2013 las cargas en contenedores han descendido casi 40%, debido a los retrasos para la obtención de divisas, pero han aumentado significativamente las que vienen a granel como arroz, trigo, maíz blanco y amarillo, harina y frijol de soya, entre otros.

Con respecto a los equipos para descargar buques a granel, en Puerto Cabello no cuentan con máquinas de alta tecnología para buques graneleros, como por ejemplo equipos succionadores.

“En el caso de los buques con carga contenerizada, estos se pueden ver afectados por el volumen de buques a granel que tienen prioridad en épocas de zafra, como ahora. Entonces la descarga no rinde, pues muchas operaciones se realizan con las grúas de los buques”, explicó una fuente.

Calculan que cada hora logran descargar entre 10 y 15 contenedores, mientras que en puertos similares, pero con grúas tipo pórtico, duplican la cantidad en igual tiempo.



Itinerarios deben cumplirse

Desviar cargas


Los retardos que se presentan en la aduana de Puerto Cabello pueden causar problemas en otros terminales marítimos de países cercanos porque los buques llevan una programación de fecha y hora, de llegadas y salidas en cada puerto. “Si en Venezuela no tenemos garantías para el cumplimiento de itinerarios, automáticamente afectamos a otros puertos”, señaló Jorge Aroca, director de Finanzas de la Cámara de Comercio de Puerto Cabello. Por esta razón han llevado carga contenerizada a Cartagena en Colombia o Kingston en Jamaica, y continúan su itinerario.

En las mesas de negociaciones que adelanta el Ministerio de Transporte Terrestre con transportistas de carga pesada, el Frente de Trabajadores Graneleros y Similares de Puerto Cabello presentó la propuesta de desviar algunas cargas a puertos como Maracaibo o Guanta para agilizar el traslado y evitar congestionamiento.