• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Escasez durante segundo mandato de Chávez promedia 14,2%

Ángel Alayón | Foto: Sandra Bracho

“La única forma que haya un control de precios sin escasez es que el precio que regule el Estado sea el del mercado, pero eso nunca pasa”, expresó el economista Ángel Alayón | Foto: Sandra Bracho

Economistas afirman que el faltante de bienes se agrava con los controles de precios y cambio

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La escasez durante el segundo mandato de gobierno del presidente Hugo Chávez (2007-2012), promedia 14,2%, según datos del Banco Central de Venezuela. El índice de escasez que mide el instituto emisor ha aumentado desde la aparición del control de precios en 2003.
En el período comprendido entre 1994 y 1999 (los controles se mantuvieron hasta mediados de 1996), el BCV reveló que el nivel de escasez ponderado se ubicó en 4,34%.
Para el presidente del Instituto Nacional de Estadística, Elías Eljuri, una escasez entre 10% y 14% es considerada leve, y que mientras se ubique por debajo de 20% no es motivo de mayor preocupación.
Luis Vicente León, director de Datanálisis, explicó que los actuales niveles de escasez, aunque notorios, no son tan graves como los arrojados, por ejemplo, en los años 2007 y 2008, con un pico de 24,7% observado en enero de 2008. Según sus cálculos, las fallas superaron con creces 20% en diciembre.
“No es la primera vez que hay escasez en Venezuela”, explicó León. No obstante, añadió que históricamente ha habido una correlación directa entre el desabastecimiento y el control de precios.
De hecho, los productos que presentaron mayores problemas en 2012 fueron los regulados. La leche, el aceite, la carne, el pollo, el azúcar, el arroz, la harina de trigo y maíz fueron algunos de los que más escasearon el año pasado.
Esto se debe a que el rezago de los precios y el aumento de los costos se ha convertido en un desestímulo para la oferta y la razón por la que muchas empresas se han visto forzadas a dejar de operar, explicó el economista y profesor universitario, Ángel Alayón.
“La única forma que haya un control de precios sin escasez es que el precio que regule el Estado sea el del mercado, pero eso nunca pasa”, señaló.
León añadió que esta situación ha concentrado la actividad productiva en las grandes industrias que apuestan a que en un futuro se flexibilicen las políticas económicas.

Otras causas. La caída de la oferta nacional ha hecho al país más dependiente de las importaciones. Aún así, las restricciones en la asignación de divisas se intensificaron desde agosto del año pasado, lo cual acentuó la indisponibilidad de materia prima y productos terminados, señaló León.
Alayón se refiere al control de cambio como la segunda gran causa de la escasez. “El hecho de que no siempre las divisas se liquidan en el tiempo oportuno afecta los ciclos de importación”, dijo. A esto se le unen los retrasos de los permisos necesarios para traer mercancía del exterior.
Otro de los aspectos más importantes que incide en la escasez es la intervención del Estado en la actividad productiva. Alayón recordó que las empresas que han sido tomadas por el Gobierno no han mostrado ser más productivas que cuando estaban en manos privadas.
El Estado administra 10 de los 16 centrales azucareros del país. Sin embargo, el sector privado provee de 80% del azúcar que se consume. El Gobierno posee 94 empresas de la industria agroalimentaria y tiene amplia presencia en todos los mercados de productos básicos.
Un empresario del sector, que prefirió no ser nombrado, indicó que estos problemas disminuyen la existencia de inventarios, los cuales no superan los cuatro días. Por esta razón, cuando existen feriados largos, como diciembre, se producen fallas con algunos productos.

Que estén disponibles. Roberto León Parilli, presidente de la Alianza Nacional de Usuarios y Consumidores, indicó que aunque el control de precios puede parecer atractivo para los consumidores, resulta más importante para ellos que los artículos estén disponibles.
“Para qué tener un precio bueno si no consigues el producto”, dijo. Indicó que las personas deben ir a varios lugares para completar la cesta básica. Agregó que cuando hay ausencia de ciertos artículos los consumidores compran más de lo que necesitan.
Además, el control de precios hace que los niveles de consumo se eleven, porque los productos se consiguen relativamente más baratos. También existe un tema de expectativas. De acuerdo con un empresario del sector, los rumores de devaluación han generado compras nerviosas.

El asunto cambiario
El índice de escasez no se muestra tan grave como en años anteriores, sin embargo, las acciones del Gobierno para garantizar el abastecimiento se han intensificado en el mes de enero. “Ellos saben que tienen un problema en el mercado cambiario que no han resuelto y esto va a traer un problema crítico de desabastecimiento”, dijo el director de Datanálisis, Luis Vicente León.
Agregó que el mercado ha sido más noble de lo que se esperaba. Indicó que en el transcurso del año es probable que el Gobierno comience a liberar el mercado cambiario para mejorar el abastecimiento.
Roberto León Parilli, presidente de Anauco considera que para resolver el problema de la escasez es necesario un diálogo entre el sector público y privado, para evitar la aplicación de políticas aisladas que al final de cuentas no benefician al consumidor.