• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Esperan devolverle a Catia su carácter de emporio comercial y de progreso

Más de 50 representantes del comercio informal, emprendedores, trabajadores populares y gente de la comunidad se dieron cita en el Centro Comunal Juventud y Vida, de la Iglesia San José Obrero en Los Frailes de Catia para plantear problemas y generar soluciones a los ingentes problemas que sufre la zona

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Con el compromiso de devolverle a Catia su carácter de emporio comercial que la distinguía en los años 60´y 70´ culminó el Encuentro Regional por el Progreso, el Emprendimiento y la Reconciliación promovido por el Movimiento por la Defensa del Patrimonio Familiar (Modepaf), conjuntamente con el Plan Progreso y Bienestar de Fedecámaras y La Alianza por la Venezuela Que Queremos Todos (LVQQT),

Representantes de un grupo de más de 50 personas integrantes de organizaciones de comerciantes, gente de la comunidad y emprendedores, tuvo la oportunidad de exponer ampliamente los graves problemas que aquejan a esta parte de la ciudad y que dificultan la convivencia en la misma: cierre de empresas, expropiaciones, caos vial, inseguridad, delincuencia, basura.

La mayoría de los problemas fueron planteados desde una óptica constructiva,  no obstante, un grupo de pequeños empresarios, planteó como las actuales políticas económicas referidas a la importación contrapuesta a la ausencia de medidas para proteger y animar a la industria nacional llevó al cierre de un centenar de empresas, principalmente del sector  “calzado”.

Heraldo Tribuiani, de Creaciones Armando, contó como después de 54 años cerraron la Empresa familiar dejando en la calle a 18 familias debido a la política de importación descontrolada del gobierno que hizo poco competitiva la producción nacional por los esquemas de precio. Ahora se enfrentan a una expropiación de sus locales.

Por su parte Calogero Alotto, representante de los afectados por las expropiaciones de estacionamientos en Santa Rosalía, Altagracia, San José y Santa Teresa expusieron como luego de gestiones realizadas, aun no saben si el gobierno les va a indemnizar o no sus propiedades y plantearon que “si se pierde la propiedad, se pierde la libertad”.

Siguieron en la vocería Héctor Vizcaya miembro de la Asamblea de Ciudadanos de la Nueva Caracas, Juan Manuel Salas Presidente de la Asociación de Transportistas del Bloque del Oeste y representantes de Pro-Catia, estos últimos explicando los consensos a los que hay que llegar con el gobierno local para resolver el problema de la basura, a través de la creación de centros de reciclaje comunal y la articulación con la municipalidad y las empresas recicladoras.

Otro tema interesante fue el planteado por el padre Cristóbal Domínguez, párroco de San José Obrero, donde funciona el Centro Comunal Juventud y Vida, quien al referirse al incremento de los crímenes y hechos violentos de los últimos años, dijo estar cansado de oficiar funerales de jóvenes de 20 años. Nuestra propuesta es la vida, señaló.

Jorge Botti, presidente de Fedecámaras y uno de los organizadores de la iniciativa, señaló que “defendemos a todos los que emprenden; no defendemos a una empresa, defendemos la capacidad de crear. Reconocemos como iguales a los representantes de la economía popular”.

Tanya Miquilena y Werner Corrales de la Alianza por la Venezuela que Queremos Todos resaltaron la necesidad de generar políticas públicas que permitan reinvertir la renta petrolera para crear capacidades, construir infraestructura, generar financiamiento a los emprendedores y promover el entendimiento necesario “Si ustedes se comprometen a hacer de Catia un nuevo Modelo del Progreso, nosotros también”, dijo Corrales hacia el final del evento.

Alfredo Padilla del Movimiento por la Defensa del Patrimonio, hizo un breve recuento que da cuenta del despojo de la propiedad por parte del Estado. Padilla acotó “Tenemos 177 Hoteles ocupados por damnificados, 157 edificios invadidos, 118 edificaciones que han sido alquiladas y expropiadas por el gobierno sin indemnización, 800 casas, terrenos y galpones invadidos. Su propuesta para superar el problema: Dialogo entre gobierno, empresarios, propietarios y organizaciones de la comunidad para buscar soluciones conjuntas.