• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Ex vicepresidente de Finanzas de Pdvsa figura en los Papeles de Panamá

El exvicepresidente de Finanzas de Pdvsa también sale a relucir en lo que ahora se conoce como los Papeles de Panamá | Foto: Panama Papers Venezuela

El exvicepresidente de Finanzas de Pdvsa también sale a relucir en lo que ahora se conoce como los Papeles de Panamá | Foto: Panama Papers Venezuela

Eudomario Carruyo ostentó varios cargos dentro de Petroleos de Venezuela SA (Pdvsa) y en la petrolera Citgo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Eudomario Carruyo se alzó como uno de los ejecutivos de la estatal petrolera con más cargos y señalamientos. El ex presidente de Finanzas y ex directivo de la industria fue investigado por la contraloría en 2006 por no efectuar la declaración jurada de bienes y figuró en 2011 en el esquema Ponzi realizado por Francisco Illarramendi (caso de estafa a los fondos de pensiones de Pdvsa).

Carruyo, contador público egresado de la Universidad del Zulia, tuvo una larga trayectoria en Pdvsa desde su ingreso en los 70. Entre 1992 y 1997 fue director de Palmaven, una filial de Pequiven. En 1999 formó parte del equipo principal de auditores de las cuentas de la industria, cargo que ocupó hasta 2002. Tres años después no solo fue nombrado director interno, sino también directivo de Citgo, de Deltaven, de Pdvsa Marina y vicepresidente de Finanzas, puesto en el que estaría hasta su destitución por el caso Illaramendi.

En septiembre de 2005, la firma Mossack Fonseca inició las gestiones para registrar a nombre de Eudomario Carruyo la apertura y registro de una empresa, la suscripción de poderes y un manejo de cuentas que involucró a Suiza, Panamá y las Islas Vírgenes Británicas, reseñó el portal Panama Papers Venezuela.

Mossack Fonseca registró en las Islas Vírgenes Británicas (BIV, por sus siglas en inglés) una empresa llamada Ozark Invesment Corp, con un capital de 50 mil dólares y emitió 50 mil acciones valoradas en un dólar. Doce días más tarde, desde la oficina de Trusban en Ginebra, Suiza, André Housman, representante de esa entidad bancaria que opera en paraísos fiscales, solicitó que su cliente, Eudomario Carruyo, fuese incorporado como representante de la firma recién registrada.

No pasó mucho para que las directoras de Ozark le otorgaran a Carruyo el poder de firmar como representante de la empresa; al tiempo en el que era nombrado director interno de Pdvsa.

Carruyo no solo ostentaba ese cargo, sino que también era directivo de Citgo, la petrolera venezolana radicada en Estados Unidos y de las empresas filiales Deltaven y Pdvsa Marina. No conforme con eso, también quería manejar “empresas de papel”. No lo hizo solo. De a poco sumó a su esposa, Nancy Perozo, y a sus hijos Eudo y Carlos, e incluso a una persona de nombre Juan Carlos Linares Perozo. En agosto de 2007, todos los Carruyo tenían poderes para manejar la firma.

Ese mismo año, Housman solicitó certificados por dos empresas distintas para Eudomario Carruyo y Juan Montes. Montes era director de inversiones de Pdvsa, un subalterno del vicepresidente de Finanzas responsable de depositar el dinero de los fondos de pensionados y jubilados de la estatal petrolera.

De acuerdo con los fiscales que actuaron en el caso contra el venezolano-estadounidense Francisco Illaramendi, acusado de participar en el esquema Ponzi para defraudar casi 500 millones de dólares a los jubilados y pensionados de Pdvsa, Montes recibió sobornos de parte de Illaramendi. Las autoridades estadounidenses lo llamaron a declarar. Llegó a un acuerdo para cooperar con la justicia y se libró de una pena que lo privaría de su libertad.

 La desconfianza de Mossack Fonseca

En varias ocasiones la firma panameña obstaculizó las operaciones de Carruyo por ser una persona políticamente expuesta. A pesar de no representar ningún cargo político, era uno de los altos jefes de Pdvsa. Housman, quien solicitó en varias ocasiones certificados para registrar empresas a nombre de Carruyo, salió en su defensa alegando que la petrolera solo era un establecimiento y que no involucraba acciones políticas.

El 27 octubre de 2007, Housman solicitó poderes para que Carruyo manejara la empresa inscrita en las Islas Vírgenes, Bistleigh Overseas LTD. La firma de abogados solicitó investigar a Eudomario nuevamente para verificar sus conexiones políticas.

Sin embargo, la duda parece haber ofendido al aún vicepresidente de Finanzas, lo que provocó que Trusban desistiera del interés de adquirir un poder para su cliente.

Dos meses después Housman logró que Bistleigh Overseas LTD cambiara de mano, esta vez el manejo quedó en un ingeniero mecánico de Arzerbaiyán.

Ante la insistencia de miembros de Mossack Fonseca por obtener más información sobre Carruyo, Housman solicitó desde Suiza gestionar los negocios de su cliente.

En mayo de 2013, los Carruyo firmarían un convenio con Banque Heritage. Una vez más el personal de Mossack Fonseca insistiría en obtener detalles de los negocios de su representado.

Conexiones importantes

Un ex gerente de Pdvsa señala que Eudomario Carruyo mantenía una buena relación con Diego Salazar, primo de Rafael Ramírez, corredor del seguro de Pdvsa y mencionado en el caso del blanqueo de dinero a través del Banco Privado de Andorra.

Además, lo señalan de ser uno de los encargados de suministrar dinero de Pdvsa para el financiamiento de campañas electorales nacionales e internacionales, como la de Cristina Kichner, en Argentina: “No fue una maleta, fueron seis las que mandaron con dinero. Pero solo apresaron a Guido Antonini Wilson”, cuenta un entrevistado al recordar la detención del empresario venezolano en Buenos Aires en agosto de 2007 con 800 mil dólares en efectivo. Se sospecha que Carruyo también participó en la trama.

El 11 de mayo de 2011 Carruyo hizo su último pronunciamiento público. Se trató de una carta enviada a la Asamblea Nacional, en la cual negaba que la directiva de Pdvsa fuese responsable de la pérdida de $453 millones en el esquema fraudulento Ponzi realizado por Illaramendi, de quien se dijo trabajó contratado para la compañía del Estado en 2004. Además, informó que la estatal petrolera se encargaría de cubrir los fondos extraviados.

El 26 de mayo de 2011 fue destituido de la presidencia de Finanzas por órdenes del entonces presidente Hugo Chávez.

Según la base de datos del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales, trabajó en PDV Marina hasta marzo de 2015. Gente que lo conoce, asegura que pasa mucho tiempo en La Romana, República Dominicana, a bordo de un yate adquirido por su hijo.

Sus hijos, sobre todo Eudo, continúan con actividades comerciales de diferente tipo, tanto en Venezuela como fuera del país. Eudo tiene restringida la entrada a EE UU porque huye de la justicia de ese país tras causar la muerte de su acompañante en un accidente de auto en 2005, además de una deuda con el sistema judicial estadounidense, porque debía más de 182 mil dólares al Jackson Memorial Hospital, donde fue atendido tras el choque. Solo pagó la cuenta luego de una demanda en diciembre de 2005.

En Panamá, el mayor de los Carruyo Perozo, tiene registrada la empresa Bluenor International.

Lea la información completa aquí.

Eudomario Carruyo uno de los ejecutivos de la estatal petrolera con más cargos y señalamientos, el ex presidente de Finanzas y directivo de la industria fue investigado por la Contraloría en 2006 por no efectuar la declaración jurada de bienes y figuró en el 2011 en el esquema Ponzi Francisco Illarramendi (caso de estafa los fondos de pensiones de Pdvsa).

Carruyo, contador público egresado de la Universidad del Zulia, tuvo una larga trayectoria en Pdvsa que se inició en los 70. Entre 1992 y 1997 fue director de Palmaven, una filial de Pequiven. En 1999 sería parte del equipo principal de auditores de las cuentas de la industria, cargo que ocuparía hasta 2002. Tres años después no solo sería nombrado director interno, sino también directivo de Citgo, de Deltaven, de Pdvsa Marina y vicepresidente de Finanzas, puesto en el que estaría hasta su destitución por el caso Illaramendi.

En septiembre de 2005 la firma Mossack Fonseca inició las gestiones para registrar a nombre de Eudomario Carruyo la apertura y registro de una empresa, la suscripción de poderes y manejo de cuentas involucró a Suiza, Panamá e Islas Virgenes Británicas, reseñó el portal Panama Papers Venezuela.

Mossack Fonseca registró en Isla Vírgenes Británicas (BIV, por sus siglas en inglés) una empresa llamada Ozark Invesment Corp, con un capital de 50 mil dólares y emitió 50 mil acciones valoradas en un dólar. Doce días más tarde, desde la oficina de Trusban en Ginebra, Suiza, André Housman, un representante de esa entidad bancaria que opera en paraísos fiscales, solicitó que su cliente, Eudomario Carruyo, fuese incorporado como representante de esa firma recién registrada.

Al poco tiempo las directoras de Orzak le entregaron a Carruyo, recien nombrado director interno de Pdvsa, el poder para firmar como representante de la empresa.

Ostentaba Carruyo no solo ese cargo, sino que también era directivo de Citgo, la petrolera venezolana radicada en Estados Unidos, y de las empresas filiales Deltaven y Pdvsa Marina. Pero también quería manejar empresas de papel. No lo hizo solo. De a poco sumó a su esposa, Nancy Perozo, a sus hijos Eudo y Carlos, y hasta a una persona de nombre Juan Carlos Linares Perozo. En agosto de 2007, todos los Carruyo tenían poderes para manejar la firma.

Ese mismo mes de 2007 Housman solicitó certificados por dos empresas distintas para Eudomario Carruyo y Juan Montes. Montes era director de Inversiones de Pdvsa, un subalterno del vicepresidente de Finanzas, responsable de la colocación de dinero de los fondos de pensionados y jubilados de la estatal petrolera.

De acuerdo con los fiscales que actuaron en el caso contra el venezolano-estadounidense Francisco Illaramendi, acusado de participar en un esquema Ponzi para defraudar casi 500 millones de dólares a los jubilados y pensionados de Pdvsa, Montes recibió sobornos de parte de Illaramendi. Las autoridades de EE UU lo llamaron a declarar, llegó a un acuerdo para cooperar con la justicia y se libró de una pena privativa de la libertad.

 La desconfianza de Mossack Fonseca

En varias ocasiones la firma panameña ostaculizó las operaciones de Carruyo por ser una persona políticamente expuesta, a pesar de no representar ningun cargo político, era una de los altos mandos de la petrolera Pdvsa. Housman, quien solicitó en varioas ocasiones certificados para registras empresas a nombre de Carruyo, salió en su defensa alegando que la petrolera sólo era un establecimiento y que no involucraba acciones políticas.

El 27 octubre de este año, Housman solicita que le den poderes a Carruyo para manejar la empresa inscrita en Islas Vírgenes, Bistleigh Overseas LTD, la firma de abogados solicitó investigar a Eudomario nuevamente para verificar sus conexiones políticas.

Sin embargo, la duda parece haber ofendido al aún vicepresidente de Finanzas, lo que provocó que Trusban desistiera del interés de adquirir un poder para su cliente.

Dos meses después Trusban Housmanlogró que Bistleigh Overseas LTD cambiaría de mano. Esta vez el manejo quedaría en un ingeniero mecánico de Arzerbaiyán.

Ante la insistencia de miembros de Mossack Fonseca, por obtener más información sobre Carruyo, Housman solicitó desde Suiza gestionar los negocios de su cliente.

En mayo de 2013, los Carruyo firmarían un convenio con Banque Heritage. Una vez más, Housman daría una respuesta clave ante la insistencia del personal de Mossack Fonseca por obtener detalles de los negocios de su representado.

Conexiones importantes

Un ex alto gerente señaló que Eudomario Carruyo mantenía una buena relación con Diego Salazar, primo de Rafael Ramírez, corredor del seguro de Pdvsa y mencionado en el caso del blanqueo de dinero a través del Banco Privado de Andorra.

Además, lo señalan de ser uno de los encargados, atendiendo órdenes superiores, de suministrar dinero de Pdvsa para el financiamiento de campañas electorales nacionales o internacionales, como la de Cristina Kichner, en Argentina. “No fue una maleta, fueron seis las que mandaron con dinero. Pero solo apresaron a Guido Antonini Wilson”, cuenta un entrevistado al recordar la detención de un empresario venezolano en Buenos Aires en agosto de 2007 con 800 mil dólares en efectivo dentro de una maleta. Se afirma que Carruyo también participó en la trama.

El 11 de mayo 2011 Carruyo tuvo su último pronunciamiento público. Se trató de una carta enviada a la Asamblea Nacional, donde negaba que la directiva de Pdvsa fuera responsable de la pérdida de $453 millones en el esquema fraudulento Ponzi montado por Illaramendi, de quien dijo trabajó contratado para la compañía del Estado en 2004. Además, informó que la estatal petrolera se encargaría de cubrir los fondos extraviados.

El 26 de mayo de 2011 fue destituido de la presidencia de Finanzas por órdenes del entonces presidente Hugo Chávez.

Según la base de datos del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales, trabajó en PDV Marina hasta marzo de 2015. Gente que lo conoce, asegura que pasa mucho tiempo en La Romana, República Dominicana, a bordo de un yate adquirido por su hijo.

Sus hijos, sobre todo Eudo, continúan con actividades comerciales de distinto tipo, tanto en Venezuela como fuera del país, aunque no puede volver a EE UU porque huye de la justicia de ese país tras causar la muerte de su acompañante en un accidente de auto 2005. Además de una deuda con el sistema judicial estadounidense, quedó debiendo más de 182 mil dólares al Jackson Memorial Hospital, donde fue atendido tras el choque. Solo pagó la cuenta luego de una demanda en diciembre de 2005.

En Panamá el mayor de los Carruyo Perozo tiene registrada la empresa Bluenor International.

Lea la información completa aquí.