• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Escasea pintura para retocar la casa en Navidad

El abastecimiento se ha visto afectado por los retrasos en la asignación de divisas para el sector | Foto: Henry Delgado

El abastecimiento se ha visto afectado por los retrasos en la asignación de divisas para el sector | Foto: Henry Delgado

Comerciantes afirman que el desabastecimiento de materia prima y envases ha limitado la variedad de productos en ferreterías 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La costumbre de retocar las casas y oficinas en Navidad es difícil seguirla este año. Los consumidores que acuden a las ferreterías y tiendas de ventas de materiales para el hogar consiguen muy poca oferta de productos. La gran ausente es la pintura: no hay tintes ni envases para fabricarla.

Encargados de ferreterías en el centro y este de Caracas coinciden en que en los últimos tres meses el desabastecimiento en los negocios ha empeorado, pero lo que más les preocupa es la falta de pinturas porque es uno de los productos más buscados en esta época y no tener existencia hace que caigan las ventas.

“La marca de pinturas que más nos solicitan no tiene nada de producción. Hace mucho que no recibimos despachos y lo que nos ha tocado hacer es comprar otras marcas que son menos conocidas, a la gente no les gusta mucho, pero cómo hacemos, con algo hay que surtir el negocio para no perder”, dijo Daniel Rodríguez, encargado de una ferretería en La California.

La poca disponibilidad de pinturas ha hecho que los consumidores, además de perder el poder de decisión entre una marca y otra, tengan problemas para escoger colores y tipos. “Yo voy a tener que comprar una pintura de caucho a pesar de que la que generalmente llevo es brillo de seda, pero no hay. He visitado varias tiendas y tampoco hay variedad de colores”, afirmó Viviana García, una de las consumidoras que el lunes recorría ferreterías para remodelar su casa.

La escasez se presenta porque aunque son sustancias de producción nacional, parte de la materia prima es importada y la industria no ha escapado a los retrasos en la asignación y liquidación de divisas que tienen otros sectores en el país, detalló Tomás Guzmán, propietario de una ferretería en Boleíta Sur.

El albañil Javier Ángel señaló que las pinturas más difíciles de conseguir son las blancas. En las de colores no hay variedad y las que se encuentran son muy costosas.

Otros materiales que también presentan fallas de distribución son los de construcción. No hay cemento, cabillas, bloques, alambres ni tuberías galvanizadas, enumeran los comerciantes.

“La falta de cemento hace que se paralice la venta del resto de los artículos de construcción. Qué haces con cabillas, arena y bloques si no tienes cemento, no puedes construir”, agregó Rodríguez.

Falta personal. La escasez de materiales no es la única traba que afrontan quienes quieren remodelar. El albañil Alexis Gutiérrez sostiene que la falta de personal es otra limitante. “Diariamente rechazo cerca de cinco llamadas de clientes pidiendo que les haga algún trabajo, ya que en el mercado no hay los materiales que requiere el encargo y porque los obreros no quieren trabajar”, indicó.

Añadió que con frecuencia sus empleados dejan de ir a las obras para dedicarse a otras actividades que les da más dinero. Dijo que muchos se han ido a Fuerte Tiuna a hacerles la cola a comerciantes para adquirir los electrodomésticos que han vendido en el lugar. “Por una noche que pasen allí les pagan lo que yo puedo pagarles por una semana de trabajo, evidentemente es más rentable”. Otros, contó Gutiérrez, han dejado el oficio para dedicarse a la reventa de alimentos.

La ausencia de materiales y de trabajadores hace que se prolonguen los plazos para ejecutar las obras. Susana Mendoza tiene tres semanas con las remodelaciones que está haciendo en su casa paradas. La razón, que no consigue láminas de hierro que requiere para unas puertas.

Los problemas para hallar herramientas también han incidido en la capacidad de respuesta de los albañiles. “A veces me toca rechazar un trabajo porque para hacerlo necesito una herramienta que no tengo y no se consigue en el mercado. Y cuando la encuentras, entonces están carísimas”, dijo Gutiérrez.

Distorsión en precios
A la escasez de materiales en las ferreterías se suman las distorsiones en los precios de la mercancía, propiciado por las distintas tasas de cambio con las que se importa. “Como pasa con muchos productos es usual que a la ferretería nos lleguen los mismos productos con diferentes precios, lo que complica nuestras ventas”, refirió Alberto Rico, encargado de un comercio en Los Cortijos.

Detalló que recientemente recibió un pedido de herramientas con un precio y a los dos meses, cuando volvió a recibirlas, tenían un valor más bajo porque fueron importadas con dólares preferenciales. “Eso enreda todo. Tienes que esperar salir del producto viejo para luego vender el nuevo que es mucho más barato porque si sacas los dos la gente se lleva el barato y nunca se va a llevar el caro”.

El sector no ha escapado a la inflación del país. “Los taladros están entre los que más han subido. Mientras a comienzos de año se vendía en 4.000 bolívares ahora está en 12.000 bolívares el mismo modelo” recordó Rico.

Daniel Rodríguez, encargado de una ferretería en La California, coincidió en las alzas. “Las herramientas eléctricas son las que más han subido de precio. Yo tenía una máquina trozadora que la vendí hace tres meses en 24.000 bolívares, ahora la tengo marcada en 45.000”.

El albañil Alexis Gutiérrez añadió que los aumentos también dificultan su trabajo porque les cuesta adquirir y reponer herramientas. “Hace tres años compré una máquina de soldar en 1.550 bolívares, ahora una igual se consigue en 54.000. Me pasó también con el esmeril. El año pasado lo compré en 450 bolívares y ahora lo he visto en los negocios hasta en 15.000 bolívares”.